OPINIÓN | Isco, no me seas torpe

Un articulo de: @Mrsambo92

Señores, ¿Cuánto hace que hablamos de las maniobras y procederes de la prensa con respecto al Real Madrid? ¿Cuánto hace que se desnudan sus malicias, mentiras y manipulaciones? Pues desde bastante antes de que Isco llegara a nuestro amado club.

Las declaraciones de Isco no tienen la menor importancia, objetivamente, ni deben tenerla, como cuestión de fondo, para el aficionado madridista si prescindiéramos del contexto en el que estamos, pero resulta que estamos en ese contexto, por H o por B. Son unas declaraciones que en cualquier otra situación y respecto a cualquier otro equipo pasarían desapercibidas, pero nada más oírlas cualquiera de nosotros, madridistas, sabemos que crearán cola y darán para un mes de polémica, que es justo lo que menos necesita el equipo esta temporada.

Personalmente, abstrayéndome de todo, insisto, no me molestan lo más mínimo las declaraciones de Isco, incluso me pueden parece loables. Que quiera más, que esté a disgusto con lo que tiene… yo se lo perdono porque procuro ver ese comportamiento como algo positivo, como se lo perdono a todos. Por desgracia, hay madridistas que sólo se lo perdonan a algunos. El caso es que este no es un equipo cualquiera, y aquí las cosas se sacan de madre, por lo que esas maneras no son la mejor forma de proceder, como indica la experiencia.

No, no me molestan. Me molesta la torpeza, voluntaria o involuntaria, que vuelve a dejar al club a merced de los carroñeros con declaraciones de nuestros futbolistas en los titulares. Un jugador del Real Madrid sabe perfectamente lo que ocurre cuando hace una declaración referida al equipo. Perfectamente. Me molesta el hecho de que saben la que se monta con lo que dicen y hacen… y lo vuelven a decir y a hacer… Es decir, no es una cuestión de si tiene más o menos razón, aspecto aquí que es intrascendente.

Isco no vive en una cueva platónica que le hace víctima de su ingenuidad. No, Isco no es ingenuo, porque el mismo Isco ya se las ha visto con esta gente, teniendo que meter varios “zascas” ante sus intentos de manipulación y desestabilización, que han echado leña sobre bolsas de patatas con el escudo del Barcelona o interpretado sus gestos en un banquillo… No, Isco no es nuevo en esto, por lo que declaraciones de este tipo son más incomprensibles aún. Un Isco, además, que es de los niños mimados de la prensa.

Igual que cuando Cristiano decía que estaba triste, ¡O hasta cuando no salía a decir nada!, como en ese verano donde saltó la noticia de que se iba sí o sí y pasara lo que pasase, donde el problema fue que no salió a decir nada… o cuando Marcelo habló, Ramos dejó de decir, Morata o James hicieron, Bale dejó de hacer…

Ya sabemos que son alimañas, el demonio, si queremos, pero aquí también pinta el jugador. Si sabes que hay una alimaña y un demonio, lo normal es evitarlos, porque si vas allí, te acercas y buscas juguetear con ellos, te vas a llevar con toda probabilidad lo que mereces… y lo grave es que muchas veces, algunos se acercan a esas alimañas o demonios porque les interesa ese juego.

Me sorprendo leyendo a algunos que se preguntan qué tenía que haber dicho Isco. Pues es sencillo: NADA. Habla de la selección, elogia al equipo, tu partido, que has estado a gusto y punto. O cosas tan de sentido común como: Tanto Zidane como Lopetegui me dan plena confianza, así lo siento. O esto otro: Zidane me ha dado toda la confianza que un jugador puede tener, por eso estoy aquí en la selección y puedo hacer partidos como el de hoy… Sencillo, ¿Verdad? No hace falta ser físico cuántico. Hay muchas opciones y variables más allá de la encrucijada que algunos plantean en la que poco menos que Isco estaba en tal situación en la que no podía decir otra cosa que la que dijo. No manipulemos como hacen los que criticamos, porque entonces…

Es lícito que Isco quiera más minutos, que se sienta maltratado, sea verdad o no, estemos más o menos de acuerdo, pero si como insistimos tanto, el club está por encima de los jugadores, este tipo de declaraciones, ambigüedades e insinuaciones, ayudan poco, porque, reitero, los jugadores de este club saben más que bien la que se monta con declaraciones así.

Se ha acusado a la prensa de manipular. No sería raro ni nuevo, es más, se merecen la acusación a diario. Puede que así sea en este caso, ya que se centran en determinada parte de la declaración. Eso sí, Isco la dice. Luego matiza, que es lo que subrayan los que le justifican, pero también omitiendo la realidad de los demás comentarios, prescindiendo también de las declaraciones completas.

El periodista le pregunta: Tú con confianza, con minutos, tres goles y otra exhibición. Mmm. Hombre, podemos interpretar que la pregunta es maliciosa, pero la realidad es que es profundamente inane. La mención a los minutos podría ser la causa por la que viéramos una maniobra maquiavélica en el reportero, pero creo que mejor debemos ser serios.

E Isco responde, nada más y nada menos, que: Cuando no tienes protagonismo ni continuidad en tu equipo, los partidos con la selección me dan la vida. ¿En serio? Isco se está quejando, aprovechando un micrófono, para señalar que juega poco, aprovechando el día del hat-trick para lanzar una puyita a su otro entrenador, que es el que no le da “protagonismo ni continuidad”. Al incidir en la comparativa, él solo marca el contraste. Esto lo dice Isco, no el periodista. Como curiosidad, y ya poniéndome picajoso, si ven las imágenes, Isco, al responder esto, comienza a rascarse la nuca, el oído, cosa que no había hecho hasta ese momento, mucho más relajadito, porque quizá intuye lo que puede acarrear lo que está diciendo. Quizá…

Aquí tengo la confianza del míster. En el Madrid quizá no me la he ganado, pero bueno, sigo teniendo mucha ilusión por trabajar, por seguir mejorando, por ser titular en mi equipo, por ser titular en la selección, y la verdad que tengo la ilusión como al principio. Tengo muchas ganas de demostrar que soy un buen jugador y, bueno, muy contento por la noche de hoy. Es a esto a lo que se agarran los que le disculpan y se quejan de manipulación, a ese “quizá”, que no es aseveración, sino posibilidad, que sonaría a autocrítica, pero que está subordinada a lo principal, o sea, que aquí tiene la confianza del entrenador y en el Madrid no, lo que es mentira. Incluso aunque no fuese titular indiscutible, que lo ha sido a menudo, no implicaría carecer de confianza del entrenador.

Ante tal contestación, el reportero, que no es tonto, ve que puede sacar algo, porque hasta ese momento no ha dicho nada más que lo señalado:Porque aquí sí sientes la confianza de Julen, que te lo demuestra además. Aquí sí que pueden ver malicia en la pregunta, pero no me negarán que se lo han puesto a huevo…

Sí, me lo demuestra con minutos, con partidos… Es verdad que en el Madrid pues quizá no tengo la continuidad que un futbolista necesita o desea, pero bueno, hay grandes jugadores también, como ya te he dicho antes, quizá el problema soy yo, que no me la he ganado, quizá no he sabido ganármela, como ya te he dicho y, bueno, con ganas de seguir trabajando para demostrarle al míster que puede contar conmigo, y nada, como ya te digo, muy contento. Insiste, por si no ha quedado claro, pero ahora recalca esa especie de autocrítica, esa posibilidad… pero llevando, él solo, la conversación hacia el Madrid y Zidane, cuando ni se les nombra en las preguntas (es una indirecta que se puede obviar, si se quiere), es decir, esas menciones de Isco eran perfectamente evitables.

Comparemos las opciones que di más arriba y las declaraciones de Isco. ¿Cuáles son carne de cañón? Seamos serios y no nos hagamos los tontos, porque no lo somos, sobre todo cuando queremos ser sutiles en desnudar los desmanes mediáticos. No nos hagamos los despistados ahora…

Pero es que además Isco miente. Isco, que ha sido titular indiscutible durante la primera vuelta, esa que nos eliminó de toda posibilidad de luchar por la Liga, es uno de los jugadores más utilizados por Zidane. Titularidad, que quede bien claro, ganada a pulso con su rendimiento. Este año, en Liga, es el décimosegundo jugador con más minutos, con Benzema y Modric a poco menos de media hora, y no entra en el once por Nacho, que siendo un supuesto suplente es el defensa central que más ha jugado. ¡Y en Champions es el décimo, por delante de Lucas, Bale, Asensio, Benzema o Carvajal!. Números casi idénticos a los del año pasado. Quizá no sea el titular, pero me parece bastante injusto decir que no se ha ganado la confianza de Zidane…

El problema de Isco era Bale. El galés le robaba minutos injustamente, aunque los números dijeran lo contrario (metía más goles, daba más asistencia y, por si fuera poco, debido a las lesiones, terminaba jugando menos minutos). Las lesiones de Bale beneficiaron la irrupción de Isco en el equipo titular. Cuando el galés estaba sano jugaba por decreto y no por merecimientos, pero resulta que cuando Bale ha recuperado la salud el que le ha quitado el puesto ha sido Asensio, porque el galés también se ha ido al banco… Quizá el problema con Isco ha estado en Isco.

El malagueño estuvo deslumbrante a principios de temporada, para mi fueron sus mejores partidos como madridista, pero paradójicamente el equipo se cayó estrepitosamente. Su mando no se tradujo en un buen funcionamiento general, primero de resultados y finalmente de juego. Por desgracia, su rendimiento fue cayendo al mismo ritmo que ha crecido el del equipo, y su pérdida de titularidad ha tenido que ver única y exclusivamente con su quehacer en el campo, el mismo que ha hecho titulares a Lucas Vázquez o Asensio. Esta es la realidad, es lo que hemos visto todos, sin fanatismos e infantiloides preferencias por nuestro jugador fetiche.

Podemos debatir sobre si es más fácil quitar a Isco del once que a otros, si jugadores que han merecido banquillo no lo han tenido… podemos debatir de lo que sea, pero nada justifica este tipo de cosas, porque nada justifica un perjuicio al club.

Censuro dentro de un orden, porque merece reprimenda esa actitud en estas circunstancias, pero objetiva y personalmente no le doy más trascendencia. Puede que Isco sea de los mejores de España, creo que lo es, pero esto es el Real Madrid, y compite contra los mejores del mundo. Si Isco no termina de aceptar esto, si el malagueño cree que debe jugar por decreto, si no entiende que pasará minutos en el banquillo porque Modric, Kroos, Benzema, Bale o Asensio son tan buenos o mejores que él, si no enfrenta la situación apretando el culo, como de hecho le hemos visto hacer en muchas ocasiones, y prefiere lanzar mensajitos, mala cosa… Porque Isco es un jugador importante, brillante, que aporta muchas cosas, ideal para determinado estilo y circunstancia de la temporada o de los partidos, del que todo madridista desea que esté bien para que pueda repetir la experiencia de ganar una Champions, ya sea saliendo desde el banquillo (la décima) o como titular (la duodécima).

 

2 comentarios sobre “OPINIÓN | Isco, no me seas torpe

  • el 29 Marzo, 2018 a las 12:20
    Permalink

    No vi el partido porque esta Roja me la trae un poco floja, pero sí vi los últimos 15 minutos y las preguntas de la periodista. 3 de las 4 iban dirigidas a destacar la confianza que le da Lopetegui y que, parece, no le da Zizou. Cuando lo lees tantas veces y lo oyes por activa y por pasiva es normal que te subas a ese carro y conteste como lo hizo Isco. Creo que tampoco hay mucho que reprocharle, aunque no estaría de más que de vez en cuando contestara a los periolistos como lo hizo una vez a través de Twitter, dejad de meter mierda, o algo parecido. Desde luego que yo le aplaudiría, y creo que no sería el único. Saludos.

    Respuesta
    • el 29 Marzo, 2018 a las 15:30
      Permalink

      Explico literalmente, repito, literalmente, la secuencia de las preguntas. No hay motivo por el cual Isco saliera con lo que sale, salvo que quisiera salir. Yo lo siento, pero es que las imágenes no engañan jejeje

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.