CRÓNICA | ¡Hasta el final, vamos Real!: Real Madrid Femenino 1 – 1 Manchester City

Una crónica de: @kikeabrilruiz13

Tic tac…

Tic tac..

Tic tac…

Tic tac..

¡CLINK!

Son las 21.00 horas del 31 de agosto de 2021.

No. No estábamos esperando el fichaje galáctico (al menos, de momento) de la década, pero hoy es un día histórico para aquellos que aman el fútbol femenino, y más concretamente, al Real Madrid.

Misa, Kenti, Ivana, Babs, Lucía R., Tere, Kaci, Olga, Athenea, Esther y Nahikari, un XI histórico que ha podido escuchar por primera vez el himno de la UEFA Women Champions League en el Estadio Alfredo di Stéfano. El rival, el Manchester City de Vicky Losada, una vieja conocida del futfem español, que también asistía a un duelo especial para ella tras haber capitaneado al FC Barcelona Femení.

Imagen: realmadrid.com

Las gradas del di Stéfano se iban llenando en los momentos previos al inicio del partido, con la peña madridista Pioneras Blancas al frente de una afición que llevaba soñando con este momento desde aquel gol de Jessica Martínez… Nuestro Real Madrid por fin debutaba en la competición más importante del mundo, y desde luego nadie quería perdérselo.

El partido empezó calmado, con ambos equipos mostrándose respeto, con muchas imprecisiones (recordemos que el City lleva poco de pretemporada y muchas de sus jugadoras regresaban de los Juegos Olímpicos de Tokio semanas atrás) y con el tanteo de los primeros compases del juego. Pero el City avisó al poco de empezar que no venía a Madrid de turnismo y en el minuto 3 se acercó con peligro al área de Misa Rodríguez. Y tres minutos más tardes el City quiso volver a hacer daño, pero la portera gallega sacó una mano milagrosa a Egen en el segundo palo con una estirada que firmaría el mismísimo Thibaut Courtois.

Esa misma jugada demostró al Real Madrid que necesitaba mucho más que la calidad de sus chicas para poder sacar el partido adelante, y las ayudas constantes de Olga, Esther, Athenea y Nahikari comenzaron a evidenciarse en el terreno de juego. Era el City quien tenía la pelota, y Athenea quien ponía el peligro con sus largas cabalgadas por la banda del di Stéfano. Hasta que Misa, por tercera vez, tuvo que sacar de nuevo un centro al segundo palo a mano cambiada. La portera gallega fue un quebradero de cabeza para las delanteras citizens.

Imagen: realmadrid.com

Athenea aprovechó la incertidumbre de las de Manchester para crear la primera jugada con peligro del Real Madrid. A partir de ahí, el Madrid creyó que podía tomar la posesión del esférico y se empeñó en logarlo.

Y apareció la numero 10 del Madrid. Esther González, la chica de Huéscar (Granada) que siempre soñó con la camiseta blanca, tuvo en sus manos marcar el primer gol del Real Madrid en la Champions Femenina, pero la mala suerte la privó de llevar en su espalda ese honor. Pero no sería por intentos. Olga y Athenea formaron una asociación que en un partido con la suerte a favor habría resultado letal. El público merengue pudo deleitarse con la calidad de la cántabra, que no dejó de correr en ninguno de los 90’ del partido. Hay jugadora para rato.

El culmen de la mala suerte ocurrió en el minuto 42. Ivana se disponía a rematar un balón botado por Tere Abelleira y fue derribada en el área. La colegiada no se lo pensó dos veces y señaló el punto de penalti. Esther, muy motivada, cogió el balón, lo puso con mimo en el punto de penalti, pero lo mandó a la grada. No se sabe que habría ocurrido si el Real Madrid hubiese llegado con ventaja al primer tiempo, ya saben todos ustedes que en el fútbol solo importa el momento. Y el Madrid llegó al descanso con la sensación de que había sido superior durante gran parte del partido, pero que la fortuna le estaba privando de ir por delante.

Imagen: realmadrid.com

El inicio de la segunda parte indicaba que el City mantendría el esquema defensivo que se vio obligado a instaurar, pero en el 46 Caroline adelantó a las citizens en una jugada loca en el área madridista. Nada pudo hacer Misa en esta ocasión. 0-1.

No sería la única ocasión que tuvieron las de Manchester, porque en pocos minutos hicieron el 0-2, pero aquí la fortuna si se puso del lado merengue y la linier sí vio el fuera de juego que reclamaban las defensas blancas. A Tere y a Kaci le costó mucho tener vigilada a Losada durante el partido, que con los minutos había cogido mucha confianza. Al partido le quedaba mucho tiempo por delante, y el City de nuevo volvió a evidenciar que le faltaban frescura en las piernas. Zornoza entró como reclamo de la afición como recambio de Olga, a la que también se sumó Moller, y el Madrid se volcó en el área citizen, con disparos de Esther, Nahikari y Tere que quedaban en nada. La impaciencia blanca se reflejaba en los rostros de las chicas, pero Athenea creyó hasta el final y tras un espectacular caño en la banda centró a Esther, que no remató bien, y Kenti puso la locura final.

Remató sin oposición la lateral mexicana el rebote dentro del área para desatar la locura en el verde y en el graderío. La afición sabe que en el Real Madrid existe un ADN que te obliga a seguir cuando las cosas no van bien, que no te deja caer los brazos y te hace creer. Y vaya sí creímos. Queda mucho trabajo que hacer en Manchester, pero el empuje de la afición merengue y el colofón final nos hace ir con opciones, vivas y con muchas ganas de estar en la siguiente fase.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.