CRÓNICA | Cuesta arriba: U.D. Poblense 2 – 2 Real Madrid Castilla

Una crónica de: @MiedoEscenico2

El campo de la Unión Deportiva Poblense se llama Nou Camp, y el equipo viste de azulgrana. Con estos datos, puede saberse que el partido que el Castilla disputaba hoy en Sa Pobla, con horario matutino, no era cualquier cosa. Para afrontarlo, Raúl decidió introducir una modificación en la portería, poniendo de titular a Toni Fuidias, y recuperó a Chust y Hugo Duro para el filial, tras su acompañamiento del primer equipo el pasado miércoles. Así, el Castilla quedaba configurado con Fuidías; Guillem, Santos, Chust, Retuerta; Blanco, Dotor, Arribas; Peter Federico, Gelabert y Hugo Duro arriba.

Y apenas corría el minuto 4, cuando el envío de un balón profundo para el balear Aitor, vio cómo éste, con un toque sutil, marcaba el 1-0 ante la salida de un Fuidias no muy bien colocado para el uno contra uno. Empezar cuesta arriba, como los mayores la noche anterior, no suele ayudar a tomar las mejores decisiones, aún más si tienes entre 18 y 22 años, y te enfrentas a un equipo con señores con 34, con hijos ya crecidos en algún caso. El césped mallorquín, natural, no ayudaba mucho a la precisión en las combinaciones, y el viento traicionaba la dirección y la velocidad del esférico, pero lo cierto es que el Castilla tenía la pelota y la movía de aquí para allá, con no mucha verticalidad, mientras el rival se colocaba tranquilamente atrás y afilaba su cuchillo para intentar cazar contras.

Blanco no encontraba su sitio, el juego fluía con dificultad, y las ocasiones del equipo blanco eran más a base de empellones que de talento. Un par de disparos altos de Arribas y Gelabert fueron el escaso bagaje ofensivo de los chavales del filial en la primera media hora de juego. El equipo balear era el único que no había ganado un solo partido en las 5 jornadas disputadas, y eso le había ubicado en la zona baja del grupo, pero estaba dejando claro que se cerraban bien atrás y que era difícil marcarle goles. Entrado el último cuarto de hora de la primera parte, en el minuto 34, una jugada peligrosa de los mallorquines fue desbaratada por una buena intervención de Fuidias, y, un par de minutos después, una falta directa fue lanzada por Arribas con mucha intención, pero el balón tocó el poste y salió por línea de fondo. De ahí al descanso, más demostración de impotencia del Castilla y de oficio del rival, muy cómodo en esa situación. Y poco más.

La segunda parte se inició igual, el Poblense generando peligro con zarpazos puntuales, mientras el Castilla manejaba más el balón, pero seguía atascado a la hora de generar verdadero peligro. Pasado un cuarto de hora, Raúl trató de cambiar la dinámica del partido, e hizo un doble cambio, introduciendo en el campo a Marvin y Sintes por Dotor y Guillem, ubicándose Marvin en la banda derecha y yéndose Peter a la izquierda. A partir de la entrada de Marvin, el Castilla comenzó a asediar con cada vez mayor intensidad el área poblense, pero el equipo balear aprovechó este atrevimiento de los chavales para lanzar contraataques cada vez más dañinos hacia la portería de Fuidías.

Imagen: realmadrid.com

El caso es que el Castilla se dedicaba a centrar balones al área, sin encontrar rematador, con Hugo Duro teniendo colgados a dos o tres defensores de sus brazos en cada uno de ellos, por lo que, en el minuto 70, Raúl echó un órdago y metió en el campo a Juanmi Latasa y a Hugo Vallejo por Peter y Gelabert. Y, a partir de ahí, llegó un partido diferente. El Castilla se convirtió en un 4-1-5 en defensa, y un 3-2-5 en ataque, el Poblense aceptó el envite gustoso, y los últimos veinte minutos fueron un partido a tumba abierta, de área a área, odioso para los muy tácticos, y entretenido para los espectadores de infantería, como el que escribe esto.

En el minuto 76, llegó el empate castillista. Un buen centro a la cabeza de Vallejo fue prolongado por éste hacia adelante y a un lado para la entrada de Hugo Duro, que se tiraba al suelo y batía al portero Imanol en un remate casi imposible. Tras el saque de centro, el Poblense lanzó una sacudida por su banda derecha, la zona más vulnerable del filial, y pudimos ver un impresionante paradón de Fuidias a mano cambiada. A falta de diez minutos para el final, otro centro de Jaime desde la banda derecha del equipo balear se convirtió en el 2-1, con un cabezazo inapelable de Alberto. La sensación de manicomio móvil era una delicia para los ojos del aficionado, pero no dejaba claro quién sería el siguiente en adelantarse, porque el Castilla llegaba con mucho peligro, y el rival también, por turnos.

Una falta bastante estúpida sobre Marvin en la banda derecha del ataque castillista, en el minuto 83, fue sacada con maestría por Antonio Blanco al corazón del área, donde Juanmi Latasa se elevó y cabeceó con potencia al marco balear. El portero Imanol consiguió detener el balón, pero no blocarlo, y allí apareció el pícaro Arribas para empujar el balón a la red y establecer el empate de nuevo. Apenas segundos después del empate, Raúl, en una decisión ágil y sensata, hizo entrar al central Álvaro Carrillo en el lugar del goleador Arribas, para recuperar algo del dibujo, y reconvertir al equipo en un 4-4-2, con Marvin y Vallejo en línea con Blanco y Sintes, dejando a Latasa y Hugo Duro en punta. Consiguió cerrar algo mejor la zona defensiva, y además volvió a lanzar al equipo un par de veces en pos de la victoria, especialmente en el descuento, pero los jugadores del filial no consiguieron el objetivo.

Este empate mantiene al Castilla cerca de los tres puestos que facilitan la gloria, al menos temporalmente, y siempre queda el consuelo, para los aficionados que han podido ver el partido, de contemplar a un equipo que no se rinde aunque el partido se ponga cuesta arriba. Los chicos han sido capaces de remontar por dos veces a un equipo más experimentado y preparado para hacer daño, aun teniendo pocas opciones. El próximo sábado 5 de diciembre, a las 7 de la tarde, frente al DUX Internacional de Madrid, los chicos de Raúl tendrán otra oportunidad de subirse del todo a ese tren. Hay mimbres, y solamente hace falta convertirlos en un armazón sólido y consistente que permita establecerse arriba, porque lo contrario se podría considerar sin duda un fracaso. No quitamos ojo.

 

RESULTADO FINAL

U.D. Poblense, 2 – Real Madrid Castilla, 2

 

GOLES

1-0   4’    Aitor

1-1   76’  Hugo Duro (asistencia: Hugo Vallejo)

2-1   80’  Alberto

2-2   83’  Arribas

 

REAL MADRID CASTILLA

13  Fuidías

2    Guillem (7. Marvin, min. 63)

20  Sergio Santos

5    Chust

24  Retuerta

6    Blanco

8    Dotor (14. Xavi Sintes, min. 63)

22 Arribas (28. Carrillo, min. 84)

27 Peter Federico (17. Hugo Vallejo, min. 72)

10  César Gelabert (21. Latasa, min. 72)

19  Hugo Duro

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.