OPINIÓN | El nido de la serpiente

Un articulo de: @MORENOAYALA1

En un día otoñal me dispuse a coger un tren, una vez subido llegué a mi departamento, tomé asiento donde me correspondía. Me hallé frente a un señor de cierta edad con melena y barba larga. Fijándome reparé que a pesar de la primera impresión por esas pintas el hombre iba bien vestido con ropa y un reloj de marca, que precisamente no está al alcance de cualquiera.

Estaba leyendo un periódico deportivo editado en Barcelona y varios más sobre las piernas. Causa por la cual me hizo de prestarle atención, aún más cuando comenzó a decir en cada instante medio murmurando: ¡La hosti, tú!.

Ante esa situación, dije. ¿Perdón caballero?. Nada, nada, contestó con acentuado acento catalán.

Más adelante mirándome por encima de las gafas me indagó. ¿Le gusta el fútbol?. Sí, bastante. Manifestando mi madridismo, porque me preguntó de igual forma por mis colores. Inevitablemente le pregunté por los suyos, me respondió lo que me esperaba, soy del Barça y estoy en otra dimensión en esto del fútbol. Siguió diciéndome con arrogancia, que los madridistas lo íbamos a tener muy negro en el futuro. No estoy yo en eso precisamente, caballero. No soy un aficionado al fútbol de esos de los que se dejan llevar por las informaciones y opiniones de lo que usted tiene en las manos, refiriéndome a la prensa.

Volvió a indagar con mucha seriedad. ¿Entonces cómo se informa y sabe usted del fútbol y su equipo?.

Por las redes sociales y algunas otras cosas más.

El tren llego a la estación donde me tenía que bajar y me levanté con rapidez, despidiéndome después de un momento de silencio por la respuesta que le di a ese extraño hombre.

Al cabo de un par de días volví a la localidad donde me bajé del tren. Yendo caminando vi al mismo extraño hombre sentado en la puerta de una cafetería, leyendo otra vez un periódico. No pude evitar acercarme.

Buenas tardes. ¿No me recuerda del otro día en el tren?. Sí, el madridista de costumbres atípicas. Solté una carcajada sin poder contenerme, seguidamente me preguntó que si era de esa localidad. No, soy de una localidad cercana.

Me senté aunque no me invitó a hacerlo, diciéndole que me iba a tomar un café; preguntándole que si no le importaba. Haciéndole la observación de que hacía en una pequeña ciudad de Andalucía. Había elegido ese lugar al azar, buscando tranquilidad y descanso que necesitaba por su intensa actividad en sus negocios.

Posteriormente me consultó por lo que se podía hacer allí en cuanto a visitar cosas que tuviesen interés, no le interesaban las cosas de tipo cultural. Interesándose por actividades referentes a la naturaleza. Le dije que había unos paisajes impresionantes, pero que como actividades organizadas no conocía nada. Es tiempo de setas. ¿Sabe usted si hay por aquí lugares donde se críen setas?.

¡Vaya hombre, vamos a coincidir en algo!. El fin de semana si quiere le puedo llevar a coger setas a un lugar que conocemos muy poca gente, ya que usted no es de aquí y no se lo va a decir a nadie.

Se puso muy entusiasmado de repente y comenzó hacerme más preguntas sobre setas. Quedamos a una hora y le dije que se preparara calzado y ropa adecuada, que con todo lo demás yo me haría cargo.

Llamé al camarero para pagar el café, ya que no se ofreció a hacerlo él; dando muestras de ser más agarrao que la puerta de un submarino y que probablemente le encantarían los pantalones sin bolsillos.

El sábado fui a recogerlo al mismo sitio donde me lo encontré, allí estaba con un chandal culé con unos colores chillones de lo más hortera posible. En esta ocasión si me contuve la risa y hacerle algún comentario.

Durante el camino retomó la conversación que inició en el tren volviéndome a preguntar sobre las redes sociales. Me indagó porque le volví a indicar sobre las manipulaciones y mentiras de la prensa deportiva, teniendo que decirle que era colaborador de algunos portales madridistas.

Retomando de nuevo con esa cínica arrogancia que translucía de su carácter me espetó:

Qué manera de perder el tiempo, os tenemos controlados. En un principio hace unos años cuando se agitaron algunas cosas por las redes sociales, si pensamos que podríais suponer algún problema para los que manejamos el fútbol, pero afortunadamente no habéis demostrado tener una estrategia para hacer daño a los que tenemos el poder en el fútbol. Esos que decís que sois colaboradores de portales madridistas os dedicáis más a competir entre vosotros, que a hacer esa supuesta labor que decís. Repito os tenemos controlados, incluso algunos han trabajado difundiendo contenidos de empresas favorables a mi causa,dejándose comprar por ofrecerles suscripción gratuita para ver el fútbol. Además de otras guerras que mantenéis el madridismo y que mi buen amigo Relaño sea encargado de azuzar por medio de Roncero, que es uno de nuestros mejores aliados para confundir al madridismo y aletargarlo con cosas banales.

Me repugnaba las cosas que decía ese misterioso hombre, sin saber en realidad si era cierto la ostentación que hacía de tener poder en los negocios del fútbol. Eso sí, con lo que me estaba diciendo demostraba tener conocimientos. Más aún con lo que me iba a exponer a continuación…

¿Dice usted su amigo Relaño?.

Sí, lo conozco desde la primera negociación de (La Forta), con (Sogecable). Yo era el negociador de Tv3, que era quien manejaba a todas las televisiones autonómicas. Relaño era el director de Canal+. Desde entonces lo conozco y tengo amistad con Alfredo, aunque al final tuve que engañarlo para montar mi empresa y hundiendo en la miseria al (Grupo Prisa). Me sirvió como aprendizaje también para como saber hacer a ídolos de las masas a personajes como: Julio Maldonado, Michael Robinson y a otros parecidos aunque solo expresaran pantomimas. De igual forma a Valdano que fue el primer comentarista de Canal+, antes lo tuvo escribiendo para el diario El País. Donde Relaño también fue director de deportes, así como el primer director del programa El Larguero. Terminó muy mal con Valdano, aunque ahora lo disimulen. Relaño le tiene mucha admiración a todo lo de Cataluña, debido a sus raíces por parte de su madre.

¿Entonces usted debe ser una persona con mucha formación empresarial y en economía?.

No, no tengo ningún tipo de estudios. Entré en Tv3 por medio de un amigo de la política y tenía menos rango que un botones de hotel. Hasta que un día conocí a Johan Cruyff, entablamos amistad y me recomendó para el departamento de producción de Tv3. A partir de ahí con sus consejos y recomendación, todo fue coser y cantar. Mi amigo Johan fue la persona más lista que llegó al Barça y que mejor supo entender a los nacionalistas culés, ofreciéndoles lo que querían y enseñando el camino a los demás. Como a su discípulo aventajado, Pep Guardiola.

Pues vaya con las recomendaciones. Ahora que ha mencionado usted a Guardiola, su hermanisimo Pere, Debe ser otro muy buen recomendado lince. Ya que según me informaron, inició unos estudios de un módulo de electricista y ni siquiera lo terminó. Mientras que conducía lo mire un momento, ya que se quedó muy callado ante eso que le comenté.

Estaba fijado en mí clavándome la mirada por encima de las gafas.

No menosprecie a mi empleado y socio Pere Guardiola, es una persona muy eficaz en las negociaciones. Además de gestionando Media Base Sports, Girona, asuntos financieros en paraísos fiscales etc.

El paraje donde íbamos a coger setas estaba a más de una hora, cuando dejamos la carretera, cogiendo un camino para llegar al lugar concreto; no paraba de preguntarme por las cosas del campo que iba viendo. Haciendo hincapié en cuestiones económicas, porque la labor que hacían las personas trabajando parecía importarle poco. No obstante volvía con rapidez a retomar la conversación de cuestiones referentes al fútbol.

Sabe usted, como le dije no tengo estudios. Eso sí mucha experiencia en conocer los poderes, movimientos e inquietudes de la sociedad. Estuve en la guerrilla sandinista de Nicaragua, allí aprendí mucho cómo negociar e intimidar a las personas para que cedan a mis pretensiones. Luego como siempre estaba en movimientos políticos para obtener la mejor posición, he ido conociendo a muchos políticos de los que ahora manejan al país en universidades y en otros actos de este tipo. Además de tener mucha influencia con los actores y directores de nuestro cine, incluso del extranjero por medio de mis producciones cinematográficas.

Sin dejar de tener curiosidad por lo que me iba comentando, me decía para mi. Vaya joyita con la que voy a pasar la mañana.

Bueno caballero. ¿Porque me está usted contando todas esas cosas?. Ya que parecen cosas delicadas, o propias del “Comisario Villarejo”.

Aquí ninguno de los dos llevamos micrófono, sonriendo afirmó. Incluso le podría dar detalles porque fui encarcelado.

¿No le gustaría ganar mucho dinero trabajando para mi?. Desde hace años llevo captando a gente que tienen conocimientos del entorno futbolístico, usted conoce cosas y con rapidez podría aprender mucho más”.

Quite, quite. Jamás me prestaría yo a esas cosas en las que usted dice que se mueve.

¿Por qué, por ser madridista y yo del Barça?.

Aunque usted fuese de el Madrid, no me mezclaría con esas cosas.

Tonterías y escrúpulos banales. Jorge Valdano estando aún trabajando en el Real Madrid, ya escribía el guión sobre la película documental de Messi, a encargo mío. En la actualidad lo tengo bajo mi nómina, viviendo muy bien. Así como a otros, más los que esperan la tierra prometida; como algunos que están bajo la nómina de su Madrid. Haciendo cosas parecidas a las que hacía Valdano cuando oficialmente no estaba bajo mi tutela. Podría hablar también de Miguel Cardenal, el ex presidente (CSD), con rango de secretario de Estado.

Tengo las herramientas y personas para manejar el fútbol, moldeandolo a mi antojo. Además de la sabiduría nacionalista catalana para expandir mantras en forma de documentales, o con colaboraciones mediáticas. Laminando la historia de el Real Madrid, reinventando otra poniendo al Barça de club de valors y de humildad.

Le comenté al principio que el madridismo lo tenéis muy mal, que no tenéis estrategia alguna ante toda esta maquinaria engrasada y preparada para arrasar con todo. Ni siquiera os dais cuenta de que aunque se cambien las personas en la Federación y estamentos del fútbol, quienes manejan a estas personas son los poderes fácticos y mediáticos. A todos esos los aglutino y controlo yo.

Hasta esa nueva herramienta con la que los madridistas os la prometíais tan felices, el VAR. Me adelanté invirtiendo para manejarlo de igual forma a mi antojo. Ya se sabe, una cosa básica de los principios de las estrategias propagandisticas. “Lo que no se ve, para las masas no sucede”. Ni la inmensa mayoría del madridismo reparan lo más mínimo en esto y otras cosas que desde los inicios de los años 90 se manejan en la prensa deportiva.

Le vuelvo a recordar otra cosa que también le comenté al principio. Tenemos a Roncero infiltrado entre el madridismo, sobre todo entre las peñas para crear discordia y buscar enfrentamientos entre vosotros, o otros que se dejaron comprar con facilidad. Al final siempre terminais de gresca entre vosotros y arremetiendo contra el Real Madrid.

¿Y qué pretende que yo me convierta en un Judas sablista?. Por muy negro que me lo pinte y con las perversas tentadoras lucrativas ofertas que me ofrece. Le digo una cosa muy simple. Todo ese entramado al cual se le puede poner el peor de los repugnantes nombres, jamás podréis llegar a tener la fuerza de el orgullo del corazón del madridismo y del amor propio de “LA LEYENDA DE EL REAL MADRID CF”.

Llegamos al paraje de la naturaleza donde nos habíamos encaminado. Se bajó del coche en silencio, poniéndose a andar de un lado a otro observándolo todo. ¿Qué le parece?.

Una pena, Que esto esté en manos de gente andaluza y no lo pueda tener Cataluña.

Aunque algo de razón tenía por cómo se gestionan muchas cosas en Andalucía y en otras que dijo anteriormente sobre el fútbol, no pude callarme y hacerle unas aseveraciones sobre el supremacismo nacionalista. ¿Qué quiere usted quitarnos también los paisajes naturales de Andalucía?. ¿No tenéis bastante la aristocracia nacionalista con haberos llevado la industria textil, materia prima y mano de obra de aquí?.

Bien, tome usted el canasto, cuchillo y pongámonos a recoger setas; que hemos venido a eso y dejemos los malos rollos. Le indiqué algunas referencias para cómo teníamos que ir rastreando en zig zag, para no alejarnos mucho él uno del otro y mantener siempre contacto visual.

¿Lo tiene todo claro?. Me indicó que sí. Cuando se iba alejando, le advertí para reírme un poco. ¿Y con las víboras y alacranes, sabe lo que tiene que hacer?.

Pegó un salto que no me esperaba y se volvió para atrás, mirando para todos lados como una burra asustada. Tranquilo, tranquilo. Ya estamos prácticamente en invierno y esos bichejos están aletargados en sus madrigueras. Volvió sobre sus pasos refunfuñando, yo estuve un rato acordándome dándome la risa.

Había setas en cantidad, de vez en cuando lo miraba y voz en grito, le preguntaba, si todo iba bien. Observé que cuando se agachaba, se llevaba la mano a la cabeza como sujetándose el pelo.

Llené dos canastos, creyendo que ya había suficiente, lo llamé para comer algo. Había preparado algunos bocatas y refrescos, con algunas cosillas para picar.

¿Le ha ido bien y ha disfrutado, usted?.

¡Sí, sí. Molt bè!.

No se había quedado al parecer satisfecho con la conversación del fútbol, volviendo a coger la linde mientras nos comíamos los bocatas.

Sabe usted todos esos comentaristas que hay por las diferentes radios y televisiones, pues mire por donde casi todos también los tengo controlados. Esa estrategia para difundir lo que más conviene al Barça y que prevalezcan ciertas opiniones, de igual forma la emprendimos junto a mi amigo Johan Cruyff. A partir de los años 90 comenzaron a ponerse de moda las tertulias, poniendo nosotros a los que iban a expandir los valors culés. Utilizando a gente como: Pichi Alonso, Alesanco, D’Alessandro, Lobito Carrasco. Fueron algunos de los primeros que pusimos para adoctrinar a la gente con el mensaje culé.

Ahora tengo pensado otra nueva estrategia de adoctrinamiento. Venga y mire.

Me acerqué hacia el canasto de las setas, a la cual me había señalado para que mirase. ¡La hostia, son setas venenosas!. ¿No decía usted que era entendido y aficionado a las setas?.

Claro que sí, por eso estado seleccionando las venenosas. ¿Usted ha visto la película “El Perfume”?.

Me está hablando usted de una peli cuyo protagonista es un psicópata.

Otra vez con los perjuicios, déjese de esas tonterías. Míre la Amanita Muscaria, es llamativa y atrayente como Segurola, puro retorcido veneno. Lactarius Torminosus, es el especialista del disfraz emulando al Níscalo, como Valdano. Boletus Satanás, es taimado como Lama, no hace falta señalar nada. Gyromitra Esculenta, es como él teatrero sensacionalista Pedrerol, dispuesto a ir envenenando poco a poco. Cortinarius, es grosero y no se puede reconocer como nada, pero su peligro está ahí como Roncero. Con todas ellas haré una esencia sofisticada, para tener el perfume que vuelva loca a las masas.

De repente le sonó el móvil, se alejó y se puso detrás de unos arbustos. Como si eso le fuese a servir de algo. El tipo con lo que ya había comentado, me parecía un engendro con pocos escrúpulos y peligroso.

Era un día de orilla serena, como dicen la gente de campo. De vez en cuando se movía una pequeña brisa, la cual se movía en mi dirección, haciendo que prácticamente escuchase la conversación como si lo tuviese al lado. Se le notaba cabreado y fuera de sí, repetía continuamente. “Tatxo tienes que hacerte valer y a nuestra empresa, cullons”.

Acabó la conversación y venía hiperventilado murmurando, al llegar a mi lado se me puso a darme órdenes; diciéndome que lo recogiera todo y que nos fuésemos.

Tranquilo caballero, no se confunda. Usted no es mi jefe. Le puse la mano en el hombro, hizo un movimiento hacia el lado y se le cayó la melena larga que llevaba. Lógicamente era una peluca y al intentar agarrársela se enredó los pelos de la barba, cayéndosele también. Como ya sospecharíais, se trataba del siniestro Jaime Robles Lobo, que es el verdadero nombre de la sabandija Jaume Roures.

Evidentemente he recreado una ficción, para reflejar según mi opinión lo que ocurre actualmente en el fútbol, en nostra prensa patria, con los poderes fácticos de la sociedad, redes sociales. La influencia de todo esto en el Madrid y madridismo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.