CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Morir en rebote: Maccabi Tel Aviv 90 – 83 Real Madrid

Una crónica de: @Javirodespi planetacb

El Real Madrid cayó por segunda vez consecutiva en Euroliga ante un Maccabi que supo sacar máximo provecho a una superioridad en el rebote y fue justo vencedor por un marcador de 90-83.

Thompkins a escena

La entrada de Thompkins, que ya avisó Laso de que iba a jugar, hizo que Radoncic quedara fuera, al final el americano jugó 18:46 y anotó 5 puntos para una valoración de 8 y sintiéndose invadido por el horrible porcentaje exterior de todo el equipo desde el triple con su 0/3, esperamos mejores tiempos de él.

Un muy válido primer cuarto

Nos pusimos más que felices con los primeros diez minutos que vimos hacer a los blancos y sin preocuparnos mucho por la falta de acierto a la hora de cerrar el rebote propio ya que el acierto en el perímetro solventaba esos “problemillas”, inclusive Randolph nos volvía a dar una nueva lección de poner tapones para una canasta posterior al contraataque de Rudy, en resumidas cuentas, un 22-30 que alegraba el espíritu.

Llegaron los macabeos

O se fueron los madridistas, lo cierto es que el segundo cuarto fue un poco desastre para los de Laso, completamente superados por una mayor energía defensiva de los locales y con el único recurso de un lanzamiento triple que no entraba (hasta 8 se llegaron a fallar), el Real Madrid recibió un parcial demoledor de 21-8 debido a su inoperancia ofensiva no contrarrestada en ataque que dejó el marcador al descanso con un 47-42 para los de casa.

El último esfuerzo

Tuvo que ser nuevamente Felipe Reyes quién diera el empujón a los suyos para que todo no estuviera perdido, diez puntos suyos llevaron su firma y sirvió de engancha para que gente como Randolph y Campazzo se sumaran a la causa, dando la impresión de que esa desconexión era ya historia y que el Madrid nuevamente volvía a encontrar sensaciones de triunfo con el 64-66 a falta de diez minutos.

Un casi Doncic

Si tu rival coge 46 rebotes y tu 28, casi la cuenta está hecha, aunque siempre no es definitivo el dato, el caso es que alguien como Deshaun Thomas estuvo a sus anchas y no pudo ser parado en ningún momento, ni siquiera un imperial Doncic, que volvió a ser el mejor del Madrid y que, con siete puntos consecutivos (gracias a la técnica pitada a Spahija) estuvo a punto de darle una vuelta al marcador que, a falta de pocos minutos, mandaba un cara o cruz el partido donde Maccabi supo jugar mucho mejor sus ataques y llevarse la victoria por 90-83.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita será en todo un clásico, nos espera el FC. Barcelona que vendrá de caer contra el último clasificado de Euroliga y que asaltó el Palau el mismo día que el Madrid cayó en Tel Aviv, así que, mientras eso llega, ya saben, sigan sonriendo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.