CRÓNICA | Una de terror y otra de suspense: Real Madrid 2 – 2 Club Brujas

Una crónica de: @MiedoEscenico2

Se jugaba en un horario desacostumbrado el partido de la segunda jornada de la fase de grupos de la UEFA Champions League que enfrentaba al Real Madrid con el Brujas en el estadio Santiago Bernabéu. Las siete de la tarde no pegan nada con un partido europeo, había luz natural suficiente para jugar, y no sabemos si fue, precisamente, la desorientación por este tema lo que hizo que el cuadro madridista empezara como empezó.

Puso Zidane en el campo a muchos de los jugadores que habían disputado un partido táctico y físico en el Metropolitano el pasado sábado, con un once formado esta vez por Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Nacho; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez, Benzema y Hazard. Los primeros minutos vieron a un Madrid agresivo, que tenía una ocasión en un cabezazo de Benzema que salió desviado.

No obstante, antes de que se cumplieran los diez minutos de partido, comenzó una película de terror: seres oscuros, con la camiseta del Brujas, aprovechaban una salida adelantada a defender de Carvajal para buscar su espalda. Tau medía la carrera con Varane, y daba un pase al medio donde Dennis entraba como un tiro. Aquí llegó el fenómeno paranormal, el delantero del conjunto belga se tropezaba solo, se trastabillaba con el balón y le salía un toque lento y raso hacia la portería. Courtois, vestido de amarillo, resbalaba como si hubiera pisado un plátano a juego con su indumentaria, y veía cómo el balón besaba su red.

El gol en contra volvió a alimentar los fantasmas de otros partidos como éste, con un mal inicio del Madrid por un gol en contra en una jugada de lo más gilipollas en su resolución. No está bien decir expresiones así, somos educados, pero la cara que se nos quedó a todos después del gol no fue de otra cosa. Incluso a algunos jugadores blancos, para qué engañarnos. El VAR revisó la jugada, pero concedió el gol. Es de agradecer la agilidad de la respuesta del VAR europeo, y la claridad al facilitar las imágenes, aunque sea con algo de retraso.

El Madrid comenzó a jugar su habitual papel de cazavampiros, con el crucifijo y los ajos colgando del cuello, pero lo hacía a un ritmo exasperantemente lento, con medio equipo jugando a un nivel muy por debajo de sus mejores prestaciones. Lucas le dio la razón esta vez a los que le critican, y jugó uno de sus partidos más malos con la camiseta blanca. Falló y falló con continuidad y apenas hizo alguna jugada destacable en positivo. Hazard pedía el balón, pero daba la sensación de que seguía jugando en el Chelsea, sin encontrarse con sus compañeros: imprecisiones, pases cortos, blandos, y aventuras individuales que no conducían a nada. El juego perdía fluidez cada vez que pasaba por sus botas, y eso acababa atascando el ataque por banda izquierda, con un Nacho que tampoco ayudaba mucho.

El peligro del Madrid en la primera parte lo llevaron jugadas que finalizaban con Carvajal entrando por la derecha y poniendo el balón atrás, con remates fallidos de Modric, Kroos… Cada centro de Carvajal al área, cuando iban al área, era un balón perdido. Pero pasaba igual con Lucas y Nacho. Hazard ni siquiera centraba, tampoco nos engañemos. Y Carvajal, al menos, robó unos cuantos balones anticipando en defensa. Los otros, ni eso. El Madrid se sostenía en los hombros de Kroos, construyendo continuamente jugadas para que otros las malograran, y también en los de Benzema, que decidió salir del área rival para generar jugadas que, al menos, pusieran en problemas al equipo belga.

Un cabezazo de Varane fue rechazado por Mignolet con muchos apuros en el minuto 28, pero llegar hasta ese punto era un verdadero trabajo. Mientras tanto, el Madrid se veía castigado en cada salida al contraataque de los vampiros belgas, que salían como flechas con cada error o pérdida de los madridistas en zonas sensibles. En el minuto 33, una entrada por la zona de Ramos era desviada con una mano por Courtois, en su única intervención destacable de lo que jugó. Otro remate de Kroos desde fuera del área salía cerca de la portería de Mignolet, poco después, y, en el minuto 39, otro error, esta vez de Modric, acompañado de la lentitud volviendo de Ramos, dejaba a Dennis entrando frente a Courtois, y volviendo a trastabillarse. Dentro de los episodios terroríficos de la primera parte, es necesario incluir el motivo por el que le marcan, en un uno contra uno, una vaselina no demasiado alta a un portero de casi dos metros.

Antes del descanso, otro disparo de Kroos y una jugada espectacular de Benzema por la línea de fondo, eran los estériles intentos madridistas por salir de la pesadilla en que estaban sumidos. El 0-2 pesaba en las botas, en las espaldas y en la mirada y, sobre todo, no parecía que el equipo tuviera la capacidad de reacción necesaria para salir de este túnel del terror en que estaba metido. Pero es que, cuando la mitad de tus jugadores no están al nivel requerido por el partido (y no hablamos de cualquiera, eran Courtois, Ramos, Modric, Lucas y Hazard), es muy difícil ganar un partido o jugar bien. Tampoco ayudan los pitos desde la grada para demostrar el enfado, pero esa ya es una batalla perdida. La gente es libre de hacer lo que quiera, y si quieren empeorar la situación, están en todo su derecho. Eso sí, nosotros nos permitimos seguir dudando de su capacidad intelectual. La libertad es para todos, al fin y al cabo..

Sin embargo, el descanso trajo un par de noticias destacables. Zidane decidía sustituir al portero y daba entrada a Areola, en principio por problemas de salud de Courtois. Y entraba también Marcelo por Nacho, para tratar de llevar peligro por la banda izquierda. Pero, sobre todo, la escuadra blanca salió con una mentalidad diferente. Con poco que perder, y mucho que ganar, se lanzó a un asedio desesperado de la portería flamenca. Cabezazos de Benzema, remates de Hazard, y movimiento de balón continuo tenían como consecuencia dejar espacios que Dennis estuvo a punto de aprovechar en una contra que desactivó Areola. En el minuto 55, Benzema recibió escorado en la parte derecha del ataque madridista, dentro del área, y a toda velocidad preparó un paquete express, lo forró con papel de regalo y un lacito, y lo puso en la cabeza de Sergio Ramos, que remató picado y pilló a contrapié al portero marcando gol. El juez de línea señaló fuera de juego, y el VAR le llevó la contraria, tras un rato de suspense, considerando legal el remate y, con ello, haciendo subir el 1-2 al marcador.

En los siguientes diez minutos, el Madrid siguió atacando sin descanso, con remates de Lucas o Casemiro que no llegaban a la portería rival. El equipo merengue agotó sus cambios cuando Zidane decidió dar entrada a Vinicius por Lucas. La entrada del brasileño, curiosamente, mantuvo el ritmo de ataque madridista, pero lo hizo algo más trabado y confuso, en vez de aportarle más claridad. Hazard seguía eligiendo mal en ocasiones, sin dar continuidad a entradas por banda de Marcelo, que se cansó de doblarle, y Modric seguía en su particular pelea por recuperar balones, mientras perdía otros, alguno de ellos muy peligroso. El Madrid se sostenía gracias a Casemiro, Kroos y Benzema, y no parecía ser suficiente.

En el minuto 84, Vormer veía la segunda tarjeta roja por un pisotón al talón de Vinicius, y un minuto después, una falta sacada con dulzura por Kroos, era rematada por fuerza y ganas por un Casemiro colosal, que mandaba el balón al fin a la red de Mignolet, estableciendo el empate a dos. De ahí al final, el Madrid siguió intentándolo, con más fe que fuerza, y el Brujas tuvo alguna ocasión provocada por errores del equipo blanco, con lo que se mantuvo el suspense hasta el minuto 95, pudiendo acabar perfectamente el partido 3-2 o 2-3.

Este empate pone difíciles las cosas al equipo madridista, que sólo tiene un punto tras dos partidos, en esta edición de la Champions League. Como aspecto positivo, destaca la reacción del equipo, pero seguimos pagando muy caro errores defensivos infantiles, y fallos individuales. El equipo tiene dificultades para hacer circular la pelota con velocidad, y eso determina en muchos casos que sea muy previsible. El siguiente partido de UEFA Champions League le enfrentará al Galatasaray, el 22 de octubre en el Tûrk Telekom Arena: otro túnel del terror…


REAL MADRID 2 – 2 BRUJAS

GOLES:

0-1: Minuto 9, Dennis.

0-2: Minuto 39, Dennis.

1-2: Minuto 55, Sergio Ramos (asistencia de Benzema)

2-2: Minuto 85, Casemiro (asistencia de Kroos).

REAL MADRID: Courtois (Areola, min. 45), Carvajal, Varane, Ramos, Nacho (Marcelo, min. 45); Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez (Vinicius Jr, min. 67), Benzema y Hazard.

ÁRBITRO: Georgi Kabakov (Bulgaria). Mostró tarjeta amarilla a Hazard (min. 92).


Imagenes: realmadrid.com
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.