CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Un conjunto de heroes: Real Madrid 91 – 72 Valencia Basket

Una previa de: @Javirodespiplanetacb

No podemos catalogar al Real Madrid nada más que como un conjunto de héroes, alguien que ha perdido a tal cantidad de jugadores por lesión y que ve como su mejor jugador, Luka Doncic, es expulsado en el primer cuarto, para acabar ganando por 91-72 no merece otro calificativo.

Imposible controlar al Facu

No hay primer cuarto del Real Madrid que no acabe con dos faltas de Tavares y entrada de Felipe Reyes en su lugar, nuevamente el caboverdiano volvió a cometer dos personales que alteran los planes de Laso en un encuentro en que ambos equipos salieron a buscar controlar el ritmo del juego con mucho juego estático, con buen acierto exterior y sin prácticamente contraataque pero claro, ahí surge un jugador que le es imposible estar así, Facundo Campazzo aprovechaba cualquier oportunidad para alterar ese ritmo ya fuera con robos o saliendo a toda velocidad y resultaba letal para un Valencia que se iba perdiendo por 24-18 al final del primer cuarto.

Todo giró con la antideportiva

Todo lo que contemos del segundo cuarto queda en un plano inferior hablando de la expulsión de Luka Doncic, en primer lugar por la antideportiva que le pitaron cuando estaba entrando a canasta y después la técnica en que el colegiado de Euroliga no tuvo ningún reparo en cargarse el espectáculo y que debería hacerse mirar si realmente aspiran a competir en algún momento con la NBA, todo ello supuso un antes y un después en el público blanco que se enchufó de forma definitiva al encuentro convirtiéndose en un sexto jugador y que animó a los propios jugadores donde se cantaron los triples de Jaycee Carroll como si fuera la final de Euroliga, a pesar de que quedaba mucha tela por cortar con el 43-41 del descanso.

Tensión por las nubes

Estaba claro que la tensión se mascaba en el ambiente con los ánimos muy encendidos, cada acción era mirada con lupa y cada acción era una guerra sin cuartel donde solo acciones individuales nos dejaban un poco de baloncesto para ver, bien con el intercambio de triples entre Campazzo y Vam Rosson como destacable y que nos dejaba un marcador abierto de 64-58.

El gran capitán

En esta batalla que se convirtió el encuentro, solo el más centrado, el más veterano y el que mejor sabe desempeñarse en estas situaciones merece un sitio en el Olimpo, Felipe Reyes supo controlar sus emociones, arrastró al público, sacó al rival de sus casillas y fue el alma mater del Real Madrid para que el resto de sus compañeros hicieran lo que tenían que hacer, meterla y acabar ganando por 91-72 ante 9.098 enfervorizadas almas.

Así terminamos hoy pero volvemos pronto, concretamente el jueves a las 20h que nos espera Brose Bamberg, hasta entonces, sigan sonriendo bien grande.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.