MENTIRAS CULERDAS | Capitulo XII: El Barça tardofranquista

Por: @dhr_1902

En 1969, el presidente Narciso de Carreras se vio obligado a dimitir tras el cisma que había en la directiva azulgrana a cuenta del regreso deseado por unos cuantos de Helenio Herrera a la dirección técnica del club catalán.

De esta manera el 18 de diciembre de 1969 el hijo del también presidente Agustín Montal y Galobart, Agustín Montal Costa es proclamado presidente, cargo en el que permanecería hasta el 18 de diciembre de 1977.

España y por ende Cataluña, experimentaron los cambios de los tiempos, a Montal le tocó dirigir el Barça del final del Franquismo y el inicio de la Transición a la democracia.

Eran tiempos convulsos en los que el ambiente estaba enormemente politizado y en los que Montal supo navegar en beneficio del Barça, como siempre poniendo una vela a Dios y otra al Diablo.

Así mientras por un lado los sectores de izquierdas encabezados por Manuel Vázquez Montalbán por un lado empezaban a fabricar la idea de un Barça combativo contra la dictadura, cosa que a estas alturas ya saben los lectores de esta serie que nunca sucedió, y para ello loaban la figura de Montal como creador de frases míticas del barcelonismo como lo de aquello de “mes que un club” en el sentido de reivindicación política o como “autor” del himno actual del club y de otra parte Montal supo camelarse a los capitostes del régimen, con la inestimable colaboración de Juan Gich ex gerente del Club y nombrado Secretario Nacional de Deportes por el mismísimo dictador, ello tras haber sido vocal de la Real Federación Española de Fútbol y también (que curioso) miembro del Comité Ejecutivo de la Copa de Ferias, para que el Club obtuviera préstamos a fondo perdido para dos construcciones emblemáticas el Palau Blaugrana y el Palau de Gel, financiadas como digo por el régimen franquista sin que el club pusiera un duro.

En esta etapa el esfuerzo de la culerada fue ímprobo para adaptarse a la nueva realidad social cambiante, con Franco en las últimas, se apresuraron a vender una imagen nueva del club, la de firme defensor de los nuevos valores, para ello se valió de todos los medios a su alcance, conocido es el artículo que Vázquez Montalbán escribió para la revista Tiempo, en el que glorificaba la frase que Montal uso en su campaña presidencial y arremetía contra el ogro blanco “mes que un club”, o aquella frase rimbombante en la que Montalbán definía al Barça como el “ejército simbólico y desarmado de Cataluña”.

La realidad sin embargo era mucho menos épica y mucho más pragmática, Montal, con cargo a los presupuestos generales del estado, hizo construir el Palau de Gel y el Blaugrana. 43.000.000 de pesetas del erario público para el Barça de Montal, él y su directiva en agradecimiento a la generosidad del Caudillo, le entregan en El Pardo a Francisco Franco, si, a ese señor al que pretendida y figuradamente combatía, el “ejército simbólico y desarmado de Cataluña” le concedió una Medalla de Oro en 1973 para agradecerle.

No sería la primera ni la última, cuando murió Franco, tenía casi más condecoraciones blaugranas que las que había obtenido del propio ejército del que era comandante y jefe.

Este es el resumen que hizo en La Vanguardia Xavier G. Luque el 4 de diciembre de 2016 en su artículo “El FC Barcelona condecoró tres veces a Franco” al respecto de las condecoraciones…

¿Debe el Barcelona retirarle las dos medallas honoríficas que concedió a Francisco Franco? La cuestión reaparece cíclicamente y lo hizo de nuevo en la reciente asamblea de compromisarios. El club, por boca de su presidente, Josep Maria Bartomeu, echó mano del argumento de manual: los dos homenajes no constan en ningún documento y por consiguiente no se puede retirar lo que nunca fue concedido. Oficialmente, claro. Porque las imágenes de las dos visitas de la directiva de Agustí Montal Costa al palacio del Pardo ahí siguen.

Esta es una historia ciertamente curiosa. Empezando por un detalle poco conocido: que las condecoraciones, fruto de una época muy concreta, no fueron dos… ¡sino tres!.

 

1951. INSIGNIA DE ORO Y BRILLANTES

El 27 de mayo de 1951 el Barça de las Cinc Copes abrió un ciclo de éxitos con la obtención del Campeonato de España, la Copa del Generalísimo, en la final disputada en Chamartín contra la Real Sociedad. Tres goles a cero (dos de César y uno de Gonzalvo III) en un partido con un solo color. Llevado seguramente por el júbilo de la victoria, el presidente azulgrana, Agustí Montal Galobart, ni corto ni perezoso, se quitó la insignia de oro y brillantes de la solapa y se la impuso sin protocolo ni zarandajas al mismísimo Franco.

El dictador quedaba así condecorado por primera vez por el Barça, sin mediar ningún acuerdo de junta directiva ni constancia fotográfica. Sin embargo, según revelan Manuel Tomás y Frederic Porta en El Barça inédito, unos meses más tarde, en la reunión de la junta directiva del 11 de octubre, se acordó entregar una nueva insignia de oro y brillantes al presidente Montal y restituirle así la que tan generosamente había regalado a Franco.

 

1971. MEDALLA DE ORO DEL PALAU BLAUGRANA

El 13 de octubre de 1971 la junta directiva del Barça prácticamente al completo y reforzada con Josep Samitier fue recibida en audiencia por Franco en el palacio del Pardo. Se trataba de agradecer al Caudillo la colaboración del régimen en la construcción del nuevo pabellón polideportivo del club, siguiendo las instrucciones de Juan Gich, exgerente del Barça y nuevo delegado nacional de Deportes. “Gich nos indicó que debíamos acudir todos los directivos, pero surgió un problema”, explica Montal (hijo del anterior) en sus memorias. Se refiere a la presencia de Raimon Carrasco, hijo del dirigente de Unió Democràtica, Manuel Carrasco i Formiguera, fusilado en 1937 por Franco. Raimon Carrasco, que era el secretario del club, se saltó la recomendación y no acudió a la audiencia. Tampoco Ferran Ariño.

Montal hizo entrega al dictador de un álbum con fotografías de la construcción del polideportivo y de la medalla de oro del Palau Blaugrana, distinción inédita que ese mismo día también recibieron el secretario general del Movimiento, Torcuato Fernández Miranda… y el propio Gich. En las actas del FC Barcelona de la época no consta ni la deliberación en junta directiva ni la entrega de ninguna de estas condecoraciones.

 

1974. MEDALLA DE ORO DEL 75 ANIVERSARIO

En 1972 el FC Barcelona organizó la Primera Trobada de Penyes, que se llevó a cabo en Montserrat con la colaboración destacada de los barcelonistas de Manresa. En la asamblea de compromisarios de aquel año, Montal Costa propuso conceder la primera medalla de oro del club a la Penya Blaugrana de Manresa. Pero… “pocos días después Juan Gich me dijo que era imposible, por un motivo muy simple: la primera distinción de primer nivel de cualquier club tenía que concederse forzosamente a Franco”.

La medalla de la peña del Bages quedó aparcada. Y con anterioridad, el 27 de febrero de 1974, tres días antes de la ejecución de Salvador Puig Antich, la directiva barcelonista tuvo que regresar al Pardo y condecorar de nuevo al jefe del Estado. Como en el caso anterior, no consta ninguna referencia a esta distinción tan especial en las actas de reuniones de la junta blaugrana.

 

1975. UN BUSTO DE POCA CONSISTENCIA

Pero la relación con el dictador tiene otro capítulo peculiar que debe situarse en la fecha de la muerte de Franco, el 20 de noviembre de 1975. Fue sin duda una jornada curiosa la que se vivió entonces en el Camp Nou. Así lo relata Montal Costa: “Fue Gich quien me avisó y me dirigí rápidamente a las oficinas del club, en La Masia”.

Allí estaba ya el gerente, Jaume Rosell (padre del futuro presidente Sandro Rosell), quien de inmediato “avisó al empleado Eduard Combas para que mandara retirar la placa de los ‘caídos por Dios y por España’ (de las instalaciones del Barça). De aquel día recuerdo también –añade Montal– una curiosa anécdota. Joan Granados (secretario general) y Jaume Rosell bromeaban con un busto del general que había en las oficinas. Granados le lanzó el busto a Rosell y éste no pudo cogerlo y se cayó al suelo. Ante nuestra sorpresa, el busto se rompió. Estábamos convencidos de que era de bronce y sólo era de yeso. Se rompió”. Todo un símbolo para unos momentos de cambio.

Esta última anécdota, la del busto de Franco es paradigmática de lo que siempre ha sido y es el Barça, un club sumiso al poder, que con el cambio del viento corre a eliminar los vestigios del anterior mandamás para arrojarse sin pudor en los brazos del siguiente.

El amo del corral después de 1977 sería hasta nuestros días el delirante nacionalismo catalán, pero esa es otra parte de esta historia que ya descubriremos más adelante.

Continuará…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.