CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Cuando toca, se hace: Olimpia Milán 77 – 88 Real Madrid

Una crónica de: @Javirodespi planetacb

El Real Madrid se quitó de un plumazo las dudas generadas tras su partido ante el FC. Barcelona y con una solvencia absoluta ganó en la pista del AX Milano por 77-88 y afianza la posibilidad de entrar entre los cuatro primeros de playoffs.

El día atípico

El Mediolanum Forum recibía al Real Madrid en día que no correspondía con motivo del campeonato de patinaje que se celebra en la ciudad italiana y nos dejó sin el recinto para las fechas previstas ante un equipo blanco que dejaba a Radoncic sin vestirse.

Comienzo de lujo

Si alguno se rasgaba las vestiduras pensando que el Real Madrid podía salir como en Barcelona, pronto se le quitó esa sensación viendo el espectacular comienzo de los blancos que se pusieron 4-14 en un pestañeo con 8 puntos de Carroll y que nos dejó una canasta tan espectacular como ésta de Taylor.

Ciertamente, Milan no era tan malo cómo podía parecer y Pianigini llamó al orden (dentro de la anarquía que supone tener un tío como Goudelock) y recuperó algo el ritmo de partido hasta el punto de acercarse a tres puntos pero poco había que hacer ante el empuje de un Madrid que se permitía cerrar el primer cuarto con este canastón de Campazzo que enterró a los italianos para un 17-25.

A reloj corrido

El comienzo del segundo cuarto prometía con el pique entre Kuzminzkas y Randolph por el puesto de cuatro intercambiando canastas pero pronto tuvimos que poner el foco en otros jugadores blancos que reclamaban su parte de protagonismo, por un lado Rudy Fernández que se desdoblaba en defensa y en ataque sacaba la mano a pasear, mientras Randle, por fin, daba alguna señal del jugador que le llevó al Real Madrid, no solo por los cinco puntos anotados, sino porque se le veía con confianza. Si a eso sumamos que el juego era casi sin faltas, a buen ritmo y sin interrupciones, el Madrid se encontró como pez en el agua y con un 36-49 que ponía tierra de por medio.

Paseo a ritmo argentino

Fue tremendo lo vivido en el tercer cuarto, con una exhibición incomensurable de Facundo Campazzo que se puso a dar malotinas, a dar asistencias de fantasía y jugar con el triple doble quedándose a 5 rebotes pero con 14 puntos y 11 rebotes para un 54-68 con el que se cerraba el tercer cuarto y con los deberes hechos.

Pasar el tiempo

El Real Madrid llegó a tener veintidos puntos de ventaja y el dominio del juego en el último cuarto pero se echó a dormir y permitió a los italianos acercarse a los nueve puntos entre Terrells y Goudelock, falsa esperanza que pronto se vio rota y el encuentro terminó con la victoria blanca por 77-68 dando un paso de gigante para luchar por los cuatro primeros puestos.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita ya será el sábado a las 19 horas contra Tecnyconta Zaragoza, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.