CRÓNICA | Supercopa de España: El crack es Laso

Una crónica de: @elcarrildel2

El Real Madrid se ha proclamado Campeón de la Supercopa de España de Baloncesto, celebrada en San Cristóbal de la Laguna, tras vencer al Tenerife el sábado (70-72), en semifinales, y al FC Barcelona el domingo (83-88).

Han sido dos victorias de mucho mérito, remontando en ambas resultados adversos, superando unos arbitrajes muy cuestionables, a más de las ausencias de gente importante, como Tompkins, Randolph, Abalde y Rudy Fernández, que se hizo un esguince en una acción defensiva en el primer encuentro.

El Tenerife salió al campo con la condición de local. Lo hizo a toda velocidad, sin advertir el Sr. Vidorreta un partido más que las prisas nunca fueron buenas consejeras. En cualquier caso, el primer cuarto señalaba un 21-14 en contra, con el Sr. Calatrava ya inclinando la cancha hacía los intereses locales.

Tavares no ha llegado a esta Supercopa en su mejor momento, tras disputar el Afrobasket. Aún así, la falta de respeto que le siguen mostrando los colegiados españoles es sonrojante.

Había debutado con el Madrid Heurtel en el quinteto inicial, al igual que Hanga y Yabusele. Estuvieron algo grises los primeros, no así el tercero, que acreditó lo mucho que puede aportar al equipo esta temporada.

El triple nos jugaba una mala pasada. Cero de dieciocho llegamos a acumular. Poirier seguía el mismo camino que Tavares. Machacado por faltas muy discutibles. Muchas veces hemos dicho que lo peor no es ser buen o mal árbitro, sino no aplicar el mismo criterio a todos los contendientes.

Imagen: realmadrid.com

No estaba la pista en las mejores condiciones. Los resbalones se repetían. Mediado el segundo cuarto, 10 abajo. Le pitaron la segunda falta en ataque a Tavares. Lo celebraba Valdemoro, a la que solo le faltó agitar una bandera. Minuto 20, 37-31 (parcial de 16-17).

Tavares vería una técnica en el tercer cuarto. Heurtel anotaba el primer triple de los nuestros mediado este periodo. Las distancias se reducían, 45-42, a cuatro minutos del treinta.

Se lesionó entonces Rudy, que se marchó entre los aplausos del respetable. Entraría Taylor en su lugar. Cuarta falta de Tavares y técnica al banquillo. Los Sres. Conde y Calatrava, memorables un día más. “Qué difícil es ser árbitro” manifestaba la Srta. Valdemoro, para justificar su nefasta actuación. Minuto 30, 53-48 (parcial 16-17).

Williams-Goss descerrajaba dos triples en el inicio del último acto, para poner por delante al Madrid (53-54). El parcial se abría imparable (3-17, a siete minutos del 40).

Poirier quedaba eliminado por faltas a seis minutos del final. Volvía Tavares, que ponía un gorro de los suyos. El Sr. Vidorreta, un manojo de nervios al ver que el Madrid le iba a ganar un día mas, sufrió una técnica. Gritos de “así gana el Madrid” en la grada. Un siglo de estos alguien pecará de original y la manida frase pasará a la historia.

Tavares eliminado a falta de tres minutos. Causeur aparece, al igual que Heurtel con otro triple. Yabusele cierra el electrónico con los 72 puntos del Madrid, por los 70 tinerfeños. Hay que destacar a Yabusele (17 de valoración, 15 puntos), Causeur (15-13) y Williams-Goss (12-12).

Imagen: realmadrid.com

Manifestaba Laso al final que “el partido lo hemos ganado atrás. Williams-Goss ha sabido leer el partido en el último cuarto”.

No habían pasado veinte horas cuando ya nos encontrábamos frente al FC Barcelona en la final. Heurtel, Hanga, Taylor, Yabusele y Poirier eran el quinteto inicial. Como era de esperar, el FC Barcelona comenzó a toda velocidad. Entraban sus tiros de fuera, tres triples de tres intentos. Aún así, el marcador marchaba ajustado. Si el arbitraje del primer día había sido malo, el de la final, con el Sr. Peruga de nuevo sobre la cancha, iba a ser aún peor.

Alocén si tenía que marchar al banco tras un choque con Higgins. Llull a cancha. Minuto 10, 23-22.

Insistía Peruga. Ataque a Tavares. Laso protestaba el desigual criterio arbitral. Parcial de 7-2. Llull asumía responsabilidades. Tercera personal de Yabusele a 2,33 del descanso. Técnica a Causeur. Unos pasos de Davies se convierten en personal a Poirier. De manera sorprendente, el comentarista Fran Fermoso, del que luego hablaremos, elogia la capacidad del jugador culé para engañar a los colegiados. Minuto 20, 46-40 (parcial de 23-18).

Ya en la reanudación, gritaba Laso a los árbitros que las faltas las pitaba Saras. El Sr. Pérez Pizarro, principal del choque, no quiso quedarse atrás en cuanto a protagonismo. Técnica al banquillo del Madrid. 52-42 a 7 del treinta. Antideportiva a Heurtel, que pudo serlo, como otra de Mirotic que tras revisión se señaló como simple falta. La nubosidad variable. Abría brecha el FC Barcelona. La distancia se marchaba hasta los 17 puntos: 63-46 en el minuto 25 de juego. Se mantenían las distancias (69-54 a 1,28 del treinta). Fran Fermoso cantaba como triples los tiros de dos del Barcelona. Dos triples de Llull dejaron el marcador del final del tercer cuarto en 71-62 (parcial de 25-22, tras un 2-10 de los nuestros).

Alocén volvió al partido. Poirier y Llull cuatro puntos. Taylor fallando dos triples seguidos. Llull tres más. Williams-Goss otros tres. 79-74 a 4,40. Nervios en el FC Barcelona. Poirier sufre falta. Valdemoro, tan nerviosa como Saras, dice que eran pasos de salida.

Imagen: realmadrid.com

Robo de Alocén, asistencia a Poirier. 79-78 a 3,17. Alocén falla dos tiros libres para ponernos por delante. Triple de Williams-Goss para empatar a 81. Yabusele si anota desde los 4,60 (81-83 a 1,21 del final).

Mirotic pierde los nervios. Hasta tres intencionadas cometió desde el momento en que su equipo se vio por debajo en el marcador. Los colegiados no tuvieron a bien pitarle ninguna. Sigue con bula arbitral. El partido caía del lado del Madrid. Los comentaristas no se resignaban. Pedían revisión de un tiro de tres postrero fallado por Davies, por si existiera falta de Alocén. Final 83-88.

Cuarta Supercopa de España ganada por el Madrid de manera consecutiva, ese título que don David Carnicero despreció de manera reiterada en la final de la liga de la temporada pasada. Este año en su lugar, Movistar ha tenido a bien enviar a narrar los partidos a don Fran Fermoso. Con sinceridad, me recordó a esos vendedores ambulantes que recorren los pueblos de Castilla anunciando por el altavoz de su furgoneta los productos. Nada voy a añadir de la Srta. Valdemoro. Mejor centrarnos en un nuevo triunfo, el número 21 de la era Laso, el auténtico crack de este equipo en el que cambian los jugadores pero no su espíritu de lucha ni su gen competitivo.

Destacados: Sergio Llull (27 de valoración, 24 puntos, Jugador más valioso de la final), Poirier (26 de valoración, 16 puntos), Yabusele (16-7), W. Goss (11-9), Alocén (8-11).

El domingo comienza la liga ACB, con la visita del Burgos al Palacio de los Deportes. Veremos qué pasa con Rudy, y con Abalde. El que si estará será Pablo Laso, toda una garantía, un crack absoluto, un seguro de vida. Su pizarra nos seguirá marcando el camino. ¡Felicidades a todo el madridismo!

Buenos días a todos. HALA MADRID.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.