CRÓNICA | EL OJO AL BLANCO | Un equipo sufridor: San Pablo Burgos 95 – 100 Real Madrid

Una crónica de: @Javirodespiplanetacb

El más difícil de todos los encuentros jugados por el Real Madrid en estos siete días de locura ha sido éste ante San Pablo Burgos, un equipo que dio lo mejor de sí pero que finalmente cayó por 95-100.

Garuba por Taylor

El madrileño entró en convocatoria suponiendo la baja de Jeff Taylor, sin problema físico conocido, Laso prefirió asegurar un poco más en el poste bajo ante las ausencias del equipo y dio la oportunidad al chaval de ser el jugador más joven en debutar en el conjunto blanco aunque al final no tuvo oportunidad.

Sin complejos se vive mejor

El San Pablo Burgos era el peor equipo de la ACB en cuantos puntos recibidos y, encima, de los que tenían un comienzo pésimo que les obligaba a ir a remolque todo el encuentro, pues tiene que venir la motivación del equipo blanco para que todo eso cambie, viendo un equipo local jugando de tú a tú al líder de ACB y Euroliga y jugando sin ningún complejo, a ritmo rápido, con no excesivas defensas y dejando mates como éste que le ponemos, así no nos extraña que el marcador fuera tan apretado con el 17-18 del primer cuarto.

Un Burgos de Euroliga

Si alguno se pensaba que el encuentro con Burgos iba a ser fácil, pues evidemente se equivocaba, no solo por la carga que traen los blancos, sino porque también hay muchos jugadores que tienen un escaparate tremendo como es el caso de Sebas Sáiz, que jugó sus mejores minutos en ACB demostrando su visión de juego y timing de salto para lograr seis puntos consecutivos que luego tuvieron el refrendo de un Scheneider poseido por un espíritu que parecía que jugaba a doble velocidad de lo que estamos acostumbrados, ellos dos (el vídeo que acompaña lo demuestra), la labor de sus compañeros, más una serie de defensas zonales que bloquearon más de una vez el ataque, nos dejaba a los locales con seis puntos de ventaja al descanso 45-39.

El agujero interior

Todos teníamos claro que algo tenía que cambiar en el partido si el Real Madrid quería llevárselo pero si bien parecía que en la salida estaba dispuesto a dar una marcha más, la realidad fue que los blancos tenían un enorme agujero en la defensa de los jugadores interiores con un Deon Thompson absolutamente imparable dentro de la bombilla, tanto entrando desde fuera como recibiendo en el interior y que, tuvo buena compañía también en la zona con Huskic y Saiz que dejaba sin premio los esfuerzos de un Facu Campazzo que a base de penetraciones seguía manteniendo con vida a los blancos en un marcador de 73-68.

Que viva el equipo

Sí, el Real Madrid se llevó el triunfo, algo lógico viendo la diferencia de plantilla entre uno y otro, pero lo que pasó verdaderamente fue que desde el banquillo se volvió a demostrar que el conjunto blanco es un auténtico equipo por encima de las lesiones y que los jugadores salen sin que haya diferencia entre titulares y suplentes, destacando un nombre por encima de todos como es Santiago Yusta pero sin que se pueda perder la labor oscura en rebote de Jonas Maciulis o del triple decisivo de Rudy en momentos decisivos y que dejó el marcador final de 95-100.

Así terminamos hoy, nuestra próxima cita nos lleva al jueves 2 de noviembre contra Khimki, que ya nos merecemos un poco de descanso, por tanto, ya saben, sigan sonriendo.

ACB Photo/M. González

 

Deja un comentario