Sampaoli, this is Real Madrid: Real Madrid 3 – 2 Sevilla

Una cronica de: @missmarta85

Los blancos ganan el primer título de la temporada en un agónico partido ante un Sevilla que puso las cosas muy difíciles y estuvo a falta de un minuto de llevarse el encuentro. Con un resultado de 3-2 final ( Asensio, F. Vázquez, Konoplyanka, Ramos y Carvajal ), el conjunto merengue levanta así su tercera Supercopa de Europa, tras los 120 minutos disputados en el Lerkendal Stadion. 

Sorpresas en el once inicial. Zidane, el hombre de la sonrisa eterna demostró valentía y dejo claro que aquí, en su Real Madrid, van a jugar los que mejor estén. Ya demostró en la convocatoria sensatez, y se llevó a los hombres que a su parecer estaban en unas mejores condicioneses y a aquellos que habian podido disputar la mayor parte de los minutos de la pretemporada. Meritocracia.

Kiko Casilla, el catalán se enfrentaba a su primer partido de titular en una final, tuvo un partido por momentos tranquilo, aunque en la primera mitad realizó un paradon a Carriço. Quizás pudo haber hecho algo más en el primer tanto de los hispalenses, pero en el penalti no pudo hacer mucho más, tenemos garantía bajo palos.

La defensa fue la prevista: Carvajal, el pepinero fue un cañón por banda, buen partido que certificó con una galopada en los minutos finales de la prórroga para dar el triunfo final a los blancos. Varane, partido de luces y sombras del francés, fue de menos a más, aunque muy flojo en el primer tanto del Sevilla, pero al igual que todos sus compañeros de la zaga. Ramos, o le quieres o le odias, no hay más. El camero es esto, sin más porqués. Tiene una flor europea que cuando todo parece perdido aparece él, hoy lo volvió a hacer, marcó en el 92:35, pero no hay que dejar pasar por alto, los tramos de partido malos que ha tenido el sevillano… lo de siempre, lo que Ramos te da, Ramos te lo quita, todo en bucle. Marcelo, el brasileño brilló en la pretemporada, pero hoy estuvo lejos de su mejor versión, por tramos sacó esa calidad que tiene en ataque, y en defensa, lo de siempre.

El muro sigue siendo Casemiro, el incansable, pero a ratos desconocido, muchas imprecisiones y pérdidas de balones en zonas comprometidas. Le acompañó Kovacic, el croata recortó sus vacaciones para ganarse un hueco en su segunda temporada con el Real Madrid. De más a menos, pero se ganó saltar al verde hoy de titular, buenos minutos iniciales pero tuvo que ser cambiado. Isco, el malagueño sigue estando a prueba después de tres años en el club blanco, siempre con un pie fuera, pero parece que Zidane sigue queriendo confiar en él, buen trabajo en rasgos generales, pero no encontraba huecos y perdía balones con facilidad, fue sustituido. Marco Asensio, la revelación de la pretemporada, y la sorpresa de la noche, cuando todo esperábamos a Modric, el mallorquín debutaba así en partido oficial con la elástica blanca y de la mejor manera posible, en el minuto veinte de la primera parte abrió el marcador con un golazo imparable para Rico, demuestra que está listo para quedarse. De los mejores del Madrid, creando peligro constantemente por banda izquierda y mostrando cabeza sobre el terreno de juego, bienvenido Marco. Completó el encuentro hasta el pitido final. Lucas Vázquez, el heredero del dorsal 17, sigue sin dejar indiferente a nadie, Zidane volvió a confiar en él y el gallego no deja de demostrar que está hecho de pasta blanca, de menos a más. Morata, el madrileño sigue sin encontrar su sitio en este Real Madrid, continúa inoperante y ya son muchas oportunidades puestas en él, muy flojo y no parece que vaya a sentar a nadie de la BBC con el nivel mostrado hasta ahora, tuvo que ser cambiado.

Modric, Karim y James fueron los cambios. Cuando entró el croata se notó su presencia y el equipo fue cambiando la cara a mejor, en la prórroga fue de los que se echó el equipo a la espalda. James y Karim aportaron detalles, pero poco más, están fuera de forma aún, aunque no dejaban de intentarlo. Bastante mejor el colombiano que el francés.

Buena primera parte de los hombres de Zizou que supieron dominar al equipo hispalense durante la primera media hora de partido, pero tras el gol de Asensio, el equipo se echo atras y se dejó empatar de la manera más tonta, típico fallo en cadena que seguimos teniendo en defensa, como si lo tuviésemos de serie. El tanto del jugador sevillista llegó a cinco minutos del descanso, esos minutos finales que te golpean psicológicamente y se notó ese factor en la segunda parte.

Tras el descanso el Real Madrid se descompuso, y los hispalenses fueron superiores. Un penalti, bastante riguroso por cierto que el arbitro del partido señalo de Ramos sobre Vitolo, provocó que nuestro rival se pusiera por delante. Ya en el descuento, cuando todo parecía perdido, Ramos volvió a dar esperanza y el partido se fue a la prórroga. Sí el tanto de Vázquez en la primera parte fue un golpe psicológico para los de Zizou, el tanto de Ramos en el descuento, fue un mazazo para los de Sampaoli. Dominio de los vikingos en los treinta minutos de prórroga, con un Sevilla que se quedaba con un hombre menos tras la expulsión de Kolo por doble amarilla en el inicio del primer tiempo de la prorroga. Los blancos se fueron arriba y tiraron de casta, en la primera parte de la misma, Ramos marcó un gol, pero éste fue mal anulado, y como siempre a luchar contra todo, contra todos… Cuando esto olía a penaltis, en el minuto 119 Dani Carvajal marcó posiblemente el gol de su vida, tras una gran internada que acabo rematando a la escuadra ante la salida de Sergio Rico, y otorgándole así la Supercopa al Real Madrid. Esto es fútbol, nada está acabado hasta que el árbitro no pita el final. Lo hemos vuelto a hacer, a la heroica, bienvenido Sampaoli… This is Real Madrid.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.