CRÓNICA | Prácticos arriba, solidos atrás y disparados a la cabeza: Real Madrid Castilla 3 – 0 Sabadell

Una crónica de: @Datemus

Segundo partido consecutivo del Castilla en el Di Stefano, nada menos que ante el histórico Sabadell. Cualquier aficionado de edad recordaría en décimas de segundo la Nova Creu Alta, el estadio donde un clásico de nuestro fútbol participaba como local en partidos de quiniela.

Con el gran sabor de boca que dejaron los nuestros en el encuentro contra el Algeciras, esperábamos de inicio a los mismos hombres que en el encuentro del fin de semana pasado, con la única duda de saber quién sustituiría a Antonio Blanco, convocado para empresas mayores.

Raúl sorprendió no por sustituir al mediocentro cordobés por el juvenil B Mario Martín, sino por dejar a la estrella de este equipo, Arribas, en el banquillo. Su lugar lo ocupó Aranda, que cedió su habitual banda izquierda a Jaume Jardí. Es decir, Fuidías bajo palos, Gila y Rafa Marín de centrales, Pablo Ramón y Santos de laterales, Martín de mediocentro, Dotor y Aranda de interiores y arriba, Peter por la derecha, Jardí por la izquierda y Juami Latasa de delantero centro.

Pronto se vio que el rival era un equipo lleno de oficio y saber hacer en la colocación en el campo. Sin recurrir a la presión adelantada que plantean otras escuadras, forzando a nuestros chavales a combinar en terrenos minados, esperaron a que el Castilla llegara a la medular para presionar como demonios, perfectamente ordenados, con una colocación dibujada con tiralíneas, obligando a los de Raúl a combinar demasiado rápido y provocando el error y la pérdida de pelota.

Inmersos en un partido bonito para los enamorados de la táctica y soporífero para los partidarios de la acción, los minutos caían sin ocasiones en las áreas. La iniciativa era de los locales, pero ni se llegaba con peligro arriba ni se pasaban apuros atrás, con Rafa Marín y Gila muy atentos a las posibles contras y tan inspirados como en los últimos encuentros.

En El 23’, tras una jugada del Castilla a fuego lento, Dotor realiza una buena apertura a la izquierda para Jaume Jardi, que estaba en situación de uno contra uno. El ex culé no se amilanó ante la cita: amagó hacia dentro y se hizo espacio para poner al área, con la diestra, un balón lleno de precisión que Latasa, con un gran desmarque y un mejor aún testarazo, envió a la red aprovechando tanto su vuelo y como su enorme estatura. 1-0.

Imagen: realmadrid.com

El Castilla no supo controlar el partido desde entonces. El Sabadell apenas se estiró, pero fue capaz de llegar hasta la línea de fondo de la portería contraria y de dar cierta sensación de amenaza, en especial, a balón parado. No sólo en dos córneres hacia la media hora de juego, sino cuando en una falta en el 37’, que el árbitro se inventó en la frontal, el rechace salió rebotado hacia el centro para que un jugador catalán empalmara y un compañero desviara en el área pequeña, con muchísima fortuna para los merengues, una pelota que parecía destinada a alojarse en las redes locales.

Con Dotor y Aranda completamente desaparecidos en combate y el centro de campo de los de Raúl pasándolas canutas para dar cuatro pases seguidos, el descanso llegó con el Castilla cediendo la iniciativa del juego y abriendo el encuentro mucho más de lo que habría sido recomendable. Cierto es que no sufrió grandes ocasiones en contra, pero también que, con el marcador a favor, a los aficionados nos gusta ver que los nuestros sigan por la misma tónica al adelantarse en el marcador que cuando reinaban las tablas. Arribas lleva tres partidos a un nivel mucho más bajo del que todos esperamos de él, pero Aranda parecía perdido en la media punta y su desaparición le sentaba muy mal a Dotor en la creación. Mario Martín, más sólo que la una, hacía lo que podía en una medular que ya de por sí estaba menos poblada que la del rival. Y menos mal que un bravísimo Latasa, con su trabajo sordo, surtía los suyos de pedradas convertidas en pases, minimizando el número de balones perdidos por los madridistas. ¿Habría cambios en el segundo tiempo? ¿Bajarían los exteriores a recibir hacia dentro dado su casi completo desabastecimiento de cueros?

El partido se reanudó con el mismo once en liza. Pronto llegó una jugada que nadie esperábamos: en el 53’, en un centro al área a balón parado, un jugador del Sabadell toca tras rechace el balón con el brazo con un gesto muy raro. Tenía la extremidad muy pegada al cuerpo, eso sí, por lo que el penalti a favor con el que el árbitro sancionó la acción, tras haber castigado al Castilla de lo lindo durante el primer periodo, no nos lo creíamos ni los más optimistas. Apuré el café en la repetición, comprobando que no era un carajillo que pudiera haber nublado el juicio de este humilde servidor de ustedes, para verificar que la pena máxima se había pitado y para ver tirar a Aranda tan pegado al palo que la pelota pareció llevarse parte del barniz, inutilizando la gran estirada del meta local. 2-0.

En el 58’, Raúl movió el banquillo dando entrada a Arribas por Aranda y a Marvin por Jaume Jardí. Marvin se fue a la derecha y desplazó a Peter a lo que parecería su banda natural, dada su naturaleza de zurdo cerrado. Fue llegar y besar el santo: Marvin recibió por la derecha con espacio, amagó, levantó la cabeza y vio como Dotor entraba al área por sorpresa una vez más en su carrera, para deleite de todos los aficionados al fútbol enamorados de los centrocampistas que pisan esa zona, donde nadie los espera, haciendo gala de la mágica combinación de visión de juego y fondo atlético. Molina compareció al cruce con las décimas de segundo de desventaja generadas por el factor sorpresa del mariscal de campo Dotor. Cuando fue a despejar, el jugador catalán encontró bota donde esperaba balón, realizando un penalti de libro que nadie tuvo narices a protestar. El propio Dotor transformó la pena máxima engañando al portero, cambiando el palo respecto del lanzamiento previo de Aranda. 3-0. 

Movió el banquillo Raúl, de nuevo pronto y bien en la noche de hoy, y sacó los diecisiete añitos de Mario Martín, amonestado injustamente desde la primera mitad, para poner a Morante. El ex del Villareal tiene mucha clase y que no salga en el once inicial, dice mucho de lo caro que está ser centrocampista titular en el filial blanco.

En el 73’, el Castilla se llevó el susto más grande del encuentro. Un pelotazo en largo, peinado de cabeza en la medular, cogió al equipo con muchos espacios a la espalda. Y a pesar de que todos los jugadores del Sabadell estaban marcados en uno contra uno, Rafa Marín no pudo impedir un gran envío de primeras al interior de área, ni Sergio Santos que Moha empalmara de un soberbio toque con el interior hacia la portería. Sólo el palo se alió con Fuidías, recordando a los de Raúl que no son tan sólidos atrás como la placidez del marcador sugería, y evocándoles los partidos fuera de casa en los que, con muy poco, los rivales les han privado de estar en la parte alta de la tabla.

Imagen: realmadrid.com

En el 76’, Raúl cambió de delantero centro: Gudjohnsen por Latasa. También dio descanso a Peter por David.

Los acertados cambios de Raúl y el marcador en contra se les iban atragantando a los visitantes con el paso de los minutos. El Castilla recuperaba el dominio, sin que el Sabadell se descompusiera en ningún momento, eso sí. El marcador era de tres cero, pero gracias a la efectividad de los jugadores blancos esta tarde. Ha sido uno de los partidos con menos ocasiones a favor en el Di Stefano.

Fruto del dominio, en el 84’, una gran jugada de Marvin por la derecha termina con un pase al segundo palo. Guddy no llega primero y Dotor, mejor posicionado para el remate, no es capaz de precisar a puerta.

En el 86’, un córner mal sacado por el Sabadell fue aprovechado con un contragolpe fulgurante del Castilla. Marvin arranca en campo propio y recibe por delante del último defensa. Tras medir la carrera con su par, el último control se le va un poco largo y la pelota se va por la línea de fondo, con el protagonismo sordo de un portero que lo hizo todo bien: aguantar, salir a tiempo y anegar el espacio.

Así se llegó al final del partido. La jugada del 2-0 fue clave para que los locales no pasaran hoy demasiados apuros, pero hay que admitir que los números (mejor dicho, los datos), hablan de un conjunto mucho más sólido: cuatro victorias consecutivas, tres partidos seguidos sin encajar y una capacidad competitiva que le ha sacado vencedor del choque de hoy, ante un equipo visitante que le ha robado la iniciativa del juego durante varias fases del choque nada menos que en su propio estadio.

Ahora, a esperar la reválida como visitantes el fin de semana que viene. Esta es la gran asignatura pendiente de los de Raúl durante lo que va de temporada.

 

FICHA TÉCNICA:


Real Madrid Castilla:
Fuidias, Santos, Gila, Pablo Ramón, Dotor, Latasa (Gudjohnsen, 77’), Peter (David, 77’), Rafa Marín, Jaume Jardí (Marvin, 60’), Aranda (Arribas, 60’) y Mario Martín (Morante, 64’).

Sabadell: Emilio, Facu (Gabarre, 55’), Guillem, Jacobo, Néstor (Planas, 65’), Rubio (Daniel, 55’), Aguza, Caballo (Moha, 55’), Iago Indias, Aarón Rey (Muguruza, 55’) y Altimira.

 

Goles

1-0 (min. 25): Latasa.

2-0 (min. 54): Aranda, de penalti.

3-0 (min. 62): Dotor, de penalti.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.