CRÓNICA | El cansancio pasa factura: Real Madrid 81 – 80 Herbalife Gran Canaria

Una crónica de: @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (81-80) al Gran Canaria, en el partido correspondiente a la Jornada 22 de la Temporada Regular de la Liga ACB de Baloncesto, en el partido disputado en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid.

Va el Madrid de resultado apurado en resultado apurado. Lógico si vemos el ritmo de partidos al que el equipo está sometido. El cansancio se apodera de piernas y mente, y eso lleva a errores que en otras situaciones no ocurrirían. Así pues que demos el mérito a los nuestros que se merecen. A tres partidos partidos por semana parece normal que el equipo se vaya desinflando, hasta llegar extenuado al último cuarto.

Así ha ocurrido en este encuentro. Ganamos los dos primeros cuartos, empatamos el tercero y perdimos el último. Nos dio para salvar el partido, por un punto, pero aquí ya se trata de ganar, en espera de mejores días.

Decía Laso en un tiempo muerto en el primer tramo que “no tiramos porque no damos buenos pases”. Y tenía razón, nos faltaba esa décima de segundo para ganar la ventaja en la posición al defensor. Lo intentó Alocén de inicio, dando ritmo y velocidad al juego, pero se veía que nos costaba anotar. Tampoco Gran Canaria lo hacía con claridad. Rudy pretendió poner distancia por el camino del triple precipitado. No lo consiguió. Minuto 10, 16-15.

El segundo cuarto pareció clarificar algo el marcador (29-24, minuto 15). Le señalaron una falta más que dudosa a Garuba en la lucha por un rebote bajo su aro. El madrileño se aceleró, y pretendió hacer demasiadas cosas al mismo tiempo. Pecado de juventud que se le debe perdonar.

Un parcial de 14-4 llevó el marcador a un 35-26 (minuto 17). Anotó Tyus a aro pasado. Rudy falló tres triples seguidos pero anotaba un cuarto al final del periodo. Abalde no aprovechaba tres tiros libres. Entre errores y aciertos, 41-35 (parcial 25-20) al descanso. Habíamos tenido 6 pérdidas. Rudy era el máximo anotador con 10 puntos.

Imagen: realmadrid.com

El temido tercer cuarto no lo fue tanto en esta ocasión, y eso que al parcial de 6-0 de los nuestros respondieron los visitantes con un 0-9. El partido no tenía control por los directores de juego. Hubo intercambio de canastas, con Causeur sufriendo en defensa ante Slaughter. Hierrezuelo provocó el enfado de los nuestros con un par de decisiones. Llull evidenciaba un partido más que no atraviesa su mejor momento. Minuto 30, 63-57 (parcial de 22-22).

El último periodo ajustó el marcador al máximo, y eso que por momentos pareció que podríamos acabar el partido sin grandes sobresaltos. En el minuto 33, un 68-59 nos daba cierta tranquilidad.

Sin embargo, un día más buscamos la victoria por la vía del triple rápido, que suele ser el camino más corto para llegar a la derrota. No entraban los lanzamientos. El tanteador se iba apretando. Nos salvaron los tiros libres. Minuto 40, 81-80.

Destacados: Causeur (22-15), Rudy (11-15), Tyus (11-10), Deck (10-8), Tavares (8-5), Abalde (8-5).

Mal día para Llull, que valoró -1. Tampoco destacamos en rebotes (31 a 30). En tiros de dos el 53%, en triples el 40% y en los libres, apenas un 65%, quizás el mejor indicador para medir el cansancio hablado al principio de esta crónica.

Como esto no para, el martes recibiremos a Murcia, en Liga ACB, el viernes al Baskonia en Euroliga y el domingo, derby frente a Estudiantes.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.