OPINIÓN | Preludios… o quizá no

Un articulo de @angiemg82

¿Un jugador?. No, un equipo liderado por el mejor.

¿Una UCL?. No, la que querrían ganar muchos o como mínimo tener la opción de hacerlo.

¿Un entrenador?. Sin duda, con asesores y cabeza para saber que llorar de la mano de la prensa no es una opción.

¿Una historia?. Siempre en mente tanto vestido de corto como de largo con elegancia por todos los costados.

Como preliminar a la gran final de Kiev, no tenemos unos días, ni siquiera unas semanas… tenemos unas cuantas orejonas y años y años de historia que hablan por sí solos. ¿Quién no recuerda las vividas en color? ¿Las hechas en blanco y negro con todo su encanto? ¿La bilis que envuelve el mal perder —y/o ganar— de muchos de los equipos españoles, o al menos que se supone disputan la misma liga?.

Un debate que no tendría ni final ni principio porque todo es manipulable; todo depende de quién lo exponga, de quién lo haya vivido y en función de para quién. ¿Pero cuántos conocen la historia del porqué lo hacen como lo hacen? Debatir es sano, pero hacerlo desde el rencor, la envidia no reconocida, es bien distinto.

Todo el mundo tiene su jugador favorito, su final favorita, su jugador por encima del resto. Todo, bajo el prisma de sus circunstancias, las que probablemente solo conozcan algunos. ¿Elegidos? Quizá, pero tampoco se sabe la razón. Y de nuevo… el desconocimiento, ese que unido al pues yo más, yo por encima, deja en un lugar relegado la verdadera razón. Ésa que vale para cada uno.

¿Por qué recuerdo en mi caso como la mejor la Décima? Algunos lo saben, otros lo intuyen, pero no importa. Es mi opinión con razones que no tengo porqué desvelar a los cuatro vientos o no ahora. Algunos saben de mi hospitalización en el año de la Duodécima, pocos el porqué, menos aún los que conocen en qué está a punto de terminar la página para poder pasarla. Ni siquiera yo…

Una historia, un equipo, numerosos jugadores, entrenadores pero como dice Daniel Benavides, el sentimiento pesa, el corazón aún más.

¿En qué momento se encontraba vuestro corazón las noches en las que se levantaba una orejona? Respuesta ésta que os aclarará un poco más lo que quiero decir…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.