CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Escala de descanso: FC Barcelona 94 – 72 Real Madrid

Una crónica de: @Javirodespi planetacb

El Real Madrid jugó uno de sus peores partidos de la temporada ante un FC. Barcelona que salió con más intensidad y ganas que su rival desde el minuto uno de juego y que se llevó de forma clara el clásico por 94-72.

La sonrisa del niño

En un día en que estamos todos jodidos (perdón por la expresión pero no me sale otra) por la muerte confirmada de Gabriel, nos gustó el detalle del FC. Barcelona con el niño discapacitado llevando el balón, algo que engrandece el baloncesto y que nos hace recuperar, levemente, la fe en la humanidad a pesar de los engendros que conviven entre nosotros.

De empezar andando

El Madrid comenzó andando y lo pagó caro desde el minuto uno, parecía como si el partido no fuera con ellos y el Barcelona se encontró jugando con absoluto placer y llegando a colocarse 16-6 que obligó a un tiempo muerto de Laso y los blancos mejoraron algo hasta el 21-14 de final del primer cuarto, pero solo dejando alguna pincelada de lo que nos suele ofrecer.

Vuelta a las andadas

No obstante, todo quedó en un espejismo, el Madrid volvió a hacer un juego anárquico donde el tiro exterior faltaba por su ausencia sin que los blancos recuperaran en defensa lo que perdían el ataque y el marcador se nos iba al descanso con un claro 45-29 y a la espera de lo que podía pasar en la segunda mitad.

Sin canastas en juego no hay paraíso

Aquí el problema está claro, si no anotas, pues no ganas, si solo lo haces de uno, pues evidentemente tienes más problema si el otro lo hace de dos, ante esto solo queda decir que el Madrid solo anotó una canasta en juego por obra de Randle siendo lo demás en tiros libres, normal que el marcador se nos fuera a un claro 72-46.

Poco más que contar

Entre unos que querían arrasar aún más a su rival y los otros que parecía que iban contando los segundos para superar su debacle, el reloj fue descontando los segundos para un partido que no tuvo más historia que un nuevo clásico que fue ganado claramente por el FC. Barcelona ante un Madrid que no competió en prácticamente ningún momento y que tenía la mente claramente en Milán y que solo nos dejó un espectacular gorro de Radoncic.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva a Milán a jugar este martes ante AX Milano en un choque decisivo para lograr la clasificación entre los cuatro primeros de Euroliga, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.