Primera derrota: Real Unión 1 – 0 RM Castilla

Una cronica de: @luismanper

El Castilla afrontaba el partido de hoy con la intención de seguir su racha de victorias, que le había llevado a ser líder de su grupo con 12 puntos conseguidos de 12 disputados, y lo intentó en un campo que le trae muy malos recuerdos ya que el año pasado perdió sus opciones de ascenso siendo derrotado por 2-3 en el Stadium Gal, en un partido en el que no mereció perder pero en el que le faltó sangre fría y saber desarrollar ese otro juego tan físico y con tantas pérdidas de tiempo que tan bien se le da a los equipos vascos, cuyos campos presentan un terreno de juego muy irregular que dificulta sobremanera el juego combinativo que caracteriza a los chicos de Zidane.

Todo ello lo ha vuelto demostrar en el día de hoy el histórico Real Unión de Irún, que ha inflingido al Castilla su primera derrota de la temporada, la cual no le impide continuar liderando su grupo. El de hoy fue un partido soso con pocas ocasiones y en el que el filial no ha tenido ningún dominio sobre la pelota, por lo que sólo se ha acercado a la portería rival en ocasiones aisladas.

Sacó Zidane su once tipo de mediocampo hacia atrás con el portero canario Carlos Abad en la meta, Fran Rodríguez y Álvaro Tejero en los laterales y Lienhart y José León de centrales, sin embargo, de mediocampo hacia delante realizó bastantes cambios manteniendo al habitual Marcos Llorente como mediocentro defensivo quien fue acompañado de Javi Muñoz como todocampista y del noruego Odegaard en la mediapunta, de extremo derecho jugó Álvaro Jiménez y de extremo izquierdo Christian Cedrés siendo Mariano el único nueve titular de hoy, quedándose en el banquillo el indiscutible hasta ahora Borja Mayoral. La primera parte fue bastante anodina pues apenas hubo ocasiones y la mayoría las tuvo el Real Unión de Irún, las únicas ocasiones castillistas las tenía el delantero hispano-dominicano Mariano quien con más corazón que cabeza intentaba poner en aprietos al portero vasco.

El 1-0 estaba mucho más cerca que el 0-1 y tras varios avisos de los delanteros irundarras como un centro que Eizmendi estrelló en el poste tras una salida a ninguna parte de Carlos Abad al más puro estilo Casillas, no tardaría en llegar el gol local cuando un magnífico centro al segundo palo del propio Eizmendi fue cabeceado por el delantero vasco Ozkoidi, de quien se habían olvidado los defensas del Castilla al pasar el lateral al centro y no acompañarle en el cierre el extremo izquierdo, el testarazo picado fue tan certero que dejó sin ninguna opción de pararlo a Carlos Abad, por lo que el Real Unión se adelantaba en el marcador cerca del descanso, sin embargo, en el descuento de la primera parte el Castilla tuvo su única ocasión clara de todo el partido cuando el balón le cayó a media altura a Christian Cedrés cerca del área pequeña y su media volea fue repelida por el portero irundarra con una gran intervención.

El segundo tiempo comenzó con acercamientos aislados de Mariano, que sin embargo no conseguía asustar al Real Unión de Irún, quien seguía teniendo un dominio intrascendente del balón con el que rondaba el área de Carlos Abad sin llegar a materializar en peligro real ninguna de sus ocasiones, por lo tanto, el partido era un tostón bastante considerable ya que ninguno de los 2 equipos conseguía crear peligro en el área rival. Zidane intentó revolucionar el partido con un doble cambio sacando a Borja Mayoral en lugar de Odegaard, y quitando a Christian Cedrés para sacar al brasileño Abner quien volvía a sentirse futbolista más de 365 días después desde que se rompió la rodilla al poco de fichar por el Real Madrid.

A pesar de que los cambios consiguieron revertir la posesión y el Castilla empezó a adueñarse totalmente el balón, tal dominio no significó que los chicos de Zidane tuviesen ocasiones claras más allá de balones a la olla que fueron fácilmente atrapados por el meta local, por lo que Zizou se jugó su última bala sustituyendo a Javi Muñoz para sacar a su hijo Enzo Zidane, a quien apenas se le vio más allá de un intento de jugada de estrategia que le salió horriblemente y de provocar una falta a 15 metros de la línea del área que ejecutó Mariano y que se marchó alta.

El partido murió con constantes pérdidas de tiempo por parte de los jugadores del Real Unión de Irún, a quien hoy le faltaba uno de sus pilares como es Mikel Alonso, (hermano de un jugador que dio todo por el Real Madrid durante 5 años como Xabi Alonso), en el descuento apenas se jugó debido a las continuas faltas y tarjetas que el árbitro sacó tanto a jugadores del Castilla como Álvaro Jiménez como a los rivales a quienes les venía de perlas tanta interrupción en el juego, por lo que fue imposible siquiera que los chicos de Zidane tuvieran ocasión de acercarse a la meta local.

De esa manera, el filial ha perdido hoy su primer partido de la temporada rompiendo su racha de 4 victorias consecutivas, que le permiten seguir siendo líder del grupo II de Segunda División con 12 puntos. Ojalá la derrota de hoy no haga mella en la moral de los castillistas y sigan compitiendo tan bien como han hecho en los partidos anteriores, si mantienen esa senda de aquí en adelante el ansiado ascenso a la Liga Adelante estará mucho más cerca.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.