OPINIÓN | Periodismo de Romero

Un articulo de: @pepo2204

Cuando hace un par de meses me dieron en esta santa casa la oportunidad de tomar la alternativa como se dice en el argot taurino, quise que mi primer artículo apuntara sobre uno de los problemas que, a mi juicio, más daño causan al Madridismo en estos momentos. Este problema no es otro que la actitud de la gran mayoría del periodismo deportivo de este país hacia el Real Madrid.

Cuando uno de mis amigos leyó el artículo recuerdo que me dijo que no le gustaba cierto papel victimista que teníamos los Madridistas en relación con los medios de comunicación, a los que poco menos que utilizábamos como excusa para tapar nuestras derrotas las escasas veces que éstas llegaban. Que el Madrid no podía y no debía hablar de la prensa porque la prensa le daba mucho al Real Madrid, tanto que vino a decirme que, de hecho el Madrid tiene la magnitud que tiene gracias a la prensa. Una opinión respetable y que no dejaría de ser una más de las muchas que pueblan el espacio exterior al universo merengue si no fuera por dos pequeños detalles: mi amigo no es periodista y su equipo es el Madrid.

Esto me hizo reflexionar sobre algo de lo que cada vez estoy más seguro: el daño que los medios de comunicación son capaces de infligir si se lo proponen al Real Madrid. Y se lo proponen; vaya si se lo proponen.

Esta semana se han traspasado todos los límites – si es que no se había hecho antes – con un periodista insultando gravemente a uno de los jugadores de la plantilla, en concreto a Karim Benzema. El periodista en cuestión no es ni más ni menos que el encargado de narrar los partidos de nuestro equipo en una emisora de tan poca difusión – entiéndase la ironía – como la cadena Ser, Antonio Romero.

Tal ha sido la metedura de pata de este individuo que se ha visto obligado a pedir disculpas a través de las redes sociales. Unas disculpas por cierto de aquella manera, puesto que en ellas dice que su intención no era insultar. Algo que es evidente y que no se le escapa ni al más listo de la clase cuando te diriges a alguien como HDP. Hasta para eso nos toman por memos.

¿Cómo hemos llegado hasta este punto? En mi opinión es bastante sencillo. Esta gente goza de una impunidad prácticamente absoluta que les permite decir lo que se les viene en gana por más que puedan llegar a mentir sobre el tema sobre el que pretenden informar, o llegar a insultar como en el caso que nos ocupa. Esa impunidad viene dada en parte por la popularidad y el reconocimiento social del que disfrutan porque son vistos no ya como un modo serio de informar, sino como una especie de  entretenimiento de fácil acceso, sobre un tema del que todo el mundo puede hablar porque presuntamente todos entienden de él, y por el que muchos creen que pueden obtener su momento de gloria si consiguen que se lea su mensaje en tal o cual programa o si les sacan por la noche diciendo la mayor burrada porque han ido a la puerta 55 a hacer méritos para ello.

Los responsables de los medios no son idiotas y se sirven de este espacio volcando todo su esfuerzo en invertir tiempo en el contenido que más ingresos puede reportarles en forma de audiencia, share, ingresos por publicidad, pinchazos web, etc. Ese contenido no es otro que el Real Madrid. Los medios piensan que en muchas ocasiones se dirigen a una audiencia que no busca capacidad de análisis, sino que va a creer a pies juntillas lo que les transmiten porque son un público fácilmente manipulable, y ellos cuentan con unos profesionales reputadísimos a los que todos los aficionados idolatran y lógicamente no van a poner en duda. La prueba evidente de que a veces consiguen la manipulación deseada es que algunos aficionados madridistas acaben defendiendo las tesis o teorías de esa prensa, como el caso de mi amigo citado con anterioridad.

Obviamente, los medios aparte de ganar dinero, persiguen otro tipo de intereses y el Real Madrid es un caramelo que ninguno quiere dejar escapar; bien sea por conseguir poder utilizar sus productos de merchandising como reclamo, o bien tomar el mando de sus canales oficiales para conseguir tener en exclusiva a sus jugadores, que obviamente son los que dan audiencia, todo está justificado: ruedas de prensa infumables donde no se pregunta al entrenador por el rival ni por el partido, informaciones sobre tal o cual jugador relativas a asuntos que nada tienen que ver con el fútbol, preguntas a los jugadores tratando de buscar polémica cuando están con sus selecciones, etc.

Al hilo de esto último, me gustaría recomendaros que – si no lo habéis hecho ya – podáis leer el magnífico articulo escrito por @Mrsambo92 en relación con las recientes declaraciones de Isco mientras estaba con la selección española.

Por todo esto, al Club le pido en mi condición de Socio y aficionado madridista que tome cartas en el asunto de una santa vez dando un viraje en la política de comunicación para evitar infamias de este calibre que no deben tolerarse. A los jugadores, que extremen el cuidado en sus declaraciones si su objetivo no es desestabilizar a la institución en su propio beneficio, claro está. Si esto fuera así les pediría ahora que está tan de moda que abandonen el barco. Y ya que estamos con el rincón de peticiones del oyente, al aficionado Madridista le pediría que en la medida de lo posible y dado que el panorama periodístico no tiene pinta de cambiar, al menos por el momento, que analice, que no dé todo lo publicado o escuchado por verídico, que ponga el espíritu crítico que los que deben hacerlo no hacen para que todo no pueda valer.

Cómo también he dicho por aquí anteriormente, sería muy necio por mi parte tratar de arrogarme la capacidad de hablar en representación del Madridismo, faltaría  más; pero desde mi atalaya particular lo que demando a la prensa deportiva de este país es que me faciliten la máxima información posible sobre el Real Madrid, contrastada a ser posible para que sea veraz. ¿Qué quieren aderezarla con un poco de opinión? Por supuesto; aquí todos podemos opinar. Pero cuando uno tiene la obligación de servir a sus escuchantes, oyentes o lectores, debe hacerlo de forma profesional, y no mediante la calumnia, el insulto, la ofensa y la podredumbre que nos sirven actualmente, al menos en lo que al Madrid respecta.

 

Un comentario sobre “OPINIÓN | Periodismo de Romero

  • el 31 Marzo, 2018 a las 23:01
    Permalink

    Más claro es complicado expresarlo. La clave está en los intereses económicos que tienen los medios. Si no como tarta, escupo hasta que me hagan un hueco.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.