CRÓNICA | Una fábrica de regalos: Real Madrid Castilla 2 – 2 Las Rozas

Una crónica de: @Datemus

Atónitos, asombrados, pasmados e incrédulos aún, pasado ya un buen rato desde el final del partido, permanecemos todavía los aficionados madridistas al haber asistido, con absoluta desesperación, a un nueva demostración de la incapacidad competitiva de la escuadra de Raúl, fundamentada en la inigualable facilidad para regalar goles a sus rivales.

Hoy los nuestros se han superado, al haber sumado los obsequios flagrantes frente a la meta rival a los tradicionales agasajos defensivos, que conllevan no menos de dos goles por partido de nuestros rivales.  Justo es reconocer que el fútbol y su suerte se ha cebado hoy con los locales; primero con Fidalgo: el mejor jugador de nuestro equipo hoy y a lo largo de la temporada, ha fallado un penalti y una clara ocasión hacia el final del partido. Segundo, con Víctor Chust, que se ha vuelto a lesionar cuando ya estaba recuperando su nivel. Tercero, porque por si fuera poco, su sustituto, Dela, salió frío y sin calentar y, sólo tres minutos después, cometió el error más grotesco de la temporada, que nos costó nada menos que el 1 -2. Cuarto, porque cuando Raúl había quemado las naves con su tercer cambio, Franchu Feuillassier se lesionaba también, dejando a su equipo con diez hombres en el último cuarto de hora.

Pero antes de adelantar más acontecimientos, analicemos lo acontecido hoy en el Di Stefano por orden cronológico avanzando, por último, que la crónica de goles visitantes bien podría ser la misma que la de hace una semana y, por desgracia, de la de la mayor parte de partidos de esta temporada.

Formó el Castilla con Belman bajo palos, Sergio López y Fran como laterales. Chust y Gila fueron la pareja de centrales. El medio campo estuvo formado por Blanco y Martín Calderón como pivotes, quedando la banda izquierda para Franchu y la derecha para Fidalgo, con mucha libertad de movimientos. La media punta fue para César Gelbaert y en el puesto de ariete, Pablo suplía al sancionado Pedro.

Nada más empezar el partido, se vieron dos formas distintas de abordar los primeros minutos. Los locales iniciaron la presión desde la divisoria mientras que Las Rozas se fue a presionar la salida de balón del cuadro castillita muy arriba, tratando de robar en zonas muy peligrosas y dificultando la creación de juego de su rival, que tuvo que recurrir en alguna ocasión al despeje largo de Belman.

Apenas había transcurrido tiempo para el análisis cuando el árbitro concedió un córner dudosísimo en una acción en la que Chust había ganado ya la partida a su par, Albur, a los sesenta segundos de juego. Turégano, el capitán de Las Rozas y el encargado de poner en juego todas las acciones a balón parado de su equipo, saca el córner con mucho peligro al área pequeña, en una pelota rápida y muy bien tocada. Los visitantes, que mostraron un gran poderío ofensivo, habían acumulado muchos jugadores en esa zona para dificultar la movilidad de arquero. En el saque, Molina se sale de la línea de gol hacia atrás con un par de pasos sin que nadie le siga, ni su par en la marca ni Belman, que estaba apenas a un metro del central rozeño. Éste remató de cabeza a placer a la red. Primer minuto de juego y el Castilla, ya estaba con el marcador en contra con la concurrencia de varias constantes de la temporada: acción a balón parado dudosísima concedida por el árbitro, rivales muy trabajados en la estrategia y molicie defensiva de los nuestros.

Los blancos reaccionaron bien al gol y fueron, poco a poco, rompiendo la presión adelantada de los visitantes, para acabar por encontrar los enormes espacios a la espalda de su medio campo, en especial por unas bandas imposibles de cubrir por sus tres centrales. Fran fue el que más aprovechó esta circunstancia con sus incorporaciones por la izquierda. En el 7’, dio el primer aviso de lo que sería un muestrario de jugadas por su banda, desgraciadamente infructuosas por la falta de precisión en la mayor parte de sus pases. Una verdadera lástima que no le acompañe un poco más de exactitud con el balón a su enorme velocidad y  fondo físico.

El Castilla se hizo dominador del juego desde el minuto cinco. Aun así, en el 10’, una jugada individual de Reynaldo, con un par de regates en que se fue con facilidad de Blanco y Gila tras una pérdida de balón imperdonable de los nuestros, le dejó sólo aunque algo escorado frente a Belman, que le sacó su tímido remate con las piernas a córner.

En el 25’, cuando el juego estaba más atascado. Sergio López combina con Gelabert en tres cuartos, en posición de interior diestro. Éste, de un pase genial, pone la pelota a la espalda de los centrales para el desmarque de Franchu por donde nadie le esperaba, la banda derecha. El marplatense sirve a Pablo que, libre por completo de marca, fusila a placer el tanto del empate. Una pena que ésta fuera la única y última acción de mérito de un Gelabert prácticamente desaparecido en el día de hoy, cuya participación necesitan muchísimo sus compañeros.

Lo locales fueron cerrando paulatinamente las posiciones de Gelabert, Franchu y Fidalgo, generando una acumulación monumental de jugadores en el centro pero también unos formidables espacios por las bandas, ideales para la penetración de los laterales. Al principio los medios centros fueron los únicos capaces de abrir la pelota, pero poco a poco, fueron encontrando a los interiores y estos a su vez los desmarques de los laterales, con lo que llegaron jugadas cada vez con más peligro.

En el 35’, Fidalgo combina con Franchu en posición de interior diestro. El argentino abre para la perfecta incorporación de Sergio López, cuyo pase llega a Pablo en el área pequeña. Una pena que el remate del ariete local fuera algo forzado y con Yelco encima, que consiguió que el balón no encontrara la red. Destacable el despliegue ofensivo de Franchu en el primer tiempo por todas las zonas del campo.

En el 38’, en otra penetración a la espalda de los centrales, Pablo centra y el balón es desviado con la mano por uno de los centrales de Las Rozas. Como no se llama Piqué, el árbitro pita el claro penalti con permiso del payaso “Foutito”. Fidalgo lo ejecuta como en él es habitual, con mucha sangre fría y paradinha a la espera de ver a qué lado se vence el portero. Pero esta vez encuentra una pareja de póker aún más fría en Yelco, que le espera y se tira para el lado hacia el que fue el disparo, desbaratando la gran ocasión local. Por si era poco con los regalos atrás, llegaron también los presentes delante…

No se desmoronó el Castilla y continuó apretando, aunque sin conseguir desnivelar el marcador antes del descanso.

Salieron los mismos once a disputar la segunda mitad, y continuó la misma intensidad y vocación ofensiva que en la primera. Ya en el 46’, Blanco realiza un cambio de juego que despeja uno de los centrales. El balón cae a Fidalgo, que combina con Sergio López y se desmarca en ruptura. El lateral devuelve al asturiano que centra con muchísimo peligro, desbaratado únicamente por la remarcable acción defensiva de Zekri, que bajó muchísimos metros para poder llegar a recoger la pelota. Dos minutos después, Fidalgo pone un balón al desmarque a la espalda de los centrales de Pablo. El delantero local decide disparar de primeras y la pelota sale muy centrada a las manos del meta local.

En el 58’, Raúl dio entrada a Marvin por Gelabert, demasiado intermitente en el día de hoy. La intención estaba clara: más profundidad por la derecha y mayor participación de Fidalgo en la posición de media punta. Sin embargo, a este cambio reaccionó el entrenador visitante, Lolo Escobar, dando entrada tan sólo tres minutos después a Zedric por Portero. Este cambio supuso también una variación táctica en Las Rozas, que pasó a defender con cuatro hombres atrás y a neutralizar, en buena medida, los espacios concedidos por las bandas durante dos tercios del encuentro. Un gran movimiento de banquillo del técnico visitante que pone de manifiesto la importancia del entrenador en la dirección de un partido.

El Castilla fue perdiendo el control del balón y Las Rozas a tener más el balón, ganando oxígeno y confianza tras una hora de juego corriendo prácticamente tras sus rivales. Por si esto fuera poco, en el 66’, Víctor Chust vuelve a lesionarse y tiene que abandonar el campo. El central juvenil, que estaba alternando Castilla y Juvenil A, especialmente en la Youth League, abandonó desolado el terreno de juego. Desde El Diario de Mou le deseamos una pronta recuperación y muchos ánimos. Entra en su lugar Adrián de la Fuente, Dela, sin calentar absolutamente nada en una mañana fría en Madrid.

Dela apenas pudo entrar en contacto con el balón cuando llegó otra de sus acciones calamitosas de esta temporada, batiendo esta vez incluso a la del segundo tanto frente al Atlético de Madrid B. El lateral derecho rozeño, a la altura de su área, se quita la pelota de encima con un patadón altísimo que, tras salirse de la órbita terrestre, cae del cinturón de asteroires a la zona de tres cuartos, en un espacio entre Dela y Belman. Dela deja la pelota botar e intenta ceder de cabeza a un Belman clavado en el punto de penalti, nuevamente con demasiada querencia a la sombra del larguero y muy lejos de donde debiera haber estado. Dela, probablemente muy frío aún y tal vez molestado por el bajo sol de invierno de cara, se come la pelota al lanzarse en plancha, lo que aprovecha Albur, con Belman demasiado lejos, para batirlo a placer en la acción de uno contra uno. Nada nuevo esta temporada, si acaso, un regalo aún más clamoroso. Dela, consciente de su espantosa temporada, quedó desolado en la acción y tuvo que ser animado por Belman y Franchu. Es obvio que este jugador tiene más clase y fortaleza de la que está mostrando en esta campaña, hecho un verdadero manojo de nervios e inseguridad. Esperemos que recupere la confianza en los próximos partidos, y que esta situación le sirva de prueba de su personalidad.

Con el 1-2, Raúl dio entrada e Baeza por Martín, para dar mayor carácter ofensivo al equipo, quedando Blanco como único medio centro. En el 75’, una fantástica combinación entre Franchu y Fidalgo resulta en un soberbio servicio del asturiano, tras una pausa magistral, al desmarque de Fran que, por primera vez desde el cambio táctico de Las Rozas, ganaba la espalda de su par con un desmarque de ruptura. Fran puso, por fin, un excelente balón raso hacia la posición de los dos jugadores del Castilla que se incorporaban al remate. Pablo no llega, pero se lleva consigo a los zagueros. La pelota iba muy bien centrada y alcanza la posición de Miguel Baeza, que marca a placer el tanto del empate apareciendo a rematar en el segundo palo.

Como las alegrías duran poco en casa del pobre, en la misma jugada, Franchu se lesiona y el Castilla, con todos los cambios agotados, tiene que afrontar el último cuarto de hora con diez jugadores. Miguel Baeza pasó a jugar como doble pivote con Blanco y el Castilla, lejos de descomponerse, se las apaño para defender e incluso jugar mejor que desde el minuto 60, momento en el que declinó su capacidad ofensiva.

Si no hicieron más los nuestros fue en buena medida porque el enviado del CTA, probablemente preocupado por haber pitado un penalti justo a favor de los locales, desbarató algunas buenas oportunidades locales. En el 83’, pitó peligro en una jugada en el área visitante con opción de remate en el rechace. En el 88’, no quiso pitar una clarísima falta en un cambio de juego de Fran hacia Marvin, que ya había ganado la espalda de su par por velocidad. Un último balón por la derecha cerca del 90’ llegó a Fidalgo cerca del punto de penalti, pero el ovetense tocó el balón con el interior cuando estaba todavía demasiado arriba y su remate salió muy alto. El marcador ya no se movió y el Castilla, empató un encuentro en el que este paradójico equipo, salvó y perdió dos puntos en la misma jornada.

Como resumen final señalar, una vez más, que Raúl no está consiguiendo armar una escuadra competitiva,  lo que pasa inexorablemente por no encajar goles. Es una lástima, porque al Castilla le marcan especialmente en acciones a balón parado o en fallos grotescos individuales, pero lamentablemente son muy repetitivos y arruinan todo el esfuerzo colectivo realizado durante el partido. Acabamos de inaugurar la segunda vuelta y la vida sigue igual, por lo que lamentablemente, tenemos las esperanzas exhaustas. Podremos darnos con un canto en los dientes si evitamos con cierta comodidad los puestos de descenso.

 

Ficha Tecnica

 

Real Madrid Castilla: Belman, Sergio López, Fran García, Gila, Chust (De la Fuente, 65′), Blanco, Martín (Baeza, 74′), Gelabert (Marvin, 59’), Fidalgo, Feuillassier y Pablo.

Las Rozas: Yelco, Iñaki (Raúl, 80′), Turégano, Nogueira, Molina, Albur, Samu, Zekri (A.Portero, 61′), Juanma, Reyna (Cedenilla, 26′) y Gonzalo.

 

Goles:

0-1 (min. 2): Molina.

1-1 (min. 26): Pablo.

1-2 (min. 69): Portero.

2-2 (min. 76): Baeza


Imagenes: realmadrid.com
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.