CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | La victoria os sienta mejor: Real Madrid 89 – 76 Iberostar Tenerife

Una crónica de: @Javirodespi planetacb

Tras tres derrotas consecutivas, el Real Madrid recuperó la senda de la victoria con un marcador de 89-76 ante un Iberostar Tenerife que duró poco más de un cuarto y que le sirvió a Pablo Laso con vistas a la cita de la próxima semana en Gran Canaria con la Copa del Rey (o eso queremos creer).

Un bombardeo canario

Había interés en saber cómo reaccionaría el Madrid tras esas tres derrotas consecutivas que llevaba en su casillero hasta hoy y la verdad es que en el primer cuarto todavía parecía un poco tocado por los últimos acontecimientos con poca visión de juego en el colectivo y que se juntó con un enorme acierto anotador del Iberostar Tenerife desde la línea de 6.75 con un 4/5 y que nos dejó un marcador favorable al equipo chicharrero por 18-21 como podemos ver aquí con Javi Beirán, especial mención con sus 9 puntos. Fíjense cómo sería la cosa que Pablo Laso preparó una jugada de última posesión y se encontró con que Luka Doncic regaló el balón para una antideportiva a continuación de Jonas Maciulis, Ley de Murphy en estado puro.

A bajar el culo con cabeza

Estaba claro que el “cachondeo” del primer cuarto en 6.75 del Iberostar Tenerife no podía permitirse y algo debía cambiar, para empezar la actitud defensiva a lo que se sumó una zona de ajustes con cambios a individual que complicó la vida a los canarios que no pudieron igualr el ritmo ofensivo de la primera mitad dónde el Real Madrid, jugando con una estructura de cuatro pequeños con Maciulis de cuatro y Felipe Reyes de cinco, que pillaban más de una vez a los visitantes en un mal balance defensivo que les dejó yéndose al descanso con ventaja blanca de 43-34.

El cariño de Campazzo a Katsikaris

Compartieron juntos muchos momentos en UCAM Murcia y estaba claro que Facundo Campazzo tenía que devolverle a Katsikaris las enseñanzas compartidas y ello lo hizo jugando un tercer cuarto de una excelencia total en cuanto dirección y ritmo de juego, amén de esas entradas en 1×1 que fueron imparables por muchas ayudas que saltaran. Ante ello, solo nos quedaba disfrutar del partido con el resultado prácticamente finiquitado y viendo las diferentes alternativas defensivas que planteaba Pablo Laso, entre ellas una zona 1-3-1 que no habíamos visto en la temporada. Así nos fuimos al final del tercer cuarto con un claro 68-53 para disfrute de las 8.794 almas que poblaban el WiZink Center.

Al tran-tran

Poco más le podemos contar de lo que aconteció en el encuentro, sencillamente que el Tenerife se olvidó de que quedaba un cuarto en los cuatro primeros minutos y tuvieron que ser llamados al orden por Katsikaris para no llevarse una derrota por más puntos de los merecidos mientras que el Real Madrid, simplemente, dejaba pasar el tiempo intercambiando canasta. Todo ello nos dejó un apañadito marcador de 89-76.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva a Gran Canaria (suponemos) para la disputa de la Copa del Rey, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.