OPINIÓN | 2017, año espléndido terminado con sabor agridulce (Parte II)

Un articulo de: @luismanper

Retomamos aquí el recopilatorio del pasado año 2017, que dejamos aparcado en la final de Cardiff dónde el Real Madrid conquistó por primera vez el doblete Liga-Champions en casi 60 años y donde se convirtió en el primer equipo capaz de repetir la corona continental desde que se instauró el actual formato Champions, haber ganado los 2 trofeos más importantes a nivel nacional y europeo le abocó a disputar a un verano muy cargado de competiciones, en el que tuvo que disputar tanto la Supercopa de Europa como la Supercopa de España además de comenzar la Liga y disputar el habitual trofeo Bernabéu que sirve de presentación del equipo ante su público.

La temporada oficial del Real Madrid empezó con la disputa de la Supercopa de Europa a principios de agosto con el Manchester United de Mourinho como rival (que venía de ganar la Europa League), el equipo blanco se adelantó con gol de Casemiro en posición de ajustadísimo fuera de juego que el árbitro no apreció por lo que el Real Madrid se fue al descanso ganando por 1-0, a la vuelta de los vestuarios un gran gol de Isco tras una doble pared con Bale, aumentó la ventaja hasta el 2-0 pero pocos minutos después el Manchester recortó distancias por medio de Lukaku, pero el marcador no se movió más porque ni el United estuvo acertado para empatar ni los chicos de Zidane supieron culminar algún contraataque de los que dispusieron cuando el equipo inglés se volcó, por lo que esa noche de verano el Real Madrid ganaba por 2-1 su cuarta Supercopa de Europa.

A continuación, llegó la Supercopa de España con un partido de ida muy polémico en el que el Real Madrid se adelantó en el Camp Nou con un gol de Piqué en propia puerta, y que el Barça empató de penalti inexistente en el que el árbitro se tragó un piscinazo obsceno de Luis Suárez, a continuación debutó en competición oficial Cristiano Ronaldo marcando un impresionante golazo tras recortar a Piqué en carrera y clavar el balón en la escuadra de Ter Stegen, en esa jugada ya vio su primera amarilla por quitarse la camiseta para celebrar su gol y pocos minutos después se culminaría el escándalo arbitral cuando el portugués fue expulsado por simular penalti, en un forcejeo en carrera en el que Umtiti le desequilibró con un leve empujón, además el portugués perdió los papeles empujando levemente al árbitro y fue sancionado con 5 partidos de suspensión, por lo que ni siquiera el tremendo golazo final de Asensio apaciguó la indignación del madridismo por ese atraco veraniego. La vuelta se presentó como un trámite y empezó con otro fantástico golazo de Asensio a los pocos minutos del comienzo, ese fulgurante inicio del partido hacía indicar que podíamos presenciar una goleada pero sólo Benzema fue capaz de superar a Ter Stegen al filo del descanso, a partir de ahí levantaron el pie del acelerador tanto los jugadores como Zidane, que dio minutos a los menos habituales, lo que permitió la reacción del Barça que estuvo a punto de marcar el gol del honor estrellando un balón en el larguero.

La Liga comenzó en Riazor, con un partido cómodo en el que el Real Madrid se impuso sin problemas al Depor por 0-3 en un partido recordado porque uno de los goles madridistas llegó tras una jugada combinativa de más de 40 toques consecutivos en la que participó todo el equipo, pero tras la disputa del trofeo Bernabéu ante la Fiorentina (a la que se invitó como homenaje a la Segunda Copa de Europa ganada hace 60 años) en la que el equipo se impuso por 2-1 al equipo viola con otro golazo por la escuadra de Cristiano Ronaldo, el Real Madrid se iba a dejar los primeros puntos de la temporada cuando en la segunda jornada recibió al Valencia en el Bernabéu.

Fue un partido extraño que empezó con la grotesca imagen de los capitanes del equipo recibiendo el trofeo de campeón de la Liga anterior vestidos con ropa de calle (Sergio Ramos había sido expulsado en Riazor y Cristiano Ronaldo arrastraba la sanción por empujar al árbitro en la Supercopa de España), a los pocos minutos de comenzar el partido el Real Madrid se adelantó con otro magnífico gol de Asensio que en esos días se encontraba en estado de gracia pero una empanada defensiva por la banda de Carvajal permitió al extremo valencianista colarse hasta la cocina y poner el pase atrás que su compañero remataría a placer y sin ninguna oposición defensiva para marcar el 1-1, a la vuelta del descanso el equipo siguió descentrado y el Valencia volvió a marcar para ponerse 1-2 en el marcador, entuerto que pudo solucionar Asensio con otro golazo más de falta directa pero que el Real Madrid fue incapaz de remontar, gracias al escaso acierto goleador de Benzema que falló en los últimos minutos de partido 2 ocasiones clarísimas de esas que es más difícil fallarlas que meterlas, pero el delantero francés erró y el equipo se fue al primer parón de selecciones de la temporada empatando a 2 y dejándose los primeros puntos de la temporada.

A la vuelta del parón, el Real Madrid recibió al Levante en el Bernabéu en un partido que parecía fácil pero que también se le atragantó a los chicos de Zidane, que empezaron perdiendo con una cantada absurda de Carvajal y Kiko Casilla que perdieron de vista el balón en un saque de banda y dejaron franco el remate en el área pequeña al jugador del Levante para marcar el 0-1, a pesar de que empató Lucas Vázquez al filo del descanso, el equipo blanco no fue capaz de hacer un gol al equipo levantino en toda la segunda mitad por lo que el equipo seguía dejándose puntos en uno de los peores comienzos de temporada que se le recuerdan. En el siguiente partido, empezó la Champions y el equipo venció sin problemas al Apoel de Nicosia en el Bernabéu por 4-1, en un partido en el que la noticia más destacada fue la grave lesión de Kovacic que se lesionó para más de 2 meses, en el siguiente encuentro liguero visitamos Anoeta con Borja Mayoral como delantero centro pues Benzema también se había roto en el partido contra el Levante, el delantero de Parla se erigió en protagonista del partido marcando el primer gol, y también el segundo aprovechando un contraataque en el que la Real chutó al poste, después la Real acortaría distancias y Bale sentenciaría el partido con un gol en su típica carrera que tanto tiempo llevábamos sin ver debido a sus habituales lesiones.

Pero los sobresaltos no iban a acabar en ese partido, y en la jornada liguera entre semana el Real Madrid recibió al Betis en el Bernabéu en un partido en el que tuvo numerosas ocasiones especialmente clara fue un taconazo de Bale, que sacó Adán con un paradón y después se estrelló en el poste, pero el equipo blanco acabó pagando esa falta de puntería y tras un galimatías táctico que a punto estuvo de costarle al equipo la derrota automática por jugar con 12 jugadores cuando Zidane hizo 2 cambios tras la lesión de Marcelo, en la última jugada del partido Sanabria cabeceó a gol completamente sólo en el área pequeña para infligir al Real Madrid su primera derrota de la temporada. En la siguiente jornada, el equipo visitó Mendizorroza enfrentándose a un Alavés que hasta esa jornada llevaba 0 goles y 0 puntos, ese partido es recordado por el doblete de Ceballos que aprovechó su primera titularidad para marcar los 2 goles madridistas de aquel partido, posteriormente el Alavés marcaría su primer gol de la temporada para recortar distancias pero el marcador no se movió y terminó 1-2.

El siguiente compromiso del Real Madrid llegó con la visita al Borussia Dortmund, en uno de los mejores partidos de la temporada, en el que el equipo se sobrepuso a un partido a campo abierto gracias a un golazo de Bale en la que colocó en la escuadra un centro llovido de Carvajal con un toque sutil con el interior del pie, luego sería Cristiano Ronaldo quien aumentó distancias y aunque Aubameyang apretó el marcador, el crack portugués sentenció el partido pocos minutos después colocando el 1-3. Sin embargo el propio Bale también dio la noticia negativa del partido porque en los últimos minutos pidió el cambio por molestias musculares que le tuvieron de baja 2 meses. En el último encuentro antes del siguiente parón de selecciones, el Real Madrid ganó su primer partido de la temporada en el Bernabéu, ganando 2-0 al Espanyol en un partido sin demasiada historia que llegó marcado por los acontecimientos políticos que habían ocurrido en Barcelona el 1 de Octubre, día de la disputa de ese partido.

Tras el parón de selecciones, el Real Madrid visitó al Getafe en otro partido que sudó sangre para ganar pues a pesar de adelantarse en el marcador, el equipo azulón empató con un gol en fuera de juego y el equipo no reaccionó hasta que salió Isco y puso una magnífica asistencia a Cristiano Ronaldo, quien marcaría su primer gol liguero para poner el 1-2 con el que el equipo blanco recortó distancias con sus competidores ligueros aprovechando el empate entre Barça y Atleti. Después llego la Champions con la visita del Tottenham al Bernabéu, que se saldó con empate a 1 con un gol inicial de Cristiano Ronaldo seguido del empate posterior de Kane, y de una exhibición de Keylor que impidió la victoria del equipo inglés pero que provocó que el cancerbero tico recayera de la lesión muscular que arrastraba desde que jugó con su selección en el anterior parón de selecciones. En el siguiente compromiso frente al Éibar en el Bernabéu, ya jugó Kiko Casilla que no recibió ningún gol en la cómoda victoria madridista por 3-0 con más goles que buen juego, pues como partido fue bastante aburrido y soso.

El estreno de la Copa del Rey visitando al Fuenlabrada no fue mucho más halagüeño, pues los suplentes habituales del equipo sólo ganaron a un equipo de Segunda B gracias a 2 penaltis transformados por Lucas Vázquez y Asensio, pero el esperpento iba a llegar en los 2 siguientes partidos, en el primero el Real Madrid visitaba Girona en un ambiente enrarecido por el clima político que se vivía en Cataluña durante esos días, y en el que todo fue a peor porque el partido que cuajaron los chicos de Zidane aquel día fue verdaderamente patético pues ni siquiera los 2 balones que el Girona estrelló en el poste en los primeros minutos hicieron reaccionar al equipo, que se relajó aún más cuando uno de los balones que el Girona estrelló en el palo acabó en un contraataque que desembocó en el gol de Isco que puso el 0-1 en el marcador en el primer cuarto de hora, poco más se vio hasta después del descanso cuando Benzema estuvo a punto de marcar de tacón pero el defensor sacó el balón en la línea de gol entre la mano y el hombro, el árbitro no vio nada punible y en las 2 jugadas siguientes el Girona remontó, marcando el segundo tanto en fuera de juego, pero ese error arbitral no justifica el desastre de partido que hizo al Real Madrid perder ante un equipo que está debutando en Primera División esta temporada, y en el que desde ese segundo gol del Girona el equipo ni se acercó al área rival mostrando un mínimo orgullo.

Pero el siguiente partido fue aún peor, pues la visita a Wembley se saldó con una incontestable victoria del Tottenham por 1-3, en la que el equipo inglés se puso 0-3 culminando 2 contraataques ante la pasividad defensiva madridista, Cristiano Ronaldo marcó el gol del honor en los últimos minutos pero sólo sirvió para certificar la derrota y el segundo puesto del grupo. En el último encuentro antes del parón de selecciones, el equipo recibió a Las Palmas en un partido que solventó fácilmente por 3-0, partido recordado por el impresionante trallazo de Asensio que entró por toda la escuadra y por el posterior contraataque culminado por Isco que cerró el partido.

A la vuelta del parón, el Real Madrid visitó por primera vez el Wanda Metropolitano para disputar el derbi que acabó con 0-0 y con escándalo arbitral porque Ramos acabó con la nariz rota debido a un golpe de Lucas y con Savic dando un escalofriante plantillazo a Kroos, sin que el árbitro amonestara a ninguno de los 2 cuando ambas entradas eran merecedoras de expulsión automática que habría decantado un partido en el que el marcador no se movió. El siguiente encuentro fue la visita al Apoel Nicosia, en la que el equipo reaccionó goleando al equipo chipriota por 0-6 con sendos dobletes de Cristiano y Benzema, pero en la siguiente jornada volverían las dudas cuando el Real Madrid recibió a un Málaga que llegaba en descenso y que a punto estuvo de llevarse algún punto del Bernabéu, pues empató el partido en 2 ocasiones para igualar los goles de Benzema y de Casemiro, y además en este partido se evidenció la urgencia de que volviera Keylor de su lesión, porque el segundo gol malaguista se lo tragó Kiko Casilla, afortunadamente el primer penalti que se le pitó a favor al Real Madrid en lo que iba de temporada, Cristiano Ronaldo lo falló pero aprovechó el rechace de Roberto para colocar el 3-2 final en el marcador.

El siguiente partido fue otro esperpento que alargaba la mala racha del equipo, pues los suplentes no fueron capaces de ganar al Fuenlabrada en el Bernabéu, de hecho el equipo madrileño empezó adelántandose en el marcador con un trallazo desde fuera del área del hijo de Milla que Keylor se tragó en su vuelta a los terrenos de juego tras su larga lesión. El Real Madrid sólo reaccionó cuando reapareció Bale después de 2 meses lesionado, quien el primer balón que tocó lo convirtió en una magnífica asistencia que remató a gol Borja Mayoral, después el jugador galés estuvo a punto de marcar el segundo gol pero su remate lo rechazó el portero y fue aprovechado por el propio Mayoral para remontar el partido, pero los suplentes seguían relajados demostrando por qué Zidane le había dado tan pocos minutos hasta ese momento y acabaron encajando el segundo gol, que cerraría el partido en empate a 2 pero afortunadamente la victoria de la ida por 0-2 sirvió al equipo para clasificarse para la siguiente ronda de Copa, que empieza a disputar esta semana ante el Numancia.

La siguiente jornada liguera se presentaba como la oportunidad perfecta para que el equipo recortara puntos al Barça que venía de empatar en su campo contra el Celta, pero la visita a San Mamés se saldó con otro desesperante 0-0 en el que el Real Madrid tampoco fue capaz de perforar la meta contraria y desperdició una inmejorable ocasión para poner emoción a la Liga, el siguiente partido de Champions en el que recibimos en el Bernabéu al Borussia Dortmund, (encuentro que cerró la fase de grupos) evidenció una vez más las preocupantes desconexiones en las que el equipo incurre con excesiva frecuencia pues empezó a adelantarse por 2-0 en el marcador, pero la lesión de Varane provocó la enésima caraja defensiva y permitió al Borussia empatar a 2 el encuentro, que afortunadamente el Real Madrid pudo desnivelar gracias a un gol de Lucas Vázquez en los minutos finales, el siguiente partido liguero fue la visita al Bernabéu del Sevilla que es sin duda el mejor partido del Real Madrid en Liga en lo que va de temporada, pues  el Real Madrid tuvo toda la pegada que tanto había echado en falta en los partidos anteriores y endosó al Sevilla una manita al descanso, en la segunda parte el equipo bajó el pistón y el partido concluyó con ese 5-0 con el que terminó el primer tiempo.

Después llegó el Mundial de Clubes, en el que el Real Madrid redondeó el mejor año de su historia ganando su quinto título del año 2017. En la semifinal el equipo se enfrentó al equipo árabe Al Jazira, partido que se complicó muchísimo debido al aluvión de ocasiones falladas por el equipo blanco en la primera parte (incluyendo un gol anulado por el VAR), que desembocaron en el gol del Al Jazira originado en otro fallo de alevines de la defensa madridista, incluso pudo ser peor porque un córner a favor del Real Madrid fue tan pésimamente defendido que acabó en un contraataque del equipo local en el que los árabes superaron a un Keylor que estaba absolutamente vendido por su defensa, pero esta vez el VAR nos echó una mano y anuló el gol del Al Jazira por ajustadísimo fuera de juego del jugador que remató a gol. Pocos minutos después, empató Cristiano Ronaldo cuando el portero local que tanto había parado en la primera parte abandonó el partido lesionado, luego fue Bale quien deshizo el empate al poco de salir en lugar de un Benzema nefasto que tiró 3 veces al poste cuando lo tenía todo a favor.

La final del Mundialito se jugó ante el Gremio de Portoalegre, quien empezó el partido con un espeluznante pisotón de su central a Cristiano Ronaldo y que poco más mostró en el campo, pues el equipo brasileño no chutó a puerta en todo el partido. El encuentro lo decidió Cristiano Ronaldo con un gran gol de falta directa en la que aprovechó que se abrió la barrera, y posteriormente estuvo a punto de sentenciar la final pero su gol lo anularon por fuera de juego de Benzema y después fue Modric quien estuvo a punto de resolver el encuentro, pero su potente disparo se estrelló en el poste. El sublime jugador croata fue elegido MVP de la final por la impresionante manera de dirigir el juego del equipo en la final que permitió al Real Madrid ganar su quinto título del año.

Pero el año en el que el Real Madrid ganó más títulos que nunca, se cerró con una enorme desilusión pues el Clásico ante el Barça fue la culminación del horrible inicio de Liga que ha cuajado el equipo hasta ahora, Zidane arriesgó bastante repitiendo la apuesta por Kovacic para marcar individualmente a Messi que tan bien le salió en la Supercopa de España, pero esta vez su arriesgada decisión de sacar a Kovacic y sentar a Isco solo dio resultado en la primera parte cuando el argentino apenas apareció, y el Real Madrid dominó la posesión, hasta el punto de que se le anuló un gol a Cristiano Ronaldo por claro fuera de juego y Benzema cabeceó al palo de Ter Stegen, pero en la segunda mitad el equipo se vino abajo y una jugada en la que Rakitic se recorrió todo el campo sin oposición alguna de la defensa madridista, para acabar abriendo a Sergi Roberto quien completamente sólo dio el pase de la muerte a Luis Suárez quien también estaba totalmente solo y superó a Keylor sin problemas, después una jugada llena de rebotes acabó con Carvajal sacando la mano para evitar un gol seguro del Barça y que le costó la expulsión al lateral de Leganés por lo que Messi marcó el 0-2 de penalti y sentenció el partido, aunque Bale estuvo cerca de recortar distancias sería Aleix Vidal quien cerró el partido en el descuento marcando el 0-3 rematando un pase de Messi, que recuperó un balón que había salido por la línea de banda.

En conclusión, el Real Madrid ha cerrado hace pocos días el mejor año de su historia en cuanto a títulos y que será recordado siempre por ser el año que se conquistó el doblete Liga-Champions casi 60 años después. No obstante la arriesgada planificación deportiva por la que la directiva apostó en verano para suplir a James, Danilo, Morata y Mariano plagando al equipo de jóvenes unido al pésimo momento de forma de muchas de sus estrellas como Benzema, Cristiano o Marcelo el equipo la ha pagado en Liga estando ya a 14 puntos del líder con un partido menos que sus rivales, por lo que la Liga parece ya prácticamente imposible de reeditar, de aquí en adelante el equipo tiene que echar el resto en Copa y Champions para no acabar en blanco la temporada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.