CRÓNICA | Exhibición de la mano de Arribas: Real Madrid Castilla 4 – 0 San Fernando

Una crónica de: @Datemus

Ayer sábado, el Alfredo Di Stefano se vestía de gala, por fin con público de nuevo en sus gradas, para la celebración del primer partido en casa del Real Madrid Castilla en la Liga Primera RFEF. Pero antes de entrar en materia, me permitirán nuestros lectores y mi jefe la licencia de comentar el ya célebre “fútbol de los aficionados”, especialmente los de aquellos imbéciles que se hayan creído un eslogan desvergonzadamente hipócrita y embustero. Si ya pagaban ustedes un pico para permanecer suscrito a ese fútbol, más su paquete de datos, de internet, de telefonía fija y móvil que por narices les fuerzan a contratar para poder ver sus partidos, añadan ahora otros diez euritos al mes para ver esta liga dos categorías por debajo de la de élite. Súmenle los kilovatios hora de consumo de su televisión y aparatos de telecomunicaciones asociados, y que me vuelva a explicar nuestro ex trabajador Ferreras, desde su sillón de multimillonario (condición necesaria para ser progre), que esto de la Superliga es un invento para privarles a ustedes el fútbol mientras los clubes se hacen ricos. Desgraciadamente, sólo vamos a poder ofrecer crónicas de media liga de nuestro segundo equipo hasta que podamos apañar este modelo tan “solidario”.

Partió el Castilla Fuidías bajo palos. Línea de cuatro atrás con Gila y Pablo Ramón de pareja de centrales y Sergio Santos y Miguel Gutiérrez como laterales. Medular con Dotor, Morante y Arribas. En la delantera, Marvin y Aranda como extremos y el gigantón Latasa de ariete de los de Raúl González, que planteó el encuentro con este 4-3-3 tras la derrota del pasado fin de semana en el estreno liguero, con muchos cambios en cuanto a los hombres que iniciaron la partida.   

El partido comenzó con una Castilla extraordinariamente decidido, determinado a encerrar al rival en su campo de la mano de un Arribas hiperactivo, que durante el primer minuto de partido ya había surtido a dos compañeros de sendos balones en el área rival, resultando uno de ellos en un saque de esquina; en el segundo minuto, entraba hasta el punto de penalti para cabecear a la red un extraordinario servicio desde la banda izquierda de Miguel Gutiérrez. Ambos llegaban con esa carita de niño que acaba de salir del cole con un diez en mates para irse a apedrear la ventana de la comisaría local sin dejar el más mínimo rastro. Son pura esencia de descaro y talento, y la liaron en la primera ocasión en que tuvieron la oportunidad de asociarse. 1-0

El San Fernando replicó con cierto peligro durante los dos minutos siguientes, pero a partir de ahí los locales volvieron a imponer su dominio. No obstante, desde el 15’, el partido se abrió ligeramente y los de Raúl tanto llegaban a la portería contraria como cedían algunas llegadas con cierto peligro del rival. 

Imagen: realmadrid.com

La tónica de fala de ocasiones claras se mantuvo hasta la media hora. En los locales, destacaba la extraordinaria facilidad con la que Dotor sustituyó la baja de Blanco, incomprensiblemente desperdiciado por el sectario de turno en el banquillo de la RFEF. Dotor mantuvo su espartana disciplina y capacidad física a la par que mostraba una gran facilidad para iniciar el juego y combinar en largo, facetas que pasan más desapercibidas en su habitual puesto de interior. Acostumbrados a ver de sustitutos naturales de Blanco a Xavi Sintes y a Martín Calderón en pasadas campañas, la marcha de ambos jugadores en sucesivas temporadas ha dejado un hueco que Raúl ha sabido cubrir con muchísimo acierto a juzgar por la actuación de Dotor en el día de hoy. Como contrapartida, su compañero Morante, muy sacrificado en tareas defensivas, no ha aparecido con la regularidad con la que nos gustaría verle explotar su enorme talento. Entre tanto, Aranda era un festival de pujanza y pundonor, Arribas seguía en modo showtime y sólo faltaba la aparición de la clase de los nuestros en el último pase y su respectivo desmarque.

Hacia el 32’, el Castilla fue avisando con dos acciones a salida de córner en las que Pablo Ramón y Latasa estuvieron a punto de marcar. Arribas realizó entre medias de ambas acciones otra advertencia en una jugada individual, en la que tras marcharse de su par cerca de la frontal, lanzó un chut de izquierda que forzó a lucirse al portero rival.

En el 35’, en plano acoso castillista a la meta rival, el San Fernando inició jugada a saque de puerta. Arribas presionó la salida de balón como si el alma del Pajarito Valverde le hubiera poseído. Molestó, incordió y terminó por robarle la pelota a su oponente, incapaz de creer que este chaval con rostro de otro diez en dibujo lineal recién sacado, tuviera el descaro de quitarle un balón en esa zona del campo desde sus 173 centímetros de altura. No es una buena idea que el bueno de Sergio se la quede en tres cuartos, con todo el espacio del mundo y pillando a sus adversarios a contrapié. Puso una pausa eterna al más puro estilo de los grandes 10 del fútbol, rodeado de rivales temerosos, atenazados por el presagio más que palpable de que nada bueno se les venía encima, afinó la mirada y sirvió una extraordinaria asistencia para un Aranda que penetraba en el área como si le persiguiera una manada de leones famélicos. El granadino templó su carácter y su carrera, y donde algunos esperábamos un empeine a las nubes, Aranda se sacó un chut cruzado con el interior de su zurda que lo hubiera firmado el mismísimo Karim.  Golazo. 2-0.

Sólo en el 43’ pudo el San Fernando recortar, en un disparo desde la frontal que obligó a Toni a desviar a córner, tras unas manos descaradas que el árbitro no quiso señalar. El partido se marchó al descanso con la ventaja madridista y unas magníficas sensaciones de los de Raúl, con especial protagonismo de un Sergio Arribas sencillamente fantástico.

Imagen: realmadrid.com

En la segunda mitad, el San Fernando trató de presionar más arribas durante los primeros minutos. Sin embargo, el Castilla se las arregló para dar una salida muy limpia a la pelota con la que desbaratar el esfuerzo de los gaditanos. Sólo en el 53’, Diokou se las arregló para realizar un buen envío con peligro desde la derecha. Los de Raúl fallaban algunos pases en tres cuartos fruto de la relajación que permitían algunas tímidas llegadas de sus oponentes.

Los primeros veinte minutos transcurrieron con mucha tranquilidad. El Castilla se mantuvo concentrado y muy bien colocado en tareas defensivas, esperando a su rival en campo propio e iniciando una presión agresiva desde el centro del campo que anulaba por completo los esfuerzos ofensivos de su rival. Si el equipo lograra mantener esa intensidad durante los noventa minutos fuera de casa, tendría mucho ganado para puntuar a domicilio en la mayor parte de sus desplazamientos.

En el 64’, una extraordinaria combinación de los nuestros terminó con el genial Arribas abriendo para Marvin. El extremo diestro decidió chutar desde tres cuartos y la pelota salió a córner, a pesar de que tenía a Santos más a su derecha completamente sólo. El córner resultó en un extraordinario cabezazo de Dotor, respondido con un paradón fantástico del meta perales, el mejor hoy de los gaditanos junto con el camerunés Diokou. Su rechace trató de sacarlo la defensa levantando mucho el pie, lo que fue sancionado con juego peligroso dentro del área por el árbitro. El Castilla efectuó el saque sobre la zurda exquisita de Miguel, que chutó de forma inapelable a la red poniendo el 3-0 en el marcador.

El partido estaba sentenciado y el Castilla desbocado de la mano de un Arribas. Todas sus musas decidieron concurrir a la vez en la noche de ayer. Raúl decidió empezar a repartir el botín en forma de minutos entre los suyos. En el 72’, Gila dejaba su lugar a Carrillo, titular en el debut del equipo y tras haber dejado también muy buenas sensaciones durante sus participaciones en el Castilla en la pasada temporada.

Imagen: realmadrid.com

Y hablando de centrales, si hay uno con clase en los pies ese es Pablo Ramón, en el que no pocos aficionados tenemos muchas esperanzas puestas. En el 74’, en el enésimo robo de los de Raúl, se incorporó a la contra conduciendo con mucha velocidad y haciendo gala de esa técnica que le permite llevarla cosida a la bota en plena sucesión de trepidantes zancadas, pero con esa cabeza con alma de centrocampista bien levantada también. Pablo cedió con muchísimo talento, tras poner la pausa necesaria, para la incorporación de Marvin por la derecha. El mallorquín la puso en el punto de penalti para Arribas que, en otra de las suyas, dejó pasar la pelota por sorpresa hacia la llegada por su espalda de Latasa. El ariete soltó un disparo inapelable con el que los locales, en un magnífico encuentro, redondearon su goleada estableciendo el 4-0 definitivo en el luminoso.

Raúl volvió a repartir minutos y sacó a Marvin por Peter inmediatamente después. La tónica con cambiaba. El filial madridista desarbolaba el 4-4-2 de su oponente y no llegaron más goles de milagro. En el 79’, Arribas, quién si no de nuevo, abrió a Aranda cuyo balón de vuelta al área pequeña sacó la defensa in extremis

Con todo decidido, Raúl quitó a Súper-Arribar y a Morante en el 84’ para dar entrada a David y a Salazar. Qué exhibición de Arribas en la tarde de hoy. Uno se acuerda del último partido del Madrid y se pregunta si no habría sido mejor tenerlo en el once por algún otro compañero.

El San Fernando quiso llevarse el de la honrilla en una jugada individual de Marc Carbó, que se incorporó conduciéndola con decisión para disparar cruzado a pocos metros de la frontal. La pelota se marchó ligeramente desviada. Eso no impidió al Castilla seguir llegando. En el 90’, Peter cabeceó fuera un buen servicio desde la izquierda que podría haber puesto el quinto que aguardaba la parroquia local. En el 91’, en otra cotra, Peter puso desde la izquierda raso para Dotor que, a esas alturas del encuentro, pisaba el área rival como si el alma del Pajarito fuera alternando cuerpos a los que enajenar. Su disparo lo desvió un defensa a córner, poniendo fin a un grandísimo encuentro de los de Raúl, con un Arribas al que todos los jugadores deberían haber entregado firmada la pelota. Una exhibición para enmarcar del media punta madrileño.

Ojalá este partido marque la senda del Castilla, en especial en esta primera vuelta donde el filial suele mostrarse especialmente irregular hasta que se adapta a la competición. Sique siendo un equipo muy joven, pero la mayoría de los jugadores ya han actuado conjuntamente en la extraña Segunda B de la campaña anterior. Su talento, su carácter y esa pizca de experiencia ya adquirida, nos dan razones como para confiar en que nos regalen una buena alegría esta temporada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.