CRÓNICA | Divina Seguros Joventut 74 – 83 Real Madrid | Liga Endesa | Jornada 22

Una crónica de: @danipuerto6

Ganó el Madrid en Badalona por 74-83 en un partido serio de los de Laso pero sin brillo, un triunfo “obrero”, currado hasta el final, donde no es de extrañar que con esas condiciones, de entre los destacados aparezcan tres de los cuatro argentinos que hoy se citaban.

Con el Palacio de Deportes de Badalona lleno hasta la bandera, se inició un partido de juego errático y donde las pérdidas de balón marcaron la primera mitad. El Madrid supo contener a Laprovittola y Todorovic, limitando así las opciones ofensivas de una Penya que veía como sin sus faros ofensivos, era Harangody el que se erigía como líder de los verde y negro. Los de Laso llevaban el partido donde querían aunque sin exponerse, guardándose el físico que les quedaba tras lo de Fenerbahçe, para una segunda mitad que podía complicarse si los blancos se dormían. Con Tavares mandando en ambas zonas e intimidando a todo jugador rival que se atrevía a pisar la pintura madridista. Aunque el Madrid mantenía una línea colectiva en ataque, eran Llull y Deck los mejores, con Rudy ya mostrando lo que vendría en la segunda mitad.

La segunda parte comenzó bajo el mismo signo que la primera, el Madrid dominando y el Joventut aprovechando cualquier resquicio para no descolgarse en el marcador. Laprovittola empezaba a sacudirse la defensa que le planteaba Laso, pero sin poder desplegar ese juego total que venía desplegando en liga. Para los madridistas, el juego se desarrollaba según sus planes y cuando Durán lograba dar con la tecla e incomodarles, aparecían secundarios con Taylor o Causeur para volver a dejar las cosas como estaban. Así trascurrió el tercer cuarto, donde a su cierre, la defensa blanca había dejado a Laprovittola y Todorovic en unos bajísmos 5 de 19 en tiros de campo en esos primeros treinta minutos.

Imagen: elespañol.com

Pero llegó el último parcial y ahí se desató la locura. Las defensas dejaron paso a los ataques y en esas despertaron los dos colosos del Joventut. El partido se rompió, el Madrid dejó de ser claro dominador y aparecieron los argentinos. Campazzo y Deck por parte madridista y un genial Laprovittola, que por fin encontraba los espacios y el acierto que su rival le había negado. Los bases se “picaron” y por momentos parecía más un desafío entre ambos que un partido de equipos. Ese duelo de argentinos más propio del “O.K Corral” que de un partido de baloncesto se abría a nuevos duelistas como Todorovic, que sin Tavares veía más claro el aro o Deck, capaz de mostrar más emociones en su juego que en su rostro. Pero sobre todos ellos se elevó la figura de un canterano del Joventut que para desgracia de la Penya, juega en el Madrid: Rudy Fernández.

Don Rodolfo tiró de talento y por sí sólo respondía a cada zarpazo verde, un triple por aquí, otro por allá y pese al momento dulce por el que pasaba Laprovittola, el alero blanco se encargaba de evitar que su equipo perdiese el norte y de paso, la ventaja en el marcador. Durán le cambiaba los marcadores, desde Ventura a Bongou-Colo pasando por Arostegui y todos se vieron impotentes ante Fernández, que firmó un 4 de 6 en tiros de tres puntos, lo que le acredita como 7º mejor triplista en la historia adelantando con 737 a otro ídolo del Madrid, Louis Bullock que se queda con 734.

Laprovittola ya firmaba 23 puntos cuando el Madrid decidió que se había acabado. Los de Laso dieron otro arreón  en el marcador, lo que les valió para finiquitar un partido sin brillantez pero sólido en defensa, con la sensación de no haber gastado más fuerzas de las necesarias y donde jugadores como Llull siguen quemando etapas y recuperando un nivel mayor justo ahora, que llega la parte decisiva de la temporada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.