OPINIÓN | Carta al Real Madrid

Un articulo de: @rlopezg80

No voy a entrar a discutir quién es aquí más madridista, cuántos años lleva de socio quién, cuántas veces se ha subido y bajado del carro quién, o en definitiva quién mea más lejos. El Madrid es el club con más aficionados del mundo y como tal es el club con más versiones diferentes de sentir el madridismo. Todos a su manera son madridistas. 

No. Lo que quiero expresar desde estas humildes líneas que a nadie del club van a llegar, es una rabia y una impotencia contenidas a la que tengo que dar salida, aunque sea escribiendo .Lo de ayer es el penúltimo capítulo de esta película sobre la enorme tela de araña llamada Liga, Federación Española de Fútbol, Mediapro y Fútbol Club Barcelona: Luis Suárez, el jugador más expulsado de la Premier y que aquí tras cinco temporadas aún no ha sido expulsado, metió un gol con la punta de la bota a escasos centímetros de la cara de Cuellar, portero del Leganés. Y no un gol cualquiera, no el sexto o séptimo gol, sino el 2-1 que desatascaba el empate cuando ya empezaba a cundir el nerviosismo. Vaya por Dios, qué coincidencia.

Video: Okezone.com

Automáticamente, el madridismo tuitero salió en tromba a denunciar la enésima tropelía. Y automáticamente, de nuevo el madridismo “oficial”, el del palco y los despachos, callados y sin moverse, como estatuas de cera que temen acercarse al fuego de la polémica. Señores del Real Madrid que tienen capacidad para pararlo: esto empieza a ser desesperante, el madridismo de a pie está ya harto de esta complacencia, de esta inacción, de esta cobardía patológica.

Estoy ya harto de ver cómo cualquier mínima polémica que nos afecta a favor en competiciones domésticas (que son las menos por mucho que se empeñen los antimadridistas) salgan todos en tromba a denunciar favores históricos al Madrid (mentira también), desde radios, prensa y televisiones y de que el club les siga permitiendo el paso a tanto sinvergüenza a su estadio, harto de que se vaya a sus radios a darles el gusto de aumentar audiencias, harto de incluso traerles a hacer entrevistas nada menos que a la sala de las Copas de Europa sobre las que tanto odio han escupido, harto de que el club mantenga relaciones con los clubes que mantienen ese silencio cómplice cuando el beneficiado es el Barcelona y chillan y lloriquean como cerdos en una matanza cuando el beneficiado es el Madrid (y con los que se siguen manteniendo relaciones institucionales que nada nos aportan), harto de hacer el imbécil yendo a jugar gratis a centenarios de clubes que luego no nos perdonan ni un céntimo cuando vamos a preguntar por jugadores suyos pero que van con el tubo de vaselina entre los dientes cuando el que lo hace es el Barcelona, harto de ver cómo los medios se ríen en nuestra cara denunciando una posible alineación indebida nuestra en el descanso del mismo partido, y tardando una semana en hacer lo mismo cuando el Barcelona es el afectado, harto de ver tuits de Movistar ridiculizando acciones de nuestros jugadores, harto de “pactos de no agresión” y de ceder jugadores a clubes que nos odian, harto de ver cómo temporada tras temporada empiezan a pitar penaltis a favor del Madrid y en contra del Barcelona cuando la Liga está decidida para disimular estadísticas, o harto de que el club permanezca impasible cuando desde medios catalanes se manipulan torticeramente unas declaraciones nada menos que de Zoco (estando éste ya muy enfermo) para hacer ver que al Madrid se le favorecía, lo que es ya el colmo.

Vídeo: Real Madrid Rueda de Prensa

Nos las prometíamos muy felices con el VAR, y ya hemos visto, como imaginábamos algunos, que esto poco iba a cambiar si el que va a estar en la pantallita pertenece a la misma organización criminal que el que está en el césped. Tuvimos un hilito de esperanza cuando el VAR expulsó a Lenglet nada menos que en Barcelona por un codazo que el árbitro no vio (qué casualidad). Salió toda la artillería periodística al campo de batalla y desde entonces no se ha conocido más casos similares. Pero sí unos cuantos en contra del Madrid (otra casualidad).

Somos el hazmerreír de este país, porque la gente y los medios han sido siempre así de gentuza, de malnacidos y de retorcidos. El último ejemplo el del sábado, donde Paquito González se burlaba del aspecto físico de un jugador a causa de una enfermedad, ante las risitas cómplices de sus compañeros. Automáticamente pidió disculpas en directo, y esto no es porque se haya dado cuenta de su error, sino porque seguramente cayó en la cuenta de que el jugador era del Atlético y le podía caer una denuncia o una querella. Hace años Piqué llamó veladamente “cono” a un capitán del Madrid, y el club para variar hizo como si no fuese con él la película. Por ellos, si la mofa hubiese sido sobre un jugador del Real Madrid, no sólo no hubiese habido disculpas, sino que hubiesen estado con el tema haciendo chascarrillos todo el programa. Esto pasa porque saben que meterse con el Real Madrid es gratis (a no ser que el atacado sea el presidente, sobre lo que pondré un ejemplo más adelante). Ni más ni menos.

Vídeo: PasiónFutbolista.Com

Me dan igual los argumentos del tipo “es que no sirve protestar porque cuando lo hemos hecho no nos han dado la razón”. Ah muy bien, entonces espero que en vuestra vida diaria cuando alguien os insulte, no digáis nada, no sea que los amigos del que os insulta no os den la razón. O los del tipo “no está en el ADN del Madrid quejarse de los árbitros”. Estaría de acuerdo si el no quejarse de los árbitros no costara títulos, o si los errores se repartieran entre todos los clubes.

Y todo esto sería más digerible si este silencio fuese con todo. Pero ¡ah, amigo! Cuando al que tocan es al presidente, diciendo que utiliza al Real Madrid para enriquecerse, ahí sí, ahí sí hay demandas de por medio. Eso es lo que me indigna a mí personalmente, que aquí si el insultado es el club nadie jamás dice ni hace nada, eso sí si al que se salpica es al presidente, ahí no se tarda en reaccionar ni un segundo. Tan sólo recuerdo una vez que el club hizo algo parecido a una defensa de sí mismo, que fue cuando el famoso vídeo de las hienas (con Mourinho de entrenador, casualidad que fue la única vez que el club hizo algo).

¿Soluciones? Muchas, pero una muy urgente: para empezar, si seguimos en estas infectas competiciones domésticas, debemos exigir al Real Madrid que deje de permitir que le tomen por imbécil, que prohíba la entrada a periodistas que no aportan absolutamente nada y que sólo trabajan para desestabilizar, que deje de conceder entrevistas a medios que se pasan el año vomitando odio contra el club, que no permita a ni un solo jugador hablar con ningún medio (radio, prensa escrita o TV).

Imagen: elmundo.es

¿Qué necesidad hay en el club de seguir dando pábulo y audiencia a esta gentuza, y más teniendo ya un canal de TV propio que emite en abierto, y cuando se puede escuchar la retransmisión de los partidos desde ahí también? Pero claro, es complicado, porque debemos ser el único club del mundo cuyo canal de televisión lo “controlan” los que paradójicamente quieren acabar con él. 

¿Me puede explicar alguien qué cojones debemos a la SER, la COPE, Onda Cero, As, Marca y demás patulea infecta para seguir permitiéndoles el acceso al estadio, y seguir permitiendo a los jugadores que les concedan entrevistas? ¿De qué hay miedo, de que se nos echen encima? ¿Más?.

¿Hasta cuándo vamos a tener que aguantar esto? Ya está bien Real Madrid, ya está bien de que os tomen por gilipollas, que sois más blandos que la mierda pavo, coño. No debemos absolutamente nada ni a ningún club ni a ningún medio de comunicación como para estar continuamente teniendo cuidado de no ofender a quienes se pasar su patética existencia ofendiéndonos. Os mean y decís que llueve.

 

Un comentario sobre “OPINIÓN | Carta al Real Madrid

  • el 22 Enero, 2019 a las 00:44
    Permalink

    Muy de acuerdo con todo lo expuesto. Desespera ver la estafa constante que es esta competición, pero la inacción del club exaspera hasta niveles similares. Hace tiempo que dejé de consumir los medios cómplices que comentas, igual que dejé de pagar por ver los partidos y aumentar las arcas de los socios de esta farsa. A veces y solo a veces, cuando me pilla el partido en el coche, tengo que escuchar la radio y me cuesta elegir porque no me gusta ninguno. Los tolero porque durante los partidos se comportan algo mejor, pero siempre hay pequeños matices: los rivales del Madrid son muy malos, y los del Barça son peligrosísisisisisisisimos. En fin, el club tiene que hacer algo contundente, como muchas de las medidas propuestas por aficionados, y que se sepa en toda Europa que el Madrid jugará la Liga con lo mínimo, solo para llegar a la Champions, porque se niega a seguir participando del teatrillo que tienen montado Tebas y Roures, con Rubiales, Velasco, Cerezo y los medios de cómplices.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.