CRÓNICA | Ibai el calbo contra el gen ganador: Real Madrid Castilla 3 – 1 Las Rozas

Una crónica de: @MiedoEscenico2

Cuando Toni, el boss de @eldiariodemou, convocó a toda la redacción a una videoconferencia allá por septiembre de 2020, nos temimos lo peor. En aquella reunión en la cumbre, Toni nos explicó cómo había ido el balance de la temporada con el COVID, las difíciles circunstancias que atravesaba la web, y nos dio la peor de las noticias: durante esta temporada no se nos podrían pagar, como en las anteriores, los viajes en vuelo chárter para los partidos de fuera, ni tampoco los hoteles de cinco estrellas, ni las entradas en tribuna en los campos rivales cuando jugara el Castilla. Ésa, y no otra, es la única razón de que no haya podido leer el ávido seguidor el relato de la derrota en Mallorca frente al Atlético Baleares.

Así que, para compensarle, le contamos lo que ha pasado esta tarde en el partido que enfrentaba al filial blanco contra Las Rozas. Para desplazarnos a Valdebebas siempre hay tiempo, así que este humilde redactor decidió verlo en el sofá de casa, gracias a la retransmisión que David Álvarez hizo del mismo en la televisión del club. Gran tipo, David. Raúl, tras la derrota en las islas, decidió que en este partido salieran de inicio Luis SuperLópez en la portería, la defensa habitual, con Santos, Gila, Chust y Miguel Gutiérrez; Antonio Blanco en el medio centro, apoyado por Morante y Arribas en los interiores; Peter por la derecha, Hugo Duro en la punta de ataque y la novedad de Hugo Vallejo, caído a banda izquierda. Un once muy pintón, la verdad.

Mentiríamos si dijéramos que el Castilla no hizo un inicio de partido merecedor de tomar ventaja en el marcador. Volcando especialmente el juego por la derecha, los jugadores del filial blanco buscaban con ahínco el gol, mientras Las Rozas se dedicaba a cerrar caminos a su portería y lanzar zarpazos de vez en cuando. Así, entre los minutos 7 y 8, Morante primero y Chust después, rondaron el gol, pero el portero en el caso del primero, desviando a córner, y el poste en el caso del central, lo evitaron. Hablamos de los zarpazos del equipo roceño, vestido de rojo sangre, y lo cierto es que sus salidas eran muy esporádicas, pero llevaban garras de adamantium. En el minuto 10, una falta en la frontal del área madridista fue enviada al palo por los visitantes, con lo que tampoco era cosa de estar tranquilos. Como decíamos, la pareja Santos-Peter asaltaba continuamente el flanco derecho y llegaban como aviones, poniendo centros peligrosos, que la defensa achicaba como podía. Arribas se ubicaba entre líneas y mareaba a los visitantes, y ni defensas ni medios sabían si ese chico inquieto de las medias semicaídas, y una idea diabólica tras otra, era tarea de unos o de otros.

Imagen: realmadrid.com

Hasta el minuto 20, los castillistas siguieron llegando, con disparos de Arribas y Peter, que el portero solventó sin grandes apuros. No obstante, a partir de ese minuto, Las Rozas se estiró, y comenzó a forzar situaciones de peligro mediante centros al área o con saques de banda. En el minuto 28, llegó el primer acto de la tragedia: Luis López sacó de meta en corto y le envió la pelota a Gila, al borde del área. El central no controló bien, y se le escapó el balón mientras dos rivales se tiraban hacia él con las garras dispuestas. El esférico llegó a Indiano, que batió por bajo al cancerbero, haciendo inútil su salida a la desesperada, tratando de cubrir puerta.

Apenas un minuto después, dudamos si el tipo se llamaba Indiano Mallenco, y si tenía algún parentesco con el árbitro. El colegiado, de nombre Ibai, contempló cómo, tras un centro magnífico de Peter, un defensa agarraba a Hugo Duro por la camiseta y lo llevaba al suelo sin contemplaciones. Y decimos que lo contempló, porque no hizo nada más que eso: contemplarlo. Este tipo de situaciones suelen descomponer a equipos tan jóvenes como el filial, y se tradujo en un peligroso contraataque del equipo roceño, que finalizó con otro remate al palo de la portería de Luis López en el minuto 32.

El Castilla seguía intentándolo y, tras un remate de Peter que detuvo el francés Badiashile (cedido a Las Rozas por el Mónaco, poca broma), llegó la jugada que acabó de confirmarnos lo que nos temíamos: el árbitro Ibai también era de la cofradía de los calbos hijueputas, a pesar de su mata de pelo. Entraba Peter como una exhalación en el área, se dejaba el balón atrás, lo recuperaba y un defensa de Las Rozas le atropellaba como si fuera un miura cabreado, empujándole con los brazos e impactando con su pierna en la del extremo castillista, que se iba al suelo. La incredulidad del chaval, al ver que el árbitro señalaba saque de puerta, el cabreo del resto de la chiquillería blanca, y la expresión de Raúl, cuya cara decía la palabra “Inexplicable”, se sucedieron en cuestión de segundos.

Imagen: realmadrid.com

Superando la frustración del incomprendido, los chavales se sobrepusieron y no perdieron la calma. Y, en una jugada con una prolongada posesión, el balón llegó a Mario Gila que, tras lo ocurrido en el 0-1, necesitaba resarcirse. Lo hizo con un fantástico pase de 30 metros que encontró a Morante en el epicentro de un terremoto que empezaba a sacudir el Alfredo Di Stefano, y el interior zurdo lo que hizo fue abrir el balón a Hugo Vallejo, no demasiado presente hasta ese momento en el partido. El delantero blanco recortó hacia adentro (defensa clavado), recortó de nuevo hacia adentro (portero vencido), y largó un remate con su pierna derecha que hizo inútil la presencia de dos defensas en la línea de meta, haciendo subir el empate al marcador, por fin.

A la vuelta del descanso, espoleado por el gol anotado, Hugo Vallejo decidió ponérselo fácil a los que hacen los videos de highlights, y sacudió a la defensa roceña como un terremoto, partiendo desde el lado izquierdo, y entrando como una katana en barriga de japonés deshonrado, durante diez minutos antológicos, imparable. Quien escribe estas líneas reconoce que no acababa de reconocer un perfil definido en el chaval, pero hoy estoy en condiciones de afirmar que es un perfil demoledor para cualquier defensa, a poco que esté entonado.

Nos las prometíamos muy felices, porque Las Rozas solamente trataba de salir a base de pelotazos en largo, mientras el filial madridista dominaba, atacaba y atacaba, ahora especialmente por la izquierda, con el terremoto Vallejo y el escurridizo Miguel Gutiérrez como fiel escudero. Pero, en el minuto 58, un remate a la salida de un córner de Las Rozas, golpeó en el palo de la portería de SuperLópez por tercera vez en el partido. Raúl decidió meter a César Gelabert por Iván Morante, justo después de que Aurtenetxe intentara quedarse con la camiseta de Peter sin ver una tarjeta amarilla a cambio, cosas del calbo Ibai. Un paradón de SuperLópez a remate de Del Pozo acabó de hacer saltar las alarmas y, a partir de ahí, el cuadro castillista se acabó de venir arriba.

Imagen: realmadrid.com

Cómo no sería la mano que hizo, dentro del área, un defensor del cuadro vestido de rojo, que hasta el desafortunado Ibai decidió pitarlo, porque ya no había forma de mirar para otro lado. Arribas le cedió el penalti a Hugo Duro, y el delantero castillista lo marcó con un toque de zurda sutil y colocado, poniendo por delante al filial. Las Rozas reaccionó como un animal herido al 2-1 y, sin embargo, los chavales de blanco se transformaron en un grupo de veteranos, con oficio, tranquilidad y paciencia, llegando poco a poco de nuevo a la portería rival. Un pase atrás de Arribas para Gelabert acabó en un remate del interior madridista que desvió con dificultades el portero francés a córner, en el minuto 67, y esto, sumado a una combinación entre Arribas y Vallejo poco después, dejó claro que la apertura de Las Rozas podría ser un auténtico harakiri.

Peter iba con un saco por la banda recuperando un balón tras otro, Blanco paraba, templaba y mandaba por momentos, como un buen torero, y César corría feliz como interior, tocando más balón que de costumbre, y triangulando continuamente. Hugo Duro peleaba balones hasta a los recogepelotas, mientras Mario Gila seguía redimiéndose con cortes atrás con la precisión de un neurocirujano y sacando el balón con elegancia cuando tocaba. Y fue en una de estas salidas de Gila, cuando encontró a Peter, y el extremo se la dio a Sergio Arribas, que arrancaba por el medio. El pequeño zurdo tocó, controló en carrera, recortó y dio un pase adelantado para la carrera de César Gelabert, que entraba a grandes zancadas hacia la portería de Badiashile. Gelabert, con calma, tocó el balón con delicadeza para elevarlo por encima del portero en una magnífica vaselina, y mandó la pelota a la red y el 3-1 al marcador.

Raúl metió a Dotor y Latasa por Arribas y Hugo Duro, y el Castilla permitió que Las Rozas se acercara a su campo para esperar y tratar de lanzar algún hachazo más, con pases verticales en largo o filtrados, que permitieron un remate de Peter que salió desviado o el gol anulado al enmascarado Latasa por presunto fuera de juego, porque Ibai no iba a dejar de serlo, evidentemente. Tras la entrada de Kenneth por Peter, hubo ya solamente tiempo para la típica salida de puños de SuperLópez, una demostración de personalidad de Dotor, que le explicó a Del Pozo que por tener 19 años no se iba a dejar amedrentar, cosa que le costó una amarilla, y un paradón espectacular, de nuevo, de Luis SuperLópez evitando que una falta directa dirigida a la escuadra entrara en su portería.

El gen ganador de los chavales, de esta manera, se sobrepuso a los problemas visuales del calbo Ibai, y nos quedó claro que, de aquí a final de temporada, no queremos a otro Ibai que Ibai Llanos. El próximo domingo llega la visita del Castilla al Navalcarnero, prácticamente a la misma hora que el primer equipo recibe al Valencia, con lo que probablemente Raúl tendrá que contar con algunos jugadores del juvenil, frente a un rival directo para alcanzar los puestos importantes. No sabemos si se lo contará @Datemus, o un servidor, pero se lo contaremos. Aunque no nos lleven a un hotel de cinco estrellas, ni a la tribuna del Estadio Mariano González.

 

RESULTADO FINAL

REAL MADRID CASTILLA, 3 – LAS ROZAS, 1

 

GOLES

0-1  28’ Indiano

1-1  44’  Hugo Vallejo (asistencia: Morante)

2-1  70’  Hugo Duro (penalti)

3-1  86’  César Gelabert (asistencia: Arribas)

 

REAL MADRID CASTILLA

25  Luis López

20  Sergio Santos

4    Gila

5    Chust

3    Miguel Gutiérrez

6    Blanco

16  Morante (10 Gelabert, min. 61)

22  Arribas (8. Dotor, min. 75)

27 Peter Federico (18. Kenneth, min. 85)

17  Hugo Vallejo

19  Hugo Duro (21. Latasa, min. 75)

Vió tarjeta amarilla Carlos Dotor (min. 92)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.