Doncic: El mirlo más blanco

Un articulo de: @danipuerto6

Dice el diccionario, que precoz es la persona que tiene unas cualidades intelectuales más desarrolladas o se comporta de forma más madura de lo que le correspondería por su edad, y es que dicha definición es perfecta para empezar a comprender la fulgurante aparición de Luka Doncic (Ljubljana, Eslovenia. 18 años).

Con Doncic nos encontramos a un jugador diferente a todo lo visto hasta ahora, y pese al empeño de muchos en igualarle a Toni Kukoc, es tan completo, que no sólo le identificamos con el croata, sino que atisbamos en él trazos, pinceladas en su juego que nos recuerda a muchos otros grandes jugadores que nos sorprendieron por explotar su genio desde muy jóvenes. Bodiroga, Petrovic, Kukoc o incluso Pau Gasol, son jugadores a los que Doncic por momentos nos recuerda en alguno de sus innumerables gestos técnicos.

Pero si hay algo que define al de Ljubljana aparte de su precocidad, es el descaro. Como muestra tenemos el día de su debut, con aquel triple desde la esquina en el primer balón que tocaba, contando con tan sólo 16 años. Y es que ese descaro le permite a Doncic a pesar de haber estrenado mayoría de edad hace más bien poco, ser una referencia  en el equipo, tanto es así que ya vemos como tiene jugadas específicas para aislarle con su par dándole espacios para que juegue, situaciones propias de un jugador franquicia, de esos sobre los cuales se arman equipos ganadores.

Se da el caso de que “el niño” es tan superior al resto de chavales de su edad que el debate ya no es si Doncic es mejor o peor que otros jugadores, si es más o menos prometedor, el debate se ha convertido en un Doncic vs Doncic….


¿DONCIC DE BASE, ESCOLTA O ALERO?

Doncic base

Desde la posición de “playmaker”, Luka puede desarrollar su capacidad para ordenar, dirigir y ejecutar cada jugada a realizar, de hecho, es de los tres bases madridistas el que mejor criterio tiene a la hora de jugar, porque Doncic es un base clásico, de los que hacen llegar el balón allí donde debe llegar, de los que encuentran siempre al compañero en ventaja para asistirle.

Luka además desde la posición del “1” puede explotar su físico. Sus 204 centímetros y sus más 90 kilos, se convierten en elementos desestabilizadores cuando con bote encara el aro o juega situación de poste bajo, indefendible para prácticamente cualquier base en Europa. El lunar de Luka está en la defensa al base “eléctrico” de turno, esos bases pequeños y habilidosos le cuestan a Doncic un mundo en defensa, ese físico privilegiado con balón en las manos, se convierte en su peor enemigo cuando el balón está en posesión de ese tipo de rival.


Doncic escolta

La posición del “2” convierte a Doncic en un killer, un anotador total capaz de hacer puntos utilizando cualquier recurso técnico. Desde dicha posición, se libera de la carga que supone salir de la presión rival y organizar, sólo pendiente de ayudar en tareas organizativas de manera esporádica, su mente se centra en buscar la mejor situación para ayudar mediante la anotación, aquí vemos al Doncic más voraz, capaz de utilizar sus enormes recursos para sumar anotación.

Ya sea en situaciones de tiro liberado desde el 6.75 (ha mejorado enormemente  su mecánica de lanzamiento), mediante su 1 vs 1 u optando por jugar de espaldas y cerca del aro, rara vez elige mal la opción a utilizar. En defensa tiene los mismos problemas que jugando de base. Atacantes bajos, rápidos y técnicos le meten en problemas y le cargan de faltas, además, su físico contra equipos que bloquean bien, le impide pasarlos con solvencia  y cede ventajas al atacante.


Doncic alero

El Doncic alero muestra todas las virtudes que le adornan, todas aquellas cualidades que nos sorprenden a diario aparecen desde una posición más cercana al aro. De entrada, sigue teniendo ventaja física sobre la mayoría de aleros tanto en ACB como en Euroliga, si no por tamaño, si por peso, todo ello sin perder en velocidad ante esos rivales más grandes. Mejor en dominio de balón, esos jugadores no tan habilidosos, se muestran incapaces de frenar al talento esloveno cuando les ataca con bote, obligando a flash defensivos, lo que con la capacidad de pase de Luka se convierte en canasta la mayoría de veces.

A todo eso hay que sumar que como juega más cerca del aro, puede utilizar otro de sus talentos, este físico, su tremenda capacidad de salto y ese “egoísmo” que muestra a la de ir a por un rebote, situación ésta que se le exige al alero y no tanto al base/escolta, más centrado en tareas de contención o balance defensivo cuando a rebote de ataque nos referimos o a la posibilidad de dar salida al contraataque en cuestiones de rebote defensivo. Como vemos, las situaciones defensivas se igualan, el rival no se  puede aprovechar por velocidad, tampoco por habilidad, aquí Doncic no sufre, al contrario, se impone a cualquier jugador de éste perfil, porque Doncic pese a ser un enorme talento ofensivo, también es un más que correcto defensor cuando sus cualidades físicas no se interponen. 


Sea de base, de escolta o alero, Doncic rinde y rinde a unos niveles impropios de su edad, la pena es que esa explosión de juego no ha pasado desapercibida para los americanos, los cuales ya hablan de Luka como número 1 del draft NBA, con todos los problemas que acarrearía ese pick al Madrid en su intento de retenerle al menos un año más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.