CRÓNICA | Tercer bolo. Humillante: Real Madrid 3 – 7 Atlético de Madrid

Una crónica de: @MiedoEscenico2

Difícil encontrar un partido en el que se junten tantos errores, de entrenador y jugadores, a lo largo de casi una hora. Pues ayer el Madrid se encontró con ese partido, aunque probablemente lo buscó sin darse cuenta. Puso en liza Zinedine Zidane una alineación con Courtois; Odriozola, Nacho, Ramos, Marcelo; Kroos, Modric; Vinicius, Isco, Hazard; y Jovic en punta, saludada con alegría por algunos aficionados.

Antes del partido, comentaba que me parecía muy ofensiva (que está muy bien), pero que, como el Atlético de Madrid, en el partido que se iba a disputar en el MetLife Stadium (New Jersey), saliera a la contra, el equipo lo pasaría mal. Y lo pasó peor que mal.

Imagen: realmadrid.com

Las principales ideas de la primera parte:

– En 4-2-3-1, si juegas con dos centrocampistas que no son mediocentros defensivos, y los acompañas de laterales muy ofensivos y de una línea de media punta más dedicada a atacar que a presionar y defender, el equipo se hace sumamente frágil.

– La dupla Kroos-Modric, si juega junta ahí, tendrá que ser en partidos de Copa contra equipos de 2ªB o en Liga contra equipos ya descendidos, a no ser que vaya acompañada de otra parte del equipo que defienda.

– Los tres que juegan más adelantados tienen que defender más atrás o salir a cortar la salida rival, si es necesario haciendo faltas. La presión también es para eso, “ensuciar” la salida del contrario, no sólo para recuperar la posesión.

– La vulnerabilidad de la defensa tiene mucho que ver con las buenas condiciones en que lleguen los delanteros rivales. Esta noche, todas.

– No se debe salir al campo a verlas venir, hace falta salir enchufado al partido desde el minuto 1, especialmente contra rivales de cierta entidad. Hoy no fue así y, en media hora, el partido estaba 0-4, perdiendo un balón tras otro entre defensa y centro del campo.

– Salir a dominar un partido consiste en que se haga lo que tú quieres: en el cuarto de hora final, el Madrid recuperó el balón pero volcó el ataque por la derecha con Vinicius, infrautilizando la banda izquierda. El Atlético sólo tenía que montar 2 contra 1 a Hazard o 3 contra 2 frente a Marcelo y Hazard para obligar al Real Madrid a circular el balón hacia el otro lado.

Imagen: realmadrid.com

El descanso, ya con 0-5 en el marcador, no trajo un cambio radical en la alineación madridista. Zidane dio entrada a los denostados Navas, Carvajal y Lucas Vázquez en lugar de Courtois, Odriozola y Vinicius. A falta de media hora para el final, entrarían también De la Fuente, Hernández, Kubo, Rodrygo y Bale, saliendo del campo Ramos, Marcelo, Modric, Isco y Hazard.

Lo más destacable:

– Al menos una parte del equipo salió con otra actitud: pero no fue suficiente para evitar otro gol rival a los cinco minutos de juego.

– Hay jugadores en el equipo con capacidad para sobreponerse a las peores situaciones y otros que no. Los segundos, probablemente, sobran en la plantilla.

– Aunque el resultado parcial de la segunda parte fuera favorable, es engañoso: el Atlético siguió llegando con oportunidades claras al área blanca.

– No queda claro en qué porcentaje el Madrid se recuperó y en qué porcentaje el Atlético bajó el ritmo, pero no dio sensación de que el Madrid dominara el juego casi en ningún momento.

– La banda derecha Carvajal-Lucas es menos bonita de ver, pero no tiene problema en ir al combate, aunque no le salgan las cosas. La banda derecha Odriozola-Vinicius es muy liviana en defensa.

El resultado final fue 3-7 a favor del Atlético de Madrid.


Jugador por jugador en el partido:

Courtois: recibió cinco goles, en algunos pudo hacer algo más, y salvó otros dos. Sin duda, se espera más de él, especialmente en partidos como éste.

Odriozola: volvió a ser el mosquito inerme en defensa del año pasado, aportó subidas pero en este partido hacía falta otra cosa. El Atlético salía por su banda en cada contra.

Nacho: sobrepasado en la primera mitad y descentrado al inicio de la segunda, al menos mostró actitud de querer recuperarse y marcó un gol y apretó más en la parte final.

Ramos: anticipó dos veces y le pasaron como aviones otras veinte. Poco sólido, que es lo peor que le puede pasar a un central. Y descentrado, que es lo peor que le puede pasar a un capitán.

Marcelo: poca aportación ofensiva, porque el Atlético cerraba sus posibilidades de llegar a línea de fondo o de entrar en el área, y sin trascendencia defensiva.

Kroos: otro que fue sobrepasado en la primera media hora, con pérdidas de balón, pases imprecisos y sufriendo bajo la presión rojiblanca en la salida. Se rehízo y mejoró algo en la segunda parte, pero no destacó especialmente.

Modric: desaparecido en la primera parte, con errores en el pase y poco activo defensivamente, le superó el partido.

Vinicius: lo intentó, desde banda derecha, con más voluntad que acierto. Una gran pared con Odriozola y un remate al poste fueron su aportación. Desentendido en tareas defensivas, el agujero empezaba en su zona.

Isco: no presionó en la primera media hora. Luego llegó tarde, hizo faltas, recibió una tarjeta amarilla, hizo un penalti, una mano y eso fue todo. En ataque desapareció y no dio muestras de querer aparecer.

Hazard: en la primera parte apenas le llegaron balones, el equipo rojiblanco le cerraba con superioridad de efectivos y sólo en la segunda parte, con la presencia de Benzema por su banda, se animó algo. Dio el pase del primer gol tras una buena jugada por línea de fondo.

Jovic: no tocó apenas el balón hasta que un choque con Oblak le causó una lesión de tobillo, que esperamos que no sea grave. Tres partidos después, no sabemos cómo juega.

Benzema: entró con ganas, pero no tuvo mucha compañía en el final de la primera parte. En la segunda, siguió intentándolo cayendo a banda izquierda, y hasta el final del partido bajó a ayudar en defensa para recuperar algún balón. Marcó de penalti. De lo más tolerable del equipo, pero pisando poco el área.

Navas: como Courtois, salvó un par de goles, y recibió otros dos. Entre igual y algo mejor que el belga, esta vez.

Carvajal: se le pueden achacar muchas cosas, pero le puso ganas, peleó, anticipó, trabajó en defensa y acabó expulsado en el minuto 65 tras una tangana con Diego Costa, que le propinó una patada brutal.

Lucas Vázquez: como el anterior, salió al campo a pelear y ayudó defendiendo su banda. No tan desafortunado como otras veces en ataque, puso buenos centros y llegó a línea de fondo con algo más de peligro. Tras la expulsión de Carvajal, asumió el rol de lateral derecho.

Javi Hernández: dentro del caos que es la defensa del Madrid, intentó mantener el tipo. Marcó un gol en una jugada a balón parado al final, rematando en la línea un rebote del poste.

De la Fuente: como el anterior, trató de mantener el tipo, aunque hubo jugadas en el área que denotaban cierto nerviosismo. Duro en el corte y atrevido arriba, remató al poste de cabeza en el último gol madridista.

Kubo: ocupó la posición de medio centro/interior cerca de Kroos y resultó instrascendente en las ocasiones en que jugó en esa zona. Sólo un buen disparo a puerta, que Oblak tuvo que sacar con apuros.

Rodrygo: se ubicó en banda derecha y parece tener fuerza y carácter, aunque tampoco hizo nada especialmente destacable. Pero juega con sentido, que ya es algo.

Bale: apenas apareció, y lo poco que hizo no se transformó en nada memorable, salvo un remate de cabeza forzado que desvió un jugador atlético a córner. Tan vigilado como Hazard antes.

No jugaron: Varane, Seoane, Fidalgo y Mariano.

Lesionados: Brahim, Mendy y Asensio.

Tras este partido, el Real Madrid vuelve a Europa y el siguiente encuentro será el martes 30 de julio a las 18:00, en el Allianz Arena de Munich, en las semifinales de la Audi Cup, frente al Tottenham Hotspur. Esperemos que el desastre de hoy sirva para cambiar ciertas cuestiones al entrenador y los jugadores.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.