OPINIÓN | Un par de incisos

Un articulo de: @Laiguanablog

Sé que es este un blog eminentemente madridista pero no por ello voy a dejar pasar la oportunidad de hablar del Real Madrid comparativamente con uno de sus mejores discípulos y con uno de sus mejores seguidores. Hay más, por supuesto, pero de estos me quiero hacer eco en estos instantes porque son algo fuera de lo normal.

Quiero hacerme eco del insigne y maravilloso Rafael Nadal, el mejor tenista español de todos los tiempos y, probablemente, uno de nuestros mejores deportistas, si no es el mejor. Pues bien, algunos me tacharéis de trastornado o de otras lindezas por el estilo, ciertamente me dan igual. De modo que os diré lo que pienso desde el primer momento que vi jugar a este chico al tenis. Es el jugador de tenis que más se parece a la forma de entender el deporte que tenía uno de nuestros máximos exponentes, como fue Raúl González Blanco. Se deja hasta el último aliento, la última gota de sudor y la última lágrima sobre la pista de tenis; exactamente igual a como hacía nuestro eterno capitán sobre el césped, allá donde jugase.

Imagen: mallorcadiario.com

Es, Rafael Nadal, pues, un ejemplo para todos nosotros y para cuántos niños, o no tan niños, quieran hacerse un nombre en nuestro club. Porque en el Real Madrid la lucha es innegociable. En Rafa Nadal también lo es. La prueba la hemos tenido este fin de semana con la sexta copa Davis que nos ha dado a España. Digo nos ha dado porque ha sido el jugador que más partidos ha disputado en esta semana y todos a un nivel altísimo. Todos luchados, todos disputados, todos competidos y todos ganados. Por eso dejó a Gerard Piqué mirando al infinito con las manos en los bolsillos mientras sonaba victorioso el himno español y seis titanes del tenis se abrazaban en lo más alto del podio.

Esa máxima es, precisamente, la que hace que a Gareth Bale se le tenga entre ceja y ceja. Es un grandísimo jugador que no da todo lo que tiene porque, da la sensación, juega con el freno de mano echado. Eso es algo que en el Bernabéu no se le ha permitido ni a Don Alfredo Di Stéfano que ha sido el más grande jugador de todos los tiempos. Es cierto que el galés tiene unos números de maravilla, pero no es menos cierto que es de los jugadores más indolentes que hemos tenido la buena o mala fortuna de ver en nuestro estadio. Pero eso es algo que ya ocurría otros años y es el motivo por el que siempre ha estado en el candelero. Por eso y por el precio pagado por él. Un precio superior al que costó Cristiano Ronaldo y no da al equipo ni una quinta parte de lo que nos dio el portugués. El año anterior tuvo la opción de dar un paso adelante y posicionarse como el jugador franquicia del club y le daba algo de grima. O eso parecía. No obstante, soy contrario a pitar a un jugador de mi equipo. Siempre lo he sido y siempre lo seré.

Imagen: stadiumastro.com

Pero es que, Bale lo pone difícil, porque además, en un intento por hacer una broma con más inquina de la cuenta contra cierta parte de la prensa que la tiene tomada con él y contra Pedja Mijatovic, que decía que el galés pensaba primero en Gales, luego en el golf y luego en el Madrid, en ese orden (sic), hizo el bueno de Gareth la impensada broma cuando logró clasificar a su selección para la Eurocopa del año que viene. Sacó la banderita de marras con la desafortunada leyenda, mucha de la afición madridista espoleada por una parte de la prensa, ha cargado tintas contra un activo del club. Aunque bien es cierto que fue una broma que le ha puesto en el disparadero, aún más si cabe, de parte de nuestra afición. Y de una parte, no menos importante aunque posicionada de hace tiempo, de la supuesta prensa deportiva de este país. Se equivocó la paloma, se equivocaba. Pero no por ello hay que matarla. Espero equivocarme, pero, mucho me temo, que Gareth Bale será valorado por el madridismo cuando venga con el próximo equipo en que milite y nos haga un “hat trick”. Después saldrán en televisión aficionados nuestros aplaudiéndolo de pie. Apláudanlo ahora que está con nosotros, hombre.

Del otro personaje que quería hablar y que ya no está en nuestro club, es de Luca Doncic, magnífico jugador de baloncesto. El mejor jugador que ha salido de nuestra cantera y madridista de pro. No en vano, siempre que puede viene a ver a sus antiguos compañeros, lanza mensajes a favor de nuestro club y es un madridista más. Con deciros que ha conseguido que, en ocasiones, me pierda partidos de “mis Celtics” por ver los partidos de “mis Dallas”. Además de lo antedicho, está teniendo unos números de locura, dejando entrever que, si bien en España fue el mejor jugador sobre la cancha de baloncesto cuando jugaba aquí, en Estados Unidos está muy cerca de conseguirlo. Algo que a los madridistas de bien nos alegra. Porque todos tenemos un poquito de los Mavericks en nuestro corazón. Aunque, ya les digo, espero poder verlo en “mis Celtics” lo que sería una gran noticia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.