OPINIÓN | Nacho Fernández o el arte de exaltar el orgullo madridista

Un articulo de: @RealHeartMadrid

Repetir el mantra sagrado “Nacho siempre cumple” es tan irrespetuoso, como pasado de moda, no me sirve a estas alturas que a Nacho se le valore con ese ex valioso calificativo. Nacho Fernández, canterano y futuro capitán del Real Madrid, no solo merece ser apreciado por lo que es, por lo que se ha ganado, o por lo que ha logrado. Nacho debe ser exaltado a lo más alto del respeto que puede exigir cualquier integrante de esta plantilla.

Jugador que nació, se desarrolló, se formó, creció y se estabilizó en el club como un verdadero madridista, de esos de sangre blanca que son tan escasos como el amor puro y sincero en estos días. Representa todos los valores que realmente transmite o trata de transmitir el Real Madrid a sus jóvenes promesas. Responsable, educado, respetuoso, profesional, deportista de élite de pies a cabeza o mejor dicho, de punta en blanco.

Nacho ha demostrado en el terreno de juego lo espectacular que es. A nivel físico es el jugador más sano de todos, nunca se lesiona, siempre está disponible. A nivel de juego siempre lo hace más que notable, sabe medir los tiempos, sabe presionar, tiene velocidad, depura cada día más su técnica, es aseado en el corte, va bien por alto, cubre las espaldas de sus compañeros, es el socio ideal que siempre quieres tener a tu lado en el campo, no te deja vendido y puedes contar con él para que cubra tus espaldas, para realizar una pared que rompa los esquemas defensivos u ofensivos del rival, si ofensivos, si lo dudan pregúntenle a el PSG o al Sevilla y saldrán de dudas.

Ademas lleva tatuado en su pecho la polivalencia que nunca antes vi en ningún jugador, la versatilidad es su sello, puede jugar en cualquier puesto de la defensa, como central por la izquierda o como central por la derecha, como lateral izquierdo o como lateral derecho y seguramente que si el mister le necesita en el mediocampo, muy pocos dudarían en su capacidad de hacerlo adecuadamente.

Jugador fiel como pocos, sabemos que han venido equipos importantes a por el, ofreciéndole titularidad y millones que a cualquiera le nublarían la mente. Nacho Fernández rechazó a la Roma, porque sabe que Zidane confia en él como ese primer y fiel escudero que todo técnico de fútbol necesita, de esos que jamás dejan que el fuego siquiera te caliente. Nacho siempre estará allí para cuando el Real Madrid le requiera, y eso debemos agradecérselo como solo él lo merece. Nunca tuvo que irse del Madrid para demostrar que valía para este equipo, por la sencilla razón de que en su camino desde las inferiores del Club, hasta llegar a la primera plantilla, siempre ha sabido esperar, demostrar y cumplir con creces, dejando claro que el Real Madrid es el club de su vida y su vida es el Real Madrid.

Gracias Nacho, gracias por defender este escudo ante todo y ante todos, personas y jugadores como tú hacen digno y maravilloso este escudo que tanto amamos y nos llena de orgullo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.