PREVIA | Real Madrid vs FC Barcelona | Liga Endesa | Jornada 24

Una previa de: @danipuerto6

El domingo llegará el quinto capítulo de la temporada, de la mayor rivalidad que existe en el baloncesto europeo, la que enfrenta al Real Madrid y al Barça Lassa.

Hablar del clásico del baloncesto hoy, es hablar de la última final de Copa del Rey, donde una polémica decisión arbitral, privó a los blancos de llevarse la copa en su casa, dejando que el Barça revalidara su título. En el Madrid no lo olvidan, como tampoco que tras esa final, la derrota en cancha culé dentro de la Euroliga.

Tres derrotas en cuatro partidos, esa es la racha negativa que el Madrid tiene con los culés, eso sí, la única victoria llegó en Madrid y de todos los choques, es la que marcó una mayor diferencia en el marcador al finalizar. El WiZink le tiene ganas al Barça, de eso no hay dudas, se la tiene y con razón después de todas las burlas e insultos que la grada culé le dedicó al Real Madrid en ese último choque europeo. Será la afición blanca quien deba tirar del equipo en el inicio, afición que deberá subir los decibelios del pabellón y calentar el ambiente hasta cotas inimaginables, convirtiendo el recinto en un verdadero infierno donde “quemar” a los de Pesic.

Tras conectar la grada, le llega el turno al equipo de Laso. Llega el Madrid en un buen momento aunque con las dudas de Gabriel Deck y Rudy, aquejados de sus tobillos por sendas torceduras. Si el argentino y el español no son de la partida, las opciones del Barça llegarán a través de sus aleros, que se muestran dominadores por físico y tamaño ante lo que expondrá el Madrid. Por ahí intentaría el Barça desmontar la defensa madridista, obligando a que los blancos tiren de su cadena de ayudas para luego, a través del “extra pass”, conectar a los tiradores o a sus pivots.

Imagen: diariodesevilla.es

Los de Pesic juegan al límite de la legalidad cuando juegan contra el Madrid, aparte de gestionar como ninguno eso del “otro” baloncesto, aquello de protestarlo todo para ir metiendo presión al trio arbitral. Pesic es un maestro en esas lides, más fáciles de pasar en España que en Europa, pues como vimos hace poco, en Euroliga pueden mandarle a vestuarios en el inicio de un partido sin arrugarse, algo que en la Liga Endesa será imposible de ver. El Madrid querrá correr, querrá elevar el ritmo del partido y esas opciones las “mata” el Barça a base de imponer su músculo, parando a los lanzadores del Madrid por activa o por pasiva. La capacidad que tengan los bases madridistas para aguantar y seguir buscando correr en ventaja y en cancha abierta, marcará el devenir del choque.

El Barça tiene el talento suficiente para hacer daño a través de cualquier jugador de su plantilla, pero ante el Madrid, siempre es Tomic el que se erige como líder. Será Tavares quien afronte esa tarea, difícil por la cantidad de recursos ofensivos que posee el croata, aun así, ha sido Edy el que ha puesto la primera piedra en cada una de las últimas victorias que el Madrid ha logrado ante el equipo catalán, desmontando a Tomic primero y abrigando el aro madridista después, asustando a cada jugador blaugrana con ganas de anotar desde la pintura.

Tras el caboverdiano, deberá llegar un trabajo coral de los cuatro restantes, evitando ser desbordados por sus pares y saltando en las ayudas cuando sea necesario. En esas lides se echará mucho de menos a Rudy si no es de la partida, pues el mallorquín es un experto en ese tipo de defensas altas y agresivas. Sólo Heurtel de los exteriores, tiene la suficiente solvencia para buscarse los puntos por sí mismo, porque tanto a Kuric, Pangos o Ribas, les cuesta más desembarazarse de sus pares si la defensa es agresiva, necesitando de algún compañero que los libere o aleje a sus defensores para poder anotar. El Madrid por el contrario tiene esa ventaja, donde sus exteriores son más solventes en el 1×1. Pero con dos plantillas de ese potencial, hacer un vaticinio de quien será el héroe que acerque la victoria es complicado, más si hablamos de jugadores como Llull, Ayón o Causeur por un lado, o Singleton, Hanga o Seraphin (también es duda) por el otro.

El Barça llegará a Madrid con la idea de afianzar su liderato metiendo a los blancos dos partidos de ventaja en la clasificación. Mientras, los madridistas querrán hacerse fuertes en casa e igualar en la cabeza a los de Pesic, intentando si es posible, arrebatarles ese “average” de diecisiete puntos de ventaja que traen los catalanes del partido de ida, algo que para Laso no es descabellado, pues ya reservó jugadores importantes en Euroliga para completar el tan ansiado asalto a la primera posición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.