Papá llevame al basket

Un articulo de: @Ignaciosanc

Innumerables elogios (como no podía ser de otra forma) llegan hacia el Real Madrid Baloncesto y a su entrenador Pablo Laso, la mayoría de la afición madridista, pero también de una buena parte que no lo son. Lo que ha conseguido este equipo en las ultimas 5 temporadas es historia viva del baloncesto europeo y mundial.
 
Esta temporada no ha sido fácil, a pesar de que se empezó ganando la Intercontinental, los resultados y el juego no eran todo lo bueno que se esperaba de un equipo que venia de ganarlo todo, la condición física era mala por razones evidentes, la sobrecarga de partidos y el Europeo tenian que pasar factura y así fue. Se perdió la Supercopa de España, el crédito del equipo siguió intacto pero empezaban a saltar las alarmas con el trascurso de los partidos en la Liga Endesa y en especial en Euroliga donde el equipo lo pasaba muy mal para clasificarse en el Top 16. Para colmo, a la mala condición física se unían las lesiones de Rudy y de LLull dos jugadores vitales en cuanto a rendimiento y aportación al equipo.
 
En el mes de Febrero y como es costumbre se celebro la Copa del Rey, el equipo realizo un gran esfuerzo y se consiguió el titulo no sin apuros y eliminando a equipos como Baskonia que por aquel entonces parecia intocable. De nuevo los de Laso lo volvieron a hacer, volvieron a brindarnos otro titulo mas.
 
Continuo la competición europea y la domestica, en Liga se sacaban mas o menos lo partidos adelante, pero en Europa era otra cosa. El grupo era muy duro y el equipo no terminaba de estar bien, de nuevo y no sin pasarlo muy mal el equipo se clasifico para los cuartos de final, pero al quedar cuarto en su grupo tocaba enfrentarse al Fenerbahce turco, un verdadero hueso. En cuartos el equipo no pudo competir con la intensidad y la dureza física necesarias y cayo derrotado, pero en el partido que nos dejaba fuera de la Euroleague creo que estuvo una de las claves del “renacer” del equipo. La afición con lagrimas en los ojos y con sensación de rabia y tristeza despidió al equipo como se merecía, con una gran ovación.
 
En Liga el equipo empezaba a encontrar sensaciones positivas aunque finalmente no pudo terminar la liga regular en primer lugar. Desde ese momento se sabia que si se llegaba a la final contra el FC Barcelona no se tendría el factor cancha a favor. Primero UCAM Murcia y luego Valencia Basket sucumbían al baloncesto del Madrid. En la final nos tocaba el mas difícil todavia, ganar al FC Barcelona con el factor cancha en contra. El primer partido apretadisimo se perdió en el ultimo segundo, nos tocaba luchar con la historia, una historia que decía que el equipo que gana el primer partido es campeón finalmente. En el segundo partido el equipo salio como lo que es, un equipo campeón y arraso al Barcelona al igual que pasara en el tercer partido este ya jugando como local. Quedaba el cuarto partido y el que decidiría al campeón, eso o volver a tierras catalanas a jugar un quinto y definitivo choque. En un partido donde comenzó mal, el equipo remo y lo dio todo ayudado por un Palacio que dio su apoyo incondicional como en estos últimos años y entre todos se consiguió la trigésimo tercera liga.
 
Muchas cosas que agradecer y destacar de este equipo y como no a Don Pablo Laso, pero yo hoy quiero destacar una cosa por encima de las demás y es la ilusión y las ganar por ver baloncesto que ha despertado este equipo en las ultimas cinco temporadas, merito sin duda al estilo tan atractivo de baloncesto que implanto Pablo Laso y que ademas ha demostrado ser muy efectivo. La ilusión y las ganas por ver al Madrid de baloncesto van a mas, a día de hoy es normal escuchar a un niño decirle a su padre que por favor le lleve al baloncesto porque sabe que lo van a pasar muy bien o a gente hacer esfuerzos económicos para poder acudir al Palacio a ver a este equipo. Agradecer de forma especial por mi parte a los que se arriesgaron con el fichaje de Laso y al propio entrenador por devolver a este equipo a lo mas alto del baloncesto europeo y nacional. Eternamente agradecido don Pablo. 

 

Deja un comentario