CRÓNICA | Convento atrás, debut con gol y atraco a mano armada: Langreo 1 – 1 Real Madrid

Una crónica de: @Datemus

Es curioso pero los partidos del Castilla no dejan de tener unas constantes tan repetitivas que permitirían, sin apenas modificaciones,  copiar las crónicas de otros partidos sin más que buscar en el archivo los encuentros adecuados.

Hoy hemos tenido tres buenas muestras de ello: primera, en pleno dominio insultante del Castilla, un gol del rival con un marcaje a cinco metros del jugador que da el pase, unos centrales en babia y el portero vendimiando en pleno invierno; vamos, el clásico regalo que contamos una crónica sí y otra también: un convento de monjitas despistadísimas y poco concentradas, que obedecen con fundamentalismo la regla de la caridad hacia el rival. Segunda, un equipo que juega muy bien pero que no tiene demasiado acierto arriba, a pesar del buen debut con gol del ariete Marc Gual, que viene a reforzarnos por la grave lesión de Pedro y que, lastimosamente, ve saboteado su esfuerzo continuado por los regalos atrás. Tercera, los arbitrajes. El de hoy ha sido el colmo de la temporada. Sabemos que el azar desaparece donde se observa un patrón de comportamiento y el de hoy ha sido muy evidente: todas las decisiones del trencilla en el día de hoy han perjudicado gravemente al Real Madrid Castilla. Y es que no sólo nos ha birlado un gol legal, un penalti de libro, otro menos evidente y al menos cuatro faltas peligrosísimas en la frontal del área; también se ha ocupado de cargar a los nuestros de tarjetas desde la primera falta cometida, condicionando muchísimo el juego, criterio que no ha seguido con el equipo rival al que ha permitido el contacto hasta el punto de que entradas duras, como la que ha dado con Gelabert en el banquillo por lesión, quedaran impunes mientras que los nuestros veían amarillas por nada, como la que ha mostrado a Jordi por un ligero agarrón en campo rival. Un festival de manipulación que a buen seguro le será remunerado por el mismo organismo que premia con Clásicos a Hernández Hernández o a de Burgos Bengoetxea mientras que priva a los colegiados españoles seleccionados para categoría élite por la FIFA de pitar esos partidos.

Resumido ya prácticamente el encuentro, vamos con los detalles. Raúl alineó en la portería a Altube. Javi Hernández, recuperado de su lesión, volvía al centro de la defensa junto con Mario Gila y en detrimento de Dela. En la medular, un único pivote para Marín Calderón, con Fidalgo y Baeza por delante de él. Arriba, la izquierda quedaba para César, la derecha para Marvin y en punta debutaba Marc Gual. Los jugadores del Castilla salieron al campo con camisetas de apoyo a Pedro, operado el pasado miércoles de su gravísima lesión de rodilla.

Comenzó el encuentro muy trabado, con el Langreo bien pertrechado atrás y el Castilla de menos a más. Los asturianos renunciaron al balón pero los madrileños se las veían canutas para hacer algo positivo de su posesión de la pelota, todo ello en un terreno de juego muy pequeño y de una más que decente hierba artificial.

El primer acercamiento se produce en el minuto 6’, con un disparo de cierto peligro desde la frontal de Martín Calderón. En el 10’, llegó la primera jugada bonita y de profundidad del Castilla. Marvin penetra por la derecha, descarga en Baeza que le devuelve una pared llena de precisión. Marvin remonta por la línea de fondo y centra atrás, a la frontal del área, donde Martín en una muy buena ocasión, se perfila para el disparo con la derecha y de interior, pero echa el cuerpo atrás y golpea muy alto marrando una muy buena oportunidad.

En el minuto 11’, Marc Gual, que ha tenido un buen debut, hace una pared con Gelabert. Alain entra a César dentro del área y le derriba en un clarísimo penalti que el árbitro no quiso pitar. Unos segundos después, un disparo Baeza desde la frontal es repelido por el meta local Adrián Torre hacia el punto de penalti donde estaba Marc Gual en buena posición para marcar, pero se le pita un fuera de juego inexistente.

En el minuto 16’, llega la primera falta del Castilla en el partido y con ella la primera amonestación para los nuestros: Guillem corta una contra con una leve obstrucción y ve la amarilla. Esta tarjeta pudo tener mucha importancia en la forma en que Guillem defiende a Davo en el pase del gol del Langreo, además de limitar muchísimo la intensidad con que los nuestros entraban en los cruces.

Cuando en el terreno sólo había un equipo, llegó el minuto 24 y con él, el único gol local del día. Davo, el jugador de más clase del Langreo, recibe por la izquierda. Guillem le marca a cuatro metros de distancia, y decimos marcar por no decir mirar. El asturiano, a pierna cambiada, pone desde la izquierda una gran rosca con la diestra al espacio entre el portero y la defensa. Los centrales, que apenas habían tenido trabajo, se encontraban en Las Batuecas y asistieron a la acción como meros espectadores.  En diagonal entre ellos, entró el ariete local Marc Nierga más solo que la una y de un testarazo, anticipándose a un Altube que hizo una calamitosa salida por uvas para adobar la lamentable acción defensiva, envió la pelota a la red en la primera acción ofensiva asturiana. ¿Les suena? 1-0

Continuó el partido por los mismos derroteros. Los locales estaban cómodos con el cero a cero y ahora que estaban por delante, siguieron encantados con el mismo planteamiento. Tampoco se descompuso el Castilla pero, no contentos con el regalo, en el 29’ Fran decidió ceder atrás a Altube sin ver que por medio estaba Marc Nierga. El ariete local recibió encantado el obsequio y se fue a por un Altube que salió bastante rápido. Marc, en lugar de resolver, cedió a su izquierda por donde aparecía Pedro Montero para disparar sólo a puerta sin portero. No obstante, el tiempo que se tomó Marc Nierga para que llegara su compañero permitió a Guillem llegar bajo palos y sacar la pelota en la mismísima línea del gol. ¿Les resulta familiar?

En el 32’, Marc Gual, en jugada individual, recorta y se perfila desde el lado izquierdo del área para chutar de interior con la diestra. Su disparo lo saca Adrián Torre, que cuajó un auténtico partidazo.

En el 35’, Guillem dispara desde la frontal y la pelota se estrella en la mano de un jugador asturiano. El árbitro decide no pitar la clamorosa falta casi sobre el borde del área grande. Segundos después, no quiere sancionar en la misma zona del campo una falta sobre Baeza en un buen regate del cordobés.

En el 43’, Guillem, en zonas de interior derecho y cerca de la frontal, da un pase magnífico al desmarque de ruptura de Marc Gual. El ariete dispara con la diestra y marca un gran gol en posición legal, pero el árbitro, por llamarlo como no se merece, anula el tanto alegando fuera de juego. Así se llegó al descanso.

Salió el Castilla muy decidido y comenzó a jugar mejor aún que en la primera mitad. En el 53’, Marvin pone un sensacional pase a Marc Gual. Marc, en las proximidades del área pequeña y en inmejorable posición para chutar según le venía, cede sin embargo a su derecha, donde Miguel Baeza es agarrado en el área pequeña cuando va a rematar a gol. La intensidad del agarrón es difícil de apreciar pero ustedes, a estas alturas, ya han adivinado lo que hizo el delegado del CTA.

En el 56’ llegó una muy buena jugada y con ella los mejores minutos del partido. Una buena combinación en la medular no exenta de velocidad en la circulación, llega a Marvin por la derecha. En estos tiempos modernos en que los laterales obturan espacios, Guillem le dobla de manual: por su espalda y por sorpresa. Marvin aguanta la pelota con maestría hasta darle ventaja para cedérsela con precisión. Guillem pone un pase excelente a Marc Gual, que no perdona esta vez la ocasión de estrenarse con nuestra camiseta. Sutil remate con el exterior de su zurda, lleno de clase y al más puro estilo de los buenos delanteros centro. Merecidísimo empate en una jugada tan limpia que no pudo ser anulada por el árbitro. 1-1.

En el 61’, César Gelabert recibe una dura entrada de Lavsamba y queda lesionado. Si el árbitro hubiera aplicado el mismo criterio con los dos equipos, habría mostrado la roja. En un partido normal habría sido amarilla. En el día de hoy, quedó sin más sanción disciplinaria que la propia falta. En el 63’, César no pudo seguir y cedió su puesto a Jordi.

Prácticamente en el mismo minuto llega una preciosa acción del Castilla. Marc Gual hace una muy buena apertura a la izquierda hacia Jordi. A éste le dobla, de nuevo como mandan los cánones, Fran por la espalda, que recibe la pelota y pone un gran pase rematado por Marvin en plancha en el segundo palo, pero que saca milagrosamente con los pies, en un paradón lleno de reflejos, Adrián Torre.

En el 64’, Martín Calderón chuta desde la frontal aprovechando lo cerrado que estaba el Langreo, pero la pelota se estrella en el poste.

En el 68’, Fidalgo filtra un gran pase al desmarque en el área de Marc Gual que solo, aunque algo escorado, chuta a puerta. Adrián Torre, el mejor de los suyos hoy, hace otra gran parada y envía el rechace al punto de penalti donde solo e incomprensiblemente, Fran envía la pelota al palo con todo a su favor.

En el 75’, llegó la gran oportunidad del Langreo en la segunda mitad. En otro patadón desde los centrales adversarios que los nuestros no defienden bien, Davo, el mejor jugador de campo asturiano, recoge la pelota y la conduce hasta la frontal. Allí, rodeado de Gila, Javi Hernández y Guillem, encuentra un resquicio por el que hacer un disparo cruzado con el interior, muy flojo pero muy colocado, que se fue al poste de la portería defendida por Altube. Parce mentira que estos balones tan directos y aparentemente fáciles de defender, den lugar a jugadas de tanto peligro. Desde ese nuevo susto, se descompuso algo el Castilla y dejó de jugar tan bien como lo llevaba haciendo durante toda la segunda mitad.

En el 81’, Raúl dio entrada a Ayoub por un Marvin muy cansado. Tal vez el cambio por Pablo habría sido mucho más productivo, pero este no llegó hasta el 87’, en que el delantero entró por Baeza.

En el 90’, llegó la última oportunidad del Castilla. El especialista en jugar a la desesperada, Pablo, recibe un balón en el área. La pelota le viene muy alta para el remate así que recurre a un sombrero hacia atrás para controlar y pasar acto seguido a Ayoub. El mediocentro, dentro del área y cerrado, no ve muy bien qué hacer con ella así que cede aún más atrás a Guillem, que llegaba a la frontal completamente solo. La pelota bota un poco antes del chut y sale a las nubes del cielo asturiano. Final del partido y un punto que sabe a muy poco tras el gran despliegue ofensivo llevado a cabo especialmente entre el 45’ y el 75’.

Pero es lo que tiene el fútbol: por un lado hemos perdonado y por otro, hemos regalado. No nos engañemos: han metido una, hemos sacado otra bajo palos y nos han hecho un poste. Todo ello sin apenas merecimiento para crear ese peligro. Mientras sigamos así atrás, no tendremos oportunidades de acerarnos al play-off de ascenso. Y estar cómodamente instalados en la parte media de la tabla parece un objetivo demasiado cómodo para unos jugadores que tienen que acostumbrarse a mucha más exigencia como parte fundamental de su formación.

Por último, comentar el debut de Marc Gual: es un jugador experimentado y de calidad, que le va a venir muy bien al equipo. Se nota que no está en edad juvenil. Hoy ha jugado muy bien a pesar de no conocer casi a sus compañeros y, seguramente, es una de las noticias más positivas de la jornada.

Por último, desear desde El Diario de Mou de todo corazón una rápida y completa recuperación a nuestro jugador Pedro. Muchos ánimos.

 

FICHA TÉCNICA


Langreo:
 Adrián, Cristian, Ramiro, Alain, Mateo, Pedro Montero (Álvaro, 63’), Marc Nierga, Davo (Asier, 93’), Lavsamba, Riego y Adrián Llano (Allyson, 72).

Real Madrid Castilla: Altube, Fran García, Martín, César (Jordi, 63’), Fidalgo, Guillem, Javi Hernández, Gila, Marvin (Ayoub, 81), Marc Gual y Baeza (Pablo, 87’).

 

Goles

1-0 (min. 25): Marc Nierga.

1-1 (min. 57): Marc Gual.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.