PREVIA | Real Madrid vs Cafés Candelas Breogán | Liga Endesa | Jornada 29

Una previa de: @danipuerto6

Regresa el Real Madrid a la competición nacional tras su brillante paso por los playoff de Euroliga. Un Madrid que recibirá a un Café Candelas Breogán inmerso en la lucha por evitar caer al pozo de la LEB al final del curso.

Llegan los de Laso con la moral a tope y descansados, al haber cerrado su pase el Martes ganando en tierras griegas su tercer partido consecutivo a Panathinaikos en su cruce por alcanzar la Final Four europea, con tres jugadores en estado de gracia: Rudy, Taylor y sobretodo Facundo Campazzo.

Breogán se presentará en el Wizink Center como el convidado de piedra en la fiesta que vivirán los madridistas el Sábado en la tarde, un equipo gallego al que los acontecimientos europeos del Madrid no han hecho sino complicar aún más si cabe su partido, pues su rival no sólo llega lanzado y habiendo recuperado a jugadores que no venían realizando su mejor baloncesto, sino también descansado y sin nada más en el horizonte salvo este partido. Con su clasificación en el bolsillo, para Laso, la Liga Endesa o al menos los partidos previos a la F4 de Vitoria se convertirán en un banco de pruebas válido para preparar ese importante acontecimiento, así que la posibilidad de que no existan rotaciones y que se plante con sus doce jugadores más utilizados no sería de extrañar.

El “Breo” deberá cambiar su juego de raíz si quiere optar a la victoria, pues los de Tito Díaz llegan como el segundo peor ataque y una de las cinco peores defensas de la competición, mientras en frente tendrá a la cuarta mejor defensa y al segundo mejor ataque, unas diferencias que a priori, dan al Madrid como claro favorito al choque. Cierto es que los gallegos no tendrán nada que perder y que ganar significará entrar en la historia, algo que ya hicieron en la ida, donde rayaron a gran altura y lograron una victoria en el Pazo Dos Deportes, jugando posiblemente su mejor baloncesto de la temporada ante un Madrid plagado de rotaciones y apremiado por una competición europea que a día de hoy ya no conlleva tanta presión ni trae la necesidad imperiosa de dar descanso a jugadores fundamentales.

Imagen: elespañol.com

El Madrid buscará un partido de desgaste, subiendo el ritmo según avanzan los minutos, jugando a cambiar el orden de juego mediante la inclusión de jugadores como Causeur o Deck, a los que el entrenador vitoriano suele esconder durante casi toda la primera parte, para luego darles salida en la segunda mitad. La estrategia será la de ganar el partido sin quemar jugadores y ahí gente como Felipe Reyes (recién renovado), Carroll, Prepelic o Yusta son vitales. También estará la opción de limitar a Campazzo, vital tras la baja por lesión de Llull y que vive uno de sus mejores momentos de juego desde que viste de blanco. Con Facu puede que se decida rotar, aunque su momento de forma y las ganas que tiene la parroquia blanca de recibirle tras su exhibición europea hacen pensar que jugará, menos tiempo que de costumbre, pero jugará.

Breogán estará esperando a un rival despistado, más pendiente del agasajo de su público que de jugar, “pasota” al cumplir con otro de sus objetivos como clasificar para la F4 como ya sucediese en el pasado. Es ahí, ante la pasividad del Madrid donde Tito Díaz basará sus opciones de victoria, agarrado al bajo rendimiento blanco, mezclado con un partido perfecto de los suyos. La tarea se complica al presentarse con las bajas de Úriz o Norel y las dudas de Vidal, Ochefu y Gerun. Los gallegos saben que minimizar errores será fundamental ante un equipo, el Madrid, que castiga cada equivocación, convirtiendo en puntos cada fallo de su rival. Lograr que los de Laso bajen sus porcentajes de acierto y dominar su rebote negándole a los blancos segundas opciones, serán situaciones obligadas para Breogán si quiere competir, además de convertir todo ese caudal defensivo en puntos de la mano de Ray McCallum, Cvetkovic, Redivo o alec Brown.

En definitiva, un partido en el que si el Madrid juega su baloncesto, ese juego de transiciones fugaces en ataque, con múltiples jugadores que anotan e intenso en defensa, mordiendo en cada línea de pase, colapsando al jugador de balón y donde Tavares se convierte en un muro infranqueable, los locales estarán en disposición de alargar la fiesta europea y auto-homenajearse ante un rival, el Café Candelas Breogán, que poco tendrá que decir o hacer, porque cuando el Madrid se muestra así de superlativo, nadie en Europa puede.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.