CRÓNICA | El descenso, un poco más al sur: Real Madrid Castilla 3 – 0 Getafe B

Una crónica de: @Datemus

Partido importantísimo el que afrontaba hoy el Castilla en el Alfredo Di Stefano, y que ponía el cierre a la serie de encuentros consecutivos en casa que teníamos antes de Navidad. Primero, porque los de Raúl habían empatado en casa en la jornada anterior, en otro derby madrileño frente al Internacional, quedando a tan sólo dos puntos del descenso. Segundo, porque el Getafe B, recién ascendido tras varios años fuera de la categoría, llegaba penúltimo, después de haber caído con el Atlético de Madrid B pero tras haber ganado con anterioridad nada menos que al líder de la categoría, el Atlético Baleares, prueba de la complejidad de esta división. Por todas estas razones era fundamental conseguir la victoria hoy, a fin de eliminar cualquier riesgo de caer a las zonas de descenso y poder ir situando el punto mira un poco más alto.

A pesar del resultado, fue un partido mucho más abierto de lo que refleja el marcador, en especial en el segundo tiempo, en el que el Castilla no supo mantener el encuentro bajo control hasta que llegó el segundo tanto en el 72’. Iremos pasando por las principales fases del juego una vez analizado, como siempre, el planteamiento de salida de Raúl González Blanco.

Hubo cambios en defensa. Además de la entrada obligada de Gila por de la Fuente, sancionado por su inocente expulsión de la pasada jornada, el puesto de lateral derecho fue ocupado por Sergio López en detrimento de Guillem. Sergio ha cuajado hoy una muy buena actuación, tanto en defensa como en ataque, donde ha realizado varias incorporaciones con unos desmarques en diagonal muy interesantes. No debe extrañar verle repetir en próximas jornadas como titular. Javi Hernández volvió a ser central izquierdo y la posición de lateral zurdo, como de costumbre, fue para Fran.

De nuevo se jugó con un solo medio centro, siendo esta semana Martín Calderón en lugar de Antonio Blanco. Formaron como exteriores izquierdo y derecho Franchu Feuillassier y Marvin, mientras que por delante de Martín estuvieron Fidalgo y Gelabert. En punta, como delantero centro puro, volvió a repetir Pedro.

Comenzó el partido con el Getafe presionando muy arriba. Seguramente su técnico, Diego Montoya, conoce bien los problemas del Castilla para resolver la salida de balón bajo estas circunstancias. Pero el Getafe B cometió un error, y fue partir al equipo por completo entre los de adelante, no menos de cuatro, y la línea de atrás, a más de treinta metros de distancia. En el espacio entre ambas líneas apareció César Gelabert, uno de los jugadores de más potencial del Castilla para triunfar, y comenzó a dar un recital de juego que fue creciendo conforme avanzaba el partido. Realizó una labor muy exigente desde el punto de vista físico y muchas veces nada vistosa: correr abnegadamente para ser siempre una opción de pase para un compañero. Y sumó a ello su enorme calidad técnica cada vez que el cuero llegaba a sus botas. Una pena, sin embargo, que durante estos primeros minutos sus combinaciones fueran sucedidas de un juego excesivamente directo y sin la participación de Franchu y Marvin, con abuso de juego por el centro. El recital de Gelabert en la medular tuvo un efecto secundario además no deseable, a vigilar en próximas jornadas, y fue el de restar protagonismo a Álvaro Fidalgo, que cedió su territorio por completo en lugar de compartirlo, y pareció mucho más incómodo con un César tan omnipresente y cercano a él. Fidalgo estuvo gris especialmente en estos primeros minutos y tardó en irse entonando.

Fruto de estas circunstancias, el Castilla se hizo con el control y dominio del juego, llegando poco a poco al área visitante aunque sin excesivo peligro. No obstante, a los 6’, un tiro desde la frontal de Ángel, que se había quedado solo por su banda izquierda tras medir mal Marvin un corte, puso cierta congoja en los locales.

A los 9’ tuvo lugar la primera llegada al área con claro peligro de los nuestros. Sergio López sale con el balón controlado, se marcha de su par y pasa la pelota a Gelabert en posición de media punta que, de un soberbio taconazo de primeras, abre a la incorporación de Marvin. Marvin pasa de nuevo a Sergio ya en el área y el lateral gana la línea de fondo para centrar un balón muy peligroso que no llegó a Pedro por muy poco.

En el 19’, una gran combinación entre Fidalgo y Gelabert termina con una apertura de este último para la incorporación por la izquierda de Fran, tocando su pase, providencialmente para el Getafe, en una bota visitante antes de que la pelota llegara a Pedro en boca de gol.

En el 20’, Marvin toca para Gelabert a la altura del pico derecho del área grande. Gelabert, con la pelota pegada al pie y la cabeza alta, mirándolo todo menos el cuero, espera donde otros se ponen nerviosos los desmarques de sus compañeros. Fidalgo entra al área como un avión y Gelabert le pone un envío perfecto a la cabeza que el asturiano remata magníficamente, respondiendo Marcos, el meta local, con una sensacional mano de reflejos felinos que despejó la ocasión al larguero. Dos minutos después, en pleno acoso del Castilla, un disparo de Martín desde la frontal es respondido de nuevo con un paradón de Marcos.

En el 24’, con el Castilla sitiando la portería getafense, Marvin realiza un gran desmarque en diagonal entre los centrales visitantes. Fidalgo lo ve y le pone un grandísimo pase a la espalda de los centrales, donde los defensas no pueden llegar. Sin embargo, Marcos, muy atento a la jugada, logra llegar con la mano abajo al control orientado con que Marvin quería librarse de él, pero su despeje desesperado es recogido por Pedro en la frontal que, con toda la portería a su favor y con el guardameta en el suelo, no se pone nervioso y manda la pelota a la red. 1-0.

Tres minutos después, el clásico error clamoroso de los centrales del Castilla, esta vez de Mario Gila, deja en tres para dos al Getafe y, de no haber sido por la lentitud y falta de ideas de Ángel, bien podría haber acabado la jugada dando al traste con la muy buena media hora inicial de los nuestros. No podemos dejar pasar por alto que seguimos repitiendo una y otra vez estos errores imperdonables.

En el 37’, tras un gran cambio de juego de Poulolo, Miranda recoge con un gran control la pelota por la banda derecha. Fran, que cerró mal en el cambio de juego, le deja mucho espacio y el jugador azulón mete un pase peligrosísimo en paralelo a la línea de fondo. Belman, al más puro estilo Arconada, se lanza en perpendicular a la línea de gol para cortar el pase, pero su despeje queda cortísimo y a los pies de Hugo Duro. El delantero azulón dispara a gol con Belman en el suelo, pero el meta local logra despejar con las piernas la pelota otra vez hacia Hugo Duro, en una segunda oportunidad aún más clara para mande el cuero a la red. Quizás por exceso de confianza, disparó sin demasiada dureza y colocación, como probablemente lo habríamos hecho muchos, menospreciando la prodigiosa capacidad de reacción de Belman que, en décimas de segundo, se incorporó y realizó un paradón milagroso que evitó el empate en la mejor ocasión del Getafe en este encuentro.

El primer tiempo terminó con dos faltas desde la frontal muy peligrosas, una en cada área, que se saldaron sin consecuencias. Buena primera parte del Castilla con dos peros importantes: no supo ampliar el marcador fruto de su enorme dominio y cedió dos ocasiones clarísimas, de esas que otros domingos sí terminan en gol arruinando el trabajo bien hecho durante muchos minutos. Peligrosa combinación que nos tiene mucho más cerca de la cola que de la cabeza.

Comenzó el segundo tiempo sin cambios pero, seguramente, con una charla de Diego Montoya de las de buen entrenador. Su equipo arrancó con mucha determinación y situó la línea defensiva siempre diez metros por delante de la frontal, sin dejarse intimidar por el buen juego local, lo que anegó los enormes espacios con que contaba el Castilla durante el primer tiempo.

En el primer minuto, Belman tuvo que despejar a saque de banda con la puntera una combinación arriesgadísima de los defensas locales, muy presionados por los jugadores rivales. El saque terminó con un disparo muy peligroso y comenzaron a llegar los nervios entre la parroquia blanca.

El Castilla cedió el control del juego al Getafe y su medio campo estuvo desaparecido durante los diez primeros minutos del segundo tiempo. Los del sur dominaban, sin excesivo peligro, pero inquietando al filial blanco, que se sentía muy incómodo. No fue hasta el 54’en que volvió a aparecer Gelabert y sobre todo Franchu, que estuvo gris en el primer tiempo pero que se fue entonando en la segunda mitad. Un disparo del argentino tras una de sus excelentes diagonales en conducción fue respondida con una gran abajo de Marcos, cubriendo su palo como mandan los cánones.

 

El juego del Castilla, no obstante, decayó mucho durante este periodo y apenas hubo acciones de peligro durante buena parte del mismo. Por el contrario, Montoya ocupó la posición de interior izquierdo y ayudó muchísimo a sus compañeros en la medular, erigiéndose en protagonista y generador de muchas combinaciones, así como de algunos pases de peligro que comprometieron en varias ocasiones a nuestros zagueros.

En el 63’, una nueva acción entre Marvin y Sergio López terminó con un pase en paralelo a la línea de fondo que, de haberse hecho hacia atrás, bien podría haber acabado en gol. Fue la última jugada de Marvin, que cinco minutos más tarde fue sustituido por un Jordi que pasó nuevamente inédito por el partido. Y es que cada vez que Raúl le da la oportunidad, está participando mucho menos en el juego de lo que lo hacía a comienzo de temporada.

En el 72’, un balón rechazado es recogido por Fran en la medular con muchos metros por delante. El lateral local conduce sin que nadie le salga y a unos siete metros de la frontal, lanza un disparo que toca en la bota de un defensa getafense, descolocando por completo a Marcos, que nada puede hacer para evitar el 2-0. Cuando menos lo merecía el Castilla, llegó el segundo tanto de la supuesta tranquilidad.

El Getafe quedó muy tocado tras el gol y el Castilla, durante siete minutos, volvió a ser el del primer tiempo. Jugadas rápidas y profundas desembocaron en varias ocasiones muy claras para cerrar el partido, en especial, un remate al poste de Javi Hernández tras un córner en pleno asedio local. Ahí llegaron los cambios y, sin duda, ganó la partida el Getafe, en especial con la entrada de Alfonso. Los cambios de Raúl no dieron los frutos deseados, por lo que el Getafe retomó la iniciativa y volvió a crear peligro. En el 78’, el técnico local sacó a Gelabert por Bravo y en el 83’, a Pedro por Rodrigo.

Los últimos diez minutos fueron totalmente azulones, conformándose el Castilla con despejar las buenas combinaciones que realizaban los visitantes, en especial, cuando Miranda y Hugo Díaz servían sobre los buenísimos desmarques de Álvaro entre nuestros centrales. Sin embargo, en el 91’, tras la última ocasión getafense, el Castilla saca la pelota a la línea de medio campo, donde la recoge Franchu. El argentino, velocísimo, inicia una diagonal eléctrica con la pelota pegada a la bota en todo instante, como sólo saben los buenos futbolistas, y ya cerca de la frontal laza un impresionante disparo ante el que Marcos nada puede hacer, a pesar de su gran estirada. Magnífico, impresionante golazo, y muy emotivo además por cuanto vimos como a Franchu se le saltaban las lágrimas al venírsele a la cabeza el calvario pasado durante la recuperación de su gravísima lesión. 3-0.

El argentino lo ha pasado francamente mal y esperamos que este gol le dé muchísima confianza, más viendo que desde hace un par de meses está jugando regularmente y su rendimiento es cada vez mejor.

Tres puntos vitales antes de visitar al Celta B la semana que viene en otro duelo de filiales. En principio este tipo de encuentros parecen más propicios para puntuar, por cuanto hay mucho más equilibrio en lo concerniente a la inexperiencia que frente a otros rivales que cuentan con jugadores con muchos años de carrera a sus espaldas. A pesar del buen primer tiempo de hoy, no termina de cuajar el Castilla una actuación redonda que vaya, por un lado, inyectando confianza en la plantilla y por otro, convenciendo plenamente a los seguidores de que en la segunda vuelta estaremos arriba. Esperemos por lo pronto a la semana que viene.

 

FICHA TÉCNICA

Goles:

1-0 (min.25): Pedro.
2-0 
(min.73): Fran.
3-0 
(min.90): Feuillassier. 

Real Madrid Castilla: Belman, Sergio López, Fran García, Martín, Feuillassier, César (Bravo, 79’), Fidalgo, Javi Hernández, Gila, Marvin (Jordi, 68’) y Pedro (Rodrigo, 84’).

Getafe B: Marcos, Iglesias, Hugo Díaz, Alba, Poulolo, Ángel (Pescador, 73’), Hugo Duro, Miranda, Furtado (Rivero, 70’), Acosta (Alfonso, 61’) y José Carlos.


Imagenes: realmadrid.com

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.