CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Tango argentino en Canarias: Real Madrid 89 – 84 Unicaja

Una crónica de: @Javirodespi planetacb

Competición copera en estado puro, el Real Madrid ganó al Unicaja 89-84 gracias a un jugador que bailó un espectacular tango en la cancha, Facundo Campazzo.

La ovación a Tavares

Tras confirmar las ausencias de Santiago Yusta y Dino Radoncic por decisión técnica, antes de comenzar el partido es necesario indicar el respeto de la afición canaria a Walter Tavares que se llevó una de las ovaciones de la noche como así corresponde a alguien que tuvo aquí sus primeros inicios.

El baloncesto es un juego de pequeños hasta que llega Tavares

Sorprendió Laso metiendo un quinteto pequeño donde su cinco era Thompkins y su cuatro Taylor y, la verdad, es que no salió muy bien en cuanto a cierre de rebote y ni siquiera para imponer un rtimo rápido, así que el coach blanco se dejó de experimentos y metió a Tavares que fue la clave de que el aro madridista ya estuviera bien protegido y permitieran transiciones rápidas donde Fabien Causer se puso las botas siendo el principal elemento ofensivo de los hoy locales ante un Unicaja que confiaba en MacCallum para seguir batallando en un primer cuarto cerrado con 26-23.

De estar groggy a resurgir de las cenizas

No sabemos muy bien cómo contarles todo lo que pasó en el segundo cuarto porque fue un poco, digamos, alucinante, vimos a un Real Madrid completamente groggy en manos de Unicaja, liderados por la posición de base de Alberto Díaz, con Carlos Suárez buscando al jugador que tuviera libre, especialmente Wacynsky para que lanzara más cómodo y, sobre todo, con un increíble porcentaje en el triple con 5/6 que le llegó a dar hasta nueve puntos de ventaja gracias a un 10-0. Pero fue llegar Facundo Campazzo al campo y todo cambió, el argentino impregnó a todos sus compañeros de un espíritu defensivo que se habían dejado en el intercambio de cuartos y, junto con unos cambios alternativos entre individual y zona, dieron la llave a los blancos para irse mandando con 46-45.

Igualdad al poder

Que la tensión iba en aumento lo sabíamos todos, pero sin embargo, especulaciones habían pocas, donde ambos equipos mostraban su excelente movimiento de balón en un partido donde los árbitros también fueron protagonistas por la permisividad en los contactos para ambos conjuntos y donde solo el más duro con algún detalle daría el pase a la semifinales. En esas cosas y con una delicatessen más de Facundo Campazzo nos íbamos a la última batalla con 64-66 para el Unicaja.

Precipitaciones

Y no hablamos de lluvia, sino que el Real Madrid empezó a agobiarse por no verse encima en el marcador y por no poder parar las carreras de MacCallum al aro en que siempre sacaba algo positivo, ya fuera canasta o tiros libres, todo ello sumado al espectacular Waczynski con su 4 de 4 en triples.

Así llegamos a los últimos instantes del partido, donde sale la diferencia entre los buenos y los grandes jugadores, ahí surgieron los nombres de Facundo Campazzo y Rudy Fernández por el Real Madrid y Carlos Suárez junto a Nedovic por el Unicaja, en que hubo un intercambio de canastas e inclusive una acción polémica que no se sancionó como falta de Campazzo.

No podemos terminar esta crónica sin mencionar el inmenso partido de Facundo Campazzo, fue uno de los elementos claves para el Real Madrid esté en semifinales, su partido debería pasar a los anales de la Copa.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva el sábado a las 19 horas contra Iberostar Tenerife, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.