OPINIÓN | Enemigo público

Un articulo de: @eldiariodemou

Tras la enesima tropelia sufrida por nuestro club, en esta ocasión y por segunda vez consecutiva en la final de la Copa del Rey de baloncesto, el madridismo y parece también que el mismo club han estallado. Ante las insuficientes explicaciones que tanto la ACB como la Asociación de Árbitros dierón tras el escandalo mayusculo en la final disputada por Real Madrid y FC Barcelona y que supuso el injusto triunfo del conjunto blaugrana gracias a una bochornosa e incompresible decisión arbitral en la última jugada del partido, el club blanco mediante un comunicado ha anunciado que: “Esta estudiando las medidas y actuaciones a adoptar ante la enorme gravedad de los hechos acontecidos”.

En diferentes medios se apunta a que el Real Madrid se esta planteando el abandonar la ACB, dejando asi de disputar cualquiera de sus competiciones. Sinceramente y a pesar del hervidero que en el dia de ayer fueron las diferentes redes sociales, no creo que el club decida finalmente tomar esa decisión, en mi opinión el club lo que intenta es echar un pulso a la competición nacional para conseguir que se le respete y se le trate como merece.

Que no os engañen, la ACB cada vez es seguida por menos aficionados al baloncesto, tanto en los pabellones como también por televisión, el Real Madrid es el único equipo que es capaz de subir las audiencias televisivas y es sin duda el equipo que consigue atraer a más aficionados. A dia de hoy nuestro club no necesita para nada a la ACB, pero la ACB se hundiria irremediablemente sin la participación del nuestro equipo en sus competiciones. 

A pesar de lo injusto de la derrota ante el Barcelona por esa decisión arbitral incomprensible, mas aún disponiendo de infinidad de tomas con el Instant Replay, no hay que dejar de reconocer que dado y como se dio el partido, los nuestros no debian de haber llegado al final del partido con un final tan apretado, cabe recordar que el último cuarto del partido se inicio con 16 puntos de ventaja para los nuestros, ventaja que perdierón de manera incomprensible. Y que en la penultima jugada del partido, Anthony Randolph cometio una clara falta sobre Singleton que los colegiados no señalarón y que podia haber supuesto de haber sido señalada, muy probablemente, el justo triunfo del Barcelona. Dicho esto, no justifica ello de ninguna manera la última decisión arbitral y lo injusto del triunfo de los de Pesic.

Tanto en baloncesto como en fútbol los madridistas nos quejamos – y con razón – de las diferentes varas de medir que los diferentes estamentos federativos o arbitrales tienen con nuestro club y con el FC Barcelona. Muchos, entre los que me incluyo, pensabamos que la inclusión del VAR en LaLiga iba a suponer una clara mejoria para los intereses ya no solo del Real Madrid sino también para el resto de equipos del fútbol español, y que los continuos favores arbitrales de los que gozaba el FC Barcelona iban a verse mermados de manera bastante ostensible. Pero cual ha sido nuestra sorpresa al ver que no solo no han disminuido sino que cada vez son más asiduos y escandalosos.

Todo esto no obedece solamente a cuestiones deportivas, sino también politicas. La actual situación de nuestro país y el alza del independentismo catalan gracias a una clase politica buenista, cobarde y vergonzante que ha dejado que se llegue a esta situación, tiene mucho que ver en lo que estamos viendo también en las diferentes competiciones nacionales desde hace ya varios años. El Real Madrid es la encarnación del mal para los nacionalistas e independentistas, mientras el FC Barcelona enarbola orgulloso la bandera del nazionalismo catalan. El Madrid es uno de sus objetivos a destruir, sirviendose de todos sus mecanismos de propaganda, de medios de comunicación y también manejando a su antojo a diferentes federaciones nacionales. Vease la ACB en baloncesto o la propia RFEF, LaLiga o el CTA en el fútbol nacional. Estoy convencido que si el Real Madrid tuviera un equipo de petanca, curling o de lanzamiento de dardos, el trato que recibiria seria el mismo.

No se trata de llorar, como pueden pensar algunos, el madridismo no pide que se favorezca a su club sino que no se le perjudique de manera tan reiterada y flagrante. Da la impresión de que nuestros equipos deben ser muy superiores a sus rivales para no verse perjudicados por diferentes decisiones perniciosas jornada tras jornada. Y no solo en los terrenos de juego, sino también en la configuración de los diferentes calendarios de las competiciones o en los horarios de los partidos. No solo hablo de los primeros equipos, sino también de los equipos de cantera del Real Madrid.

Veremos si por fin el Real Madrid decide plantar cara de manera clara y sin ambiguedades a toda esta situación que el propio club y también nosotros, sus aficionados, venimos sufriendo desde hace ya demasiados años. Este ordago en baloncesto deberia ser acompañado de otro golpe en la mesa también en el deporte rey. Si para muchos somos el enemigo público numero uno, demosles el gusto y hagamos que nos sufran de verdad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.