Con Draper y a lo loco

Un articulo de: @danipuerto6

Físico, si algo define al equipo de Laso es su físico. Podemos hablar de mil variantes tácticas, de sistemas, de porcentajes, de todo lo que pueda rodear técnica y tácticamente al juego, pero al final todo se refiere a lo atlético, si el Madrid está físicamente bien o en un estado óptimo, es un rodillo.

Se va el Chacho y se va la magia, lo imprevisible, se va el toque diferente en la plantilla, el hombre que cambiaba los partidos con la cabeza y no los pies, se va la asistencia, el tiro necesario, el temple… Un jugador como Sergio Rodríguez es único, irreemplazable, inigualable, pero este Madrid no se arruga ante una baja tan sensible, al contrario, da a Laso la opción de dar una vuelta de tuerca más de músculo, de tensión defensiva, de concentración atrás con el retorno de Dontaye Draper al Real Madrid.

Dontaye es de esos bases que no es un 10 en nada pero sí un 7 en todo. Un tío de equipo, que rinde igual jugando 30 minutos que 10, sabe su papel y lo desempeña a las mil maravillas, es un gregario estupendo. No es un talento incontenible y natural como Chacho, pero Draper es un jugador hecho a base de trabajo. Ha pasado por todos los escenarios posibles como jugador en Europa: Estrella absoluta en el Cedevita, jugador de transición y especialista defensivo en Madrid, fiasco en el Anadolu y timón en la cancha y gurú en el vestuario del Lokomotiv. Pocos jugadores han tenido tantos papeles diferentes, tanta experiencia, tantas vivencias para poder crecer como base importante en un primer espada como el Real Madrid.

Draper es todo lo que no es Chacho, por ahí el Madrid deberá cambiar su disposición en cancha cuando necesite que Llull descanse o alterne al “2”, también está Doncic, que seguro asumirá más protagonismo, aunque conociendo a Laso, en los partidos de enjundia será Draper el number 2 en esa posición. Musculo, mesura, “mala leche”, orden, dureza y defensa. “Conguito” ofrece bastante y ofrece algo de lo que careciamos. Junto a Llull formará una pareja de bases muy dificil de superar en la faceta defensiva, diferentes pero complementarios. Llull es un perro de presa. Persigue, atosiga y no descansa, obliga a que el rival se precipite, que elija la opción más rapida y no la más segura porque sabe que si se retrasa un segundo, ahi estara Llull. Dontaye no es Llull, tecnicamente está varios escalones por debajo, pero defensivamente es igual o mejor que el de Mahón. Draper practica la defensa más dificil pero a la vez la más efectiva, no persigue, Draper se anticipa.

La base de la defensa por anticipación es un altísimo grado de concentración, el defensa que anticipa debe “leer” los movimientos de su defendido y robar el espacio que ese atacante quiere ocupar. Draper ésto lo hace bastante bien, diría que de los mejores “robándole” espacios a sus defendidos en los últimos años y esa capacidad brutal para anular bases/escoltas rivales ahora vuelve a estar a nuestro servicio. En ataque puede anotar, aunque su tiro de larga distancia es muy heterodoxo pero efectivo si tiene tiempo y distancia para armar y lanzar… Rara vez le veremos un Stop & shoot de Draper para lanzar de tres por propia voluntad, su tiro de 3 pts llega clavado, con ambos pies alineados. Su mejor arma es la penetración, donde por mor de su físico privilegiado puede separar defensas más corpulentos a priori para poder levantar el balón, un sistema muy americano por cierto.

En definitiva, Laso recupera un jugador al que nunca quiso dejar ir, porque engloba todo lo que él quiere y encima llega con un mayor número de kilómetros de experiencia hechos que sumado al conocimiento de sistemas, compañeros, cuerpo técnico y entidad, sólo puede augurar una feliz rentrée.

 

Deja un comentario