CRÓNICA | Pobreza ofensiva: RETAbet Bilbao Basket 82 – 81 Real Madrid

Una crónica de: @elcarrildel2

El Bilbao Basket se ha impuesto (82-81) al Real Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 9 de la temporada regular de la Liga ACB, disputado en el Pabellón Bilbao Arena.

Ha sido necesaria una prórroga para llegar a ese resultado. Más que ganar el Bilbao Basket, ha perdido el Real Madrid, que ha tenido una de las peores tardes que le recordamos, desde el pitido inicial hasta el final. Era previsible que el cansancio y la tensión acumulada tras el durísimo partido del jueves frente al FC Barcelona en el Palacio pasase factura. Sin embargo, no puede justificar el nefasto porcentaje de tiro, ni la pobreza táctica en el ataque del Madrid.

Se confirmó, una vez más, la teoría de aquel entrenador que decía que equipo jugador de triples, perdedor de partidos. Nada menos que 36 lanzamientos de tres hicieron los nuestros, para anotar únicamente seis. Quizás debiera alguien haber advertido que convenía más asegurar los puntos con canastas de dos.

Comenzó el partido con Sergio Llull a los mandos. Había falta de claridad en el ataque. El 0-5 de inicio fue un espejismo, al igual que el 10-16 a 2,20 del minuto 10. Un tiempo muerto de Mumbru sirvió para voltear la situación (18-10), que marcaría la tónica de las ventajas locales hasta el final del choque.

Con 23-21 comenzaba el segundo cuarto. Tompkins debutaba en la presente temporada. También saltaba a cancha Nakic. Laprovittola tuvo sus minutos, si bien en nada mejoró el juego de ataque del Madrid. En sus siete minutos en cancha, valoró -3 el base argentino. Tuvo que recurrir Laso a Facu Campazzo, mediado este cuarto. Acusó el Facu el esfuerzo acumulado, pero aún así el equipo agradeció su presencia.

Imagen: @CDBILBAOBASKET

Le costaba al Madrid hacer el balance defensivo, a la vez que los triples empezaban a ser un lastre preocupante: 2 de 11 a falta de 2 minutos para el 20. Los árbitros dejaban jugar, algo que suele ocurrirnos cuando jugamos lejos del Palacio. Un parcial de 2-9 logró maquillar algo el resultado al descanso (41-37).

Comentó Laso que nos había faltado agresividad ofensiva, y que habíamos dejado correr al contrario. Mantenía Bilbao las distancias en el marcador en el tercer periodo. Hacían la goma, algo de lo que nos habían advertido, pero que no podíamos evitar. Para colmo de males, Taylor fue expulsado por dos faltas técnicas, señaladas por el inefable Antonio Conde. Carroll había perdido la puntería (6 de 12 en tiros de campo, y hasta dos tiros libres seguidos fallados, dan cuenta de que el de Wyoming no se encuentra en su mejor momento). Rudy Fernández lanzó un triple desde diez metros (0 de 7 en este apartado del juego). Al minuto 30, 60-54.

Un parcial de 0-6 igualó el marcador a 8,05 del final. Nos quedamos en la orilla. Nuestros jugadores seguían con el tiro exterior como único argumento ofensivo (3 de 26 a siete minutos del final). Paraba Laso el partido con 65-60. De poco sirvió. El Facu volvió a pista para el arreón final. Con 75-73, Llull y Rudy decidieron jugarse el partido a triples, que siguieron sin entrar. Una técnica por flopping a Rafa Martínez nos dio esperanzas, que perdimos en la siguiente jugada, con una decisión extraña del Facu (pase atrás cuando parecía estar en posición de tirar a dos metros del aro). La pérdida llevó a una intencionada de Rudy, (77-74 a 1 minuto del final).

Llull anotó tres tiros libres para empatar a 77. Un robo de Campazzo en el siguiente ataque bilbaíno no sirvió más que para otro triple fallado de Llull, lo que nos condujo a la prórroga. Tampoco la misma sirvió para aclarar nuestras ideas. Hasta cinco rebotes ofensivos seguidos necesitamos coger para anotar, y hasta cinco triples fallamos en el tiempo adicional. Un tiro libre de Baldwin puso el 82-81 en el marcador, que nuestra última posesión no fue capaz de revertir. Tompkins falló el último tiro.

Primera derrota de la temporada en la liga ACB. El dato en sí no es preocupante, máxime teniendo en cuenta de donde veníamos y la jornada doble de Euroliga que nos espera la próxima semana. Sí lo es el errático juego de ataque del equipo, con el triple como único argumento para acabar las jugadas.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.


Fuente: elcarrildel2: tirando a dar

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.