CRÓNICA | Inicio esperanzador: Deportivo Alavés 1 – 4 Real Madrid

Una crónica de: @luismanper

Tras un verano muy movido y no precisamente por motivos deportivos, debido al ruido de la guerra en varios frentes que ha tenido el Real Madrid con la LFP, por fin llegó el momento en el que nos podíamos centrar en lo puramente deportivo pues este verano se ha quedado corto hasta en partidos amistosos, ya que solo hemos podido ver las prestaciones de nuestro Real Madrid contra el Glasgow Rangers y contra el Milan, lo cual con un cambio de entrenador por medio y con las salidas de nuestros dos centrales titulares en la última década y el único fichaje de Alaba se nos ha quedado un poco escaso a los madridistas.

Para no perder la costumbre de la pasada temporada, hemos llegado a la primera jornada con varias bajas sensibles como la de los cuatro laterales, Odriozola por Covid, Mendy y Carvajal porque siguen sin recuperarse de sus lesiones de la pasada temporada y Marcelo caído en el último entrenamiento previo a este partido, más las bajas de Kroos y Ceballos que les mantendrán varias semanas fuera del equipo, por no hablar de Mariano y Odegaard que ni están si se les espera.

Imagen: realmadrid.com

A pesar de las plañideras que ya clamaban por la titularidad vitalicia del canterano Miguel Gutiérrez para ocupar el lateral izquierdo, Ancelotti tuvo claro que había que darle tiempo al tiempo por lo que apostó por Courtois en portería, Lucas Vázquez y Alaba en los laterales con Militao y Nacho como centrales, con Casemiro, Modric y Valverde en el mediocampo, quedando una delantera veterana con Bale y Hazard en los extremos y Benzema en punta de ataque.

Empezó el partido en Mendizorroza con el Alavés volcado sobre Courtois presionando muy arriba y muy cerca del área del belga siendo Joselu un incordio para la defensa blanca y especialmente para Nacho que se las tuvo tiesas con el canterano blanco durante el primer tercio del partido, hasta el punto de que dos avisos iniciales de los babazorros avisaron que el debut liguero no iba a ser un camino de rosas, no obstante el equipo Modric mediante, se fue estirando poco a poco, al son del croata cuyas bajadas a recibir daban oxígeno al equipo moviendo el balón de un lado a otro recuperando el dominio del juego, aunque tampoco se tradujera en ocasiones claras más allá de dos disparos lejanos de Bale y Hazard que se fueron fuera, pero el Alavés no se rendía y al filo del descanso pudo cambiar el signo del partido con un balón que fue cabeceado encima de Lucas Vázquez rebotando el esférico en el brazo del gallego y cuyo rechace afortunadamente se fue arriba. A pesar de que el VAR revisó el posible penalti por mano de Cafucas, no hubo más que rascar en la primera parte y eso que la última ocasión fue de Benzema quien se sacó una rosca extraordinaria en una esquina del área que salió lamiendo el poste de nuestro canterano Fernando Pacheco, ya capitán del Alavés.

Imagen: realmadrid.com

Pero todo lo que no pasó en la primera parte pasó en los 20 primeros minutos de la segunda mitad, en la que la decisión de Ancelotti de adelantar a los laterales tuvo efecto inmediato pues apenas 2 minutos se llevaban cuando un centro aéreo de Modric, rebasó a un Benzema que estaba en fuera de juego posicional y cayó a Lucas Vázquez que centró raso al punto de penalti que Hazard levantó con un precioso tacón que dejó el balón muerto a Benzema para fusilar a Pacheco… Ese gol abrió la veda y poco después… un córner ensayado en un tres para dos acabó con otro centro magnífico de Modric que empaló Nacho en un remate de delantero centro puro, la racha no acabó ahí pues poco después Valverde volvió a campar a sus anchas por la banda derecha como antaño y acabó poniendo un pase de la muerte que cazó Benzema en el corazón del área pequeña, pudiendo rechazar Pacheco en primera instancia como buenamente pudo el disparo del frances, pero el rechace ya fue imposible, pues el portero extremeño se venció cuando el disparo de Benzema rebotó en el suelo antes de colarse para dejar el 0-3 en el marcador en un abrir y cerrar de ojos.

Pero como es imposible que tengamos un partido redondo, un Militao a quien ya se le había visto dubitativo en la primera mitad acabó regalando un gol al Alavés con una cesión a Courtois que se quedó cortísima y que quedó franca a Guidetti, a quien Courtois tuvo que zancadillear para evitar que le regateara, como el regate iba hacia fuera Thibaut solo vio la amarilla y pudo enfrentarse a Joselu en el lanzamiento que le engañó sin contemplaciones, en ese momento empezaron los cambios de Ancelotti quien sustituyó a los “veteranos” Hazard y Bale para dar entrada a los jóvenes Vinicius y Rodrygo, para luego dar entrada faltando 5 minutos a Asensio, Isco y Jovic en lugar de Modric, Valverde y Benzema, pero los protagonistas fueron los extremos brasileños quienes penetraron por la banda en varias ocasiones, hasta el punto que el resto de ocasiones madridistas pasaron por contraataques de Vinicius de los cuáles, perdonó el primero estrellándolo en el cuerpo de Pacheco tras desbordar en velocidad a varios defensores del Alavés y después aprovechando un magnífico centro de Alaba para cerrar el partido con un gol de cabeza, que probablemente será el primer gol que el brasileño marca de esta guisa en su carrera.

Imagen: realmadrid.com

En definitiva, el Real Madrid ha ofrecido hoy una imagen mucho mejor de la que muchos nos esperábamos demostrando un gran nivel físico que permitió llegar mucho más fuertes que el Alavés al tramo final del partido y haber podido romper ese muro que tan inquebrantable parecía en la primera parte. Esperemos que el equipo siga ganando fondo físico y sea capaz de no pinchar en estas primeras jornadas que vamos a jugar fuera de casa hasta que volvamos al Bernabéu a la vuelta del primer parón de selecciones a mediados de septiembre… quien sabe si con novedades en la plantilla.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.