OPINIÓN | Ante todo mucha calma

Un articulo de: @AngeluisAlba

En este país llamado todavía España somos muy dados a pasar del cielo al infierno en décimas de segundo, todavía  tenemos en la retina los seguidores del Real Madrid el juego desplegado en la segunda parte de la recién ganada Copa de Europa o los dos partidos de Super Copa ganados al Barcelona.

Es cierto que el comienzo de Liga ha sido convulso con una sanción desproporcionada a Ronaldo, varias decisiones arbitrales en forma de penaltis no sancionados o las lesiones que han venido a trastocar algunas posiciones, especialmente en el centro de la defensa, pero todo esto no explica el estado de ansiedad en el que se ha colocado el equipo con su entrenador a la cabeza.

Zinedine Zidane se caracteriza al menos en su vertiente pública como una persona moderada y metódica, por lo tanto, es difícil explicar el planteamiento táctico de los tres partidos ligueros en casa, sabiendo que al equipo lo que más le favorece es el orden, la posesión y la paciencia a la hora de llegar y rematar a puerta, hacer de la heroica un modo de juego y no un recurso ha convertido al Real Madrid en un equipo mucho más predecible y mucho menos efectivo de cara al gol.

No se trata de despotricar contra el equipo o el entrenador, en mi opinión si bien es cierto que el equipo echa de menos a un delantero centro goleador, que se acercara más a Lewandowski que a Mbappé por la fisionomía del equipo, creo igualmente que la plantilla puede alcanzar el éxito con el actual plantel.

Lo extraño de todo es que ZZ se haya contagiado y a su vez retroalimente al equipo de esa ansiedad por ganar en el Bernabéu, en estos tres partidos en casa se han tenido no menos de diez ocasiones claras por partido para ganar con solvencia, pero unas veces los errores de los delanteros, otras los postes y otras los porteros lo han impedido, es sintomático que todos los equipos que han sacado puntos de nuestro campo lo hagan con el mismo patrón, jugar con mucho orden y dos líneas de cinco en defensa con salida rápida a nuestra portería al cortar un balón, produciendo el pánico en nuestra defensa.

Pero no se debe destacar que los equipos contrarios se cierren ordenadamente y nos disputen la posesión muchas veces sino el desorden con el que atacamos cuando perdemos la paciencia en ataque y que suele ser empezada la segunda parte, con muchos minutos por jugar y una acumulación ilógica de jugadores atacantes que destruye nuestro centro del campo, impidiendo el control del partido, del juego y de la organización de nuestro ataque.

Si sustituyes como es el caso de ayer a Modric, que fue el mejor del equipo (como casi siempre) y a Isco, que son los encargados de filtrar el último pase y gobernar el centro del campo, produces un desequilibrio que hace que el equipo ataque sin orden ni concierto, con centros al área como único recurso, facilitando asi la labor defensiva del contrario.

Jugar al ataque es sabido que no se corresponde con acumular jugadores por delante del balón, ZZ con los cambios mando un mensaje a los jugadores de arrebato, creando más ansiedad y menos seguridad en el juego del equipo que nos ha dado el éxito el año pasado.

Ayer Ramos, por poner un ejemplo, pasó al lateral izquierdo al lesionarse Marcelo, yéndose varias veces al centro del área como delantero centro y acabó de central en el gol del Betis rompiendo el fuera de juego.

El equipo debe volver cuanto antes a la normalidad y estoy seguro que ZZ lo hará, a confiar en un estilo de juego pausado que sabe que nos dará el éxito, queda mucha Liga por delante y el Real Madrid volverá por sus fueros, baste con que la pelotita vuelva a entrar, aunque lo veamos como un imposible hoy, confiemos y ante todo mucha calma.

 

Deja un comentario