OPINIÓN | Huelga a la vista

Un articulo de: @RMfutfem

Una de las particularidades del Futfem es el empeño de las jugadoras en tener las mismas condiciones que el fútbol masculino porque al final es el mismo deporte, fútbol. Esto ha hecho que jugadoras de la talla de Ada Hegerberg (actual balón de Oro) en su pleno apogeo se prive de disputar un mundial en señal de protesta con la Federación Noruega de fútbol o los constantes reclamos en el Mundial pasado cuando todo el estadio gritaba: “Equal Pay”. La determinación de las mujeres en general ha logrado que el mundo cambie varias cosas y en el fútbol han logrado profesionalizar ligas y torneos en un deporte netamente masculino y su crecimiento viene a pasos agigantados.

En esa lucha constante por romper paradigmas, las jugadoras se enfrentan en una dura batalla frente a sus empleadores en busca de algo que, aunque parece básico, aún no lo tienen, condiciones normales de trabajo. Desde la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y algunos otros sindicatos como Futbolistas ON se está buscando un convenio colectivo que pide unas cosas nada descabelladas: Un salario mínimo fijo anual (23.000€) Vacaciones y apoyos económicos en caso de maternidad o lesiones de larga duración. Algo que sería lo mínimo en cualquier trabajo. 

Por otra parte la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) les argumenta a la jugadoras que el Fútbol Femenino aún no es tan rentable para sostener económicamente esas demandas, para algunos clubes con escasos presupuestos sería imposible alcanzar esos salarios y por ende estarían al borde de la extinción. 

Imagen: twitter.com

Justo cuando las negociaciones estaban en punto muerto ya que la AFE exigía una parcialidad de jornada laboral no menor al 75% (basándose en que los entrenamientos y viajes para partidos también hacían parte de su trabajo) y la ACFF no accedía a una parcialidad mayor al 50% (por razones económicas) una mano salvadora apareció. Tebas y Mediapro de la mano de la ACFF ofreció liberar a los clubes del contrato por sus derechos televisivos y entregar el dinero restante para que las partes lleguen a un acuerdo en cuanto a la parcialidad, todo esto siempre y cuando los clubes puedan acogerse al programa de la RFEF y Mediapro pueda emitir 2 partidos por jornada. 

En principio parecía una buena propuesta y le dejaban el balón en cancha de Rubiales y la RFEF, que visualizando la situación y cuál Lex Luthor puso una contrapropuesta mucho más interesante: la RFEF pone el dinero que haya que poner para que se solucione el conflicto, pero también le pone unos asteriscos los cuales son: 1) Que se desbloquee el tema con la TV (es decir que quien tenga los derechos televisivos del equipo local transmita el partido, 2) Que le regresen los derechos de imagen a la RFEF y sean ellos quienes elijan la publicidad 3) Que una vez terminado el contrato con Mediapro en un par de años, los derechos de TV sean de la RFEF. 

Como ven esta situación cambia reunión a reunión y mientras más soluciones al conflicto también vemos que la huelga parece no tener vuelta atrás, la RFEF tiene la sartén por el mango y la ACFF parece ser la parte más reacia al diálogo, precisamente la última reunión (un día antes de la publicación de esta columna) con mediadores del Gobierno encontró un “ok” a la propuesta de parte de la AFE pero rechazada por la ACFF, así que por ahora hay huelga a la vista.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.