CRÓNICA | A la Final: Valencia Basket 78 – 85 Real Madrid

Una crónica de: @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (78-85), al Valencia Basket, en el tercer partido de la semifinal de los play off por el título de la Liga ACB, disputado esta noche en el Pabellón de la Fuente de San Luis, de la capital del Turia. Tras esta victoria, el Madrid accede a su octava final de la Liga ACB consecutiva.

Se había mostrado el Madrid superior al Valencia Basket en los dos primeros encuentros. También lo fue en este tercero, en el que los valencianos optaron por endurecer el juego, traspasando en varias ocasiones los límites del reglamento. Se mantuvieron firmes los colegiados, que a punto estuvieron de que se les fuera el partido de las manos en algunos momentos de los cuartos segundo y tercero. Pero también en esto la veteranía es un grado.

Comenzamos con enorme acierto desde la línea de tres, con Rudy y Taylor anotando todo lo que tiraban. Randolph muy activo en defensa, y Campazzo dando asistencias. Hasta seis contemplamos en este tramo, con únicamente dos pérdidas, por seis de los locales. Cuatro de siete en triples. Lástima un rebote ofensivo del Valencia en la última jugada, que dejaba el marcador al minuto 10 en un 19-20.

El segundo cuarto evidenció otro día flojo de Causeur. Tampoco estuvo fino Tompkins, superado por Will Thomas en ambas zonas. Se puso el Valencia por delante a falta de 4,40 para el 20 (30-28). Un parcial de 11-2 llevo el marcador a un 34-28. Arreciaba la charanga local. Randolph ocupaba el puesto de Tompkins, taponando el boquete que nos había abierto Thomas. Un día más, Guillem Vives hizo uso de métodos antideportivos, consiguiendo sacar una falta en ataque a Sergio Llull. Después se tiraría al suelo en un lance con Campazzo. Finalizaba el cuarto, con un parcial de 19-15, que dejaba un marcador al descanso de 38-35. Habíamos encajado 26 puntos en la pintura. En rebotes, perdíamos igualmente 16-11. A la vuelta de vestuarios, manifestaba Laso que nos había faltado dureza.

El tercer cuarto comenzó con un 0-5, que nos devolvía la delantera en el marcador. Campazzo, que cuanto más se calienta el partido más aparece, logró un 3 + 1 estratosférico, para poner el 40-44 en el marcador, y dejar en el ambiente la sensación de que los nuestros habían salido concienciados de que había que arremangarse y entrar al cuerpo a cuerpo para ganar el partido y cerrar la eliminatoria.

Imagen: elespañol.com

Apareció en este tramo Dubljevic, para anotar desde detrás de la línea de tres. Tavares no recibía ayudas. Se movía el marcador de manera muy ajustada. Doornekamp recibió una técnica clara como el agua. Compensarían los trencillas minutos después señalando otra a Tavares. Aquí también se vio la experiencia de unos y la bisoñez del pivot de Cabo Verde. El público se encendió, y gritó aquello de así, así gana el Madrid, tan manido por las aficiones de los equipos menores.

El Valencia había vivido de los triples de Dubljevic, y ya se sabe aquello de que el equipo que se la juega al triples acaba perdiendo los partidos. Al minuto 30, el marcador señalaba un 60-63 (parcial de 22-28).

El último acto comenzó con el Madrid fallando dos ataques seguidos. El tercero fue un triple de Rudy, que mantenía la ventaja blanca. Felipe saltó a cancha (partido 1.001 del cordobés con el Madrid) para endurecer la defensa sobre Thomas. Lo logró el Capitán. Carroll, que no estuvo afortunado en el tiro, robó un balón en momento importante, para poner seis arriba al Madrid. Cometió ataque Rudy sobre San Emeterio. Lo celebró con celeridad la Señorita Valdemoro, tan antimadridista siempre. El Valencia lo intentaba bajando al barro, pero respondían bien los nuestros. Las ventajas blancas se movían en torno a los cinco puntos. A uno (78-79) se lograron poner los taronjas a 2,15 para el final, con un Van Rossom que asumió el protagonismo de su equipo, una vez que Dubljevic había perdido el acierto anotador. Cerró el partido Campazzo, con un tiro a una pierna y a tabla, que ponía el 78-83 en el luminoso a falta de 1,08. Minuto 40, 78-85. Tercera victoria en la serie y el pase a la final. El octavo consecutivo, el octavo desde que Pablo Laso ocupa el banquillo del Madrid.

En cuanto a los números del partido, el mejor fue Randolph (24 de valoración), seguido de Facundo Campazzo (21), Rudy (14), Taylor y Ayón (10). Ganamos en rebotes totales (29 contra 26), dimos 19 asistencias, el porcentaje en tiros de dos fue del 59%, el de triples del 39%, y la valoración conjunta de 101, por únicamente 74 la de los valencianos.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.


Fuente: elcarrildel2: tirando a dar
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.