CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Merecido y necesario: Real Madrid 98 – 91 Kirolbet Baskonia

Una crónica de: @Javirodespi

El Real Madrid se encontró con su mejor versión cuando más lo necesitaba consiguiendo una victoria ante Baskonia por 98-91 lo que nos garantiza dos partidos más de esta emocionante serie.

Previa futbolera

Era evidente que el partido tenía presente a la selección española de fútbol, por ello el público tardó en llenar las gradas del WiZink donde muchos descubrieron que España acabó empatando a 3 con la selección de Portugal una vez dentro del recinto deportivo que prácticamente se llenó con 11.208 almas.

Quinteto inédito

Laso sacó un quinteto inédito formado por Carroll, Reyes, Tavares, Campazzo y Taylor, sin duda porque Laso quería una continuación de lo vivido en el primer partido pero lo que se encontró fue una auténtica oda al baloncesto ofensivo y donde los primeros 15 puntos blancos vinieron de acciones de tres puntos, ya fuera de triple o a través de 2+1, el problema es que Baskonia jugó de tú a tú desde la línea de 6.75 y ello nos deparó un tremendo primer cuarto donde Matt Janning se marchó con tres triples y otros siete jugadores (4 del Madrid y 1 del Baskonia) metieron al menos un triple, normal que el marcador fuera el 28-33 y en el que mejor destacamos una acción defensiva de Tavares.

Calma y tranquilidad

Quitando las guerrillas arbitrales que calentó mucho el ambiente del Palacio, el Madrid se calmó un poco más a la hora de jugar en este tiroteo constante que se habían convertido las zonas y fue un poco infiel a su estilo jugando con un poco más de calma y con una premisa clara, endurecer la defensa si quería meterse en el barro que Baskonia planteaba en el poste bajo, para ello echó mano, como en el primer partido de Reyes, pero, sobre todo con Ayón y Thompkins que nos dejaba el partido empatado al descanso pero con un nombre baskonistas sobresaliendo sobre el resto, Luca Vildoza nos asombró con un absoluto recital de juego para el empate a 52 del descanso.

El ciclón

El Madrid cambió, y vaya si cambió en el tercer cuarto, un absoluto ciclón siendo fiel a su juego y con un nombre propio como es el de Facundo Campazzo, manejó el ritmo del partido a su gusto imprimiendo la velocidad necesaria a cada acción y siendo determinante para empezar a cimentar una ventaja de dieciocho puntos al final del tercer cuarto donde la defensa y el contraataque fueron las bases de un Baskonia que, sin Vildoza, se sintió completamente perdido en su juego, demasiado fallón y sin tener las ideas claras viendo como el marcador se estiraba hasta el 83-65.

Sin cambios

El último cuarto solo nos sirvió para ver cómo Pedro Martínez ya dio el partido por perdido mandando a Shengeila y Poirier al banco dejando a Diop en pista y que, por su bien, debe intentar dosificar su enorme energía en algo más productivo que soltar algunos mandobles sin ningún sentido que solo pueden originar una lesión, ello nos dejó un final de partido sin prácticamente incidencias y una victoria blanca que nos certifica, al menos, dos partidos más aunque, esta vez, en tierras baskonistas.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva a Vitoria para el cuarto partido de la serie, será el próximo domingo a las 18.30 horas, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.