Mentiras Culerdas VII

Por: @DanielHeredero

EL FICHAJE DE DI STEFANO (III)

Para terminar con este asunto, no puedo evitar hacer referencia a lo que afirma el propio club de Barcelona al respecto de este fichaje, lo que afirma sin sonrojo en su propia página web, y no es que su página web sea especialmente prolija hablando de su historia, no sé si por falta de ganas o porque les da mucha vergüenza hablar de la misma, el caso es que en la sección que habla de los presidentes culés y más concretamente en la que hace referencia de Martí Carreto se puede leer el texto que transcribo a continuación:


ENRIC MARTÍ CARRETO

Cuando Martí accedió al cargo de máximo dirigente de la entidad, el 16 de julio de 1952, heredó un club triunfador y, evidentemente, su mandato tuvo carácter continuista.
En la temporada que Enric Martí presidió el FC Barcelona, el equipo prolongó la racha de títulos y se adjudicó la Liga, la Copa y la Copa Eva Duarte, aunque esta dinámica tan positiva se rompió a raíz del estallido del ‘caso Di Stéfano’, que acabaría desembocando en la dimisión del máximo dirigente azulgrana.

El Barça, que había dado un anticipo a River, club propietario de los derechos del astro argentino, vio como el Real Madrid alcanzaba un acuerdo con el Millonarios de Bogotá, equipo en el que Di Stéfano jugaba como cedido en aquel momento. Aunque a efectos legales la FIFA daba la razón al Barça y el argentino ya se había incorporado al FC Barcelona, la Federación Española, presionada por los organismos estatales y por el Real Madrid, retuvo el transfer del jugador, impidiendo así que Di Stéfano pudiera jugar oficialmente con el Barça. Esta situación se prolongó durante más de tres meses hasta hacerse insostenible y, finalmente, después de que la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes dictase una sentencia según la cual se prohibía la contratación de jugadores extranjeros, el FC Barcelona decidió vender al argentino a la Juventus.

Pero el Real Madrid no renunció a Di Stéfano, y finalmente, los dirigentes deportivos españoles tomaron una decisión salomónica. El crack argentino jugaría con el Real Madrid las temporadas 1953-54 y 1955-56 y con el Barça las temporadas 1954-55 y 1956-57. El presidente azulgrana, Enric Martí, firmó el acuerdo, pero las múltiples críticas que recibió por ello le condujeron a la dimisión el 22 de septiembre de 1953.

Pocas semanas después, el FC Barcelona decidió renunciar al jugador y el Real Madrid fichó definitivamente a Di Stéfano.

Como podéis ver sin dificultad, volvemos a los mismos “errores”, que se han perpetuado de manera pertinaz y voluntaria por parte de los hagiógrafos culés.

Afirma sin dar ningún tipo de información al respecto que el jugador estaba “cedido” en Millonarios de Bogotá, lo cual es absolutamente falso, ya que en el Pacto de Lima (recuerdo que se trató de un acuerdo entre la FIFA, la Asociación Colombiana y la liga DIMAYOR, liga esta que había quedado al margen de las competiciones FIFA entre otras cosas por contratar jugadores que como Di Stefano se habían fugado de sus clubes de origen) se acordó que todos los jugadores que estaban en la situación de Di Stefano eran a todos los efectos propiedad de los clubes colombianos de la liga DIMAYOR hasta octubre de 1954 y que por ese mismo acuerdo debían regresar a sus clubes de origen a partir de esa fecha, por lo que podemos afirmar sin lugar a dudas que Di Stefano pertenecía a Millonarios hasta el 15 de octubre de 1954 y que a partir del 16 de octubre de 1954 hubiese pertenecido a River, por lo que obviamente no era un jugador “cedido” por River.

A efectos legales la FIFA nunca dio la razón al Barça, no sólo no se la dio, sino que nombró un árbitro para encontrar una solución, el antes citado Armando Muñoz Calero, y aquí me voy a detener un segundo, ¿quién era este señor?, ¿le unía alguna relación con el Real Madrid? Tal vez en Wikipedia encontremos alguna respuesta:


ARMANDO MUÑOZ CALERO

Inició su carrera futbolística como jugador en los filas del club aguileño: el Universitari F.C., un equipo compuesto por los estudiantes que regresaban a Águilas durante la época estival. El 15 de agosto de 1925 debutó en las filas del Águilas Club de Fútbol. En 1947 fue elegido Presidente de la Real Federación Española de Fútbol, cargo en el que permaneció hasta el Campeonato Mundial de Río de Janeiro, en Brasil1950, en el que España ganó a Inglaterra logrando su mejor clasificación (cuarto puesto) hasta entonces; por lo que mandó un telegrama a Franco tras la victoria en el que se leía:

“Hemos vencido a la Pérfida Albión”.[11] Durante su mandato creó la Mutualidad Deportiva de Futbolistas y la Mutualidad de Previsión, esta última para proteger a las futbolistas que participaban en campeonatos de juveniles. Además, fue nombrado seleccionador del equipo de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), que se enfrentó a Inglaterra en Wembley. En Río de Janeiro, durante el Consejo de la FIFA, fue elegido miembro del Comité Ejecutivo de este organismo; convirtiéndose en el primer español que entraba en la ejecutiva del más alto organismo del fútbol mundial.[12]

Posteriormente, intervino en el fichaje de Di Stéfano por el Real Madrid y gracias a su influencia, logró que el Real Madrid, el F.C. Barcelona y el Atlético de Madrid se desplazaran a Águilas a disputar un torneo. A modo de homenaje, uno de los campos de fútbol que existe actualmente en Águilas tiene el nombre de “Armando Muñoz Calero”.[13]

Fue Vicepresidente del Club Atlético de Madrid en la década de los setenta del siglo XX, durante una larga etapa, en la Junta de la primera presidencia de Vicente Calderón.

¡Vaya con D. Armando! ¡Pues sí que tenía colores!, lo que está claro es que no eran precisamente madridista, dada su condición de miembro de FIFA y atlético de pro, resulta razonable que ambos clubes aceptaran la mediación de un árbitro neutral, cómo así fue.

Los culés insisten no obstante, en las presiones del estado, pero seguimos sin verlas por ninguna parte, de hecho esa “sentencia” que en realidad era una norma y no una sentencia puesto que no era un organismo jurídico, de la Delegación Nacional de Deportes a la que se alude y que impedía el fichaje de jugadores extranjeros era tan perjudicial para los intereses del Barça como para los del Real Madrid, y tan es así, que ambos clubes remitieron sendos escritos solicitando que esta norma no afectara al fichaje de Di Stefano, por entender ambos que tenían derechos sobre el jugador con anterioridad a la fecha de promulgación de la norma y de facto la DND les dio la razón a ambos.

Pero paralelamente, el Barça cómo reconoce la web blaugrana, quiso deshacerse del jugador vendiendo sus derechos a la Juve, con Kubala recuperado de sus dolencias, el Barça entendió que Di Stefano no era tan prioritario e intentó a toda costa recuperar el dinero invertido. Dicen con razón que el Real Madrid no renunció a Di Stefano, algo que frustró su venta a la Juve u otros equipos de los derechos del Barcelona, lo que no explica es que si eso era así no era por la gracia divina o la intervención del régimen sino simple y llanamente porque el Real Madrid tenía derechos reales sobre el jugador, los que había adquirido de forma lícita a Millonarios de Bogotá.

Finalmente dice que“los dirigentes deportivos españoles tomaron una decisión salomónica. El crack argentino jugaría con el Real Madrid las temporadas 1953-54 y 1955-56 y con el Barça las temporadas 1954-55 y 1956-57.”, en realidad no fueron dirigentes deportivos españoles los que adoptaron tal decisión, sino los presidentes de Real Madrid y F.C. Barcelona a propuesta de Armando Muñoz Calero que cómo hemos visto actuaba como árbitro de la FIFA en su condición de miembro de dicha organización internacional y cómo vemos la decisión no pudo ser más aséptica puesto que no tomó partido por ninguno de los clubes, un acuerdo salomónico que ambos clubes aceptaron y firmaron.

Lo que sucedió después es que, efectivamente, la actuación de Martí Carreto no fue del agrado de parte de los miembros de su junta, y no sólo en lo que se refiere al desenlace del incidente, sino de toda la gestión de aquel intenso verano del 53, y fueron esos mismos los que le obligaron a dimitir, no los “dirigentes deportivos españoles” o el mismísimo Francisco Franco, sino su junta, en especial su sucesor en el cargo, del que nos ocuparemos en el siguiente episodio, el inefable Francesc Miró-Sans Casacuberta.

Por último, cabe destacar la torticera utilización que hacen del lenguaje para encubrir los hechos, hablan de que el Barça decidió “renunciar” a sus derechos, algo que a su juicio debe de resultar menos patético que decir la verdad, que esa supuesta “renuncia” no era sino una venta en toda regla de sus derechos al Real Madrid, es decir que lejos de ser una “renuncia” despechada era una manera (por otra parte lógica) de recuperar las cuantiosas cantidades económicas que habían pagado por los derechos de RiverPlate. Raimundo Saporta, mano derecha de Bernabéu cena en el restaurante Horcher de Madrid con Montal y le convence para que le venda sus derechos sobre el jugador, cosa que finalmente se produce y que se traduce en el siguiente acuerdo que transcribo de forma literal:

En Madrid a veintitrés de octubre de 1953, de una parte Don José Vidal-Rivas Güell, como miembro de la Comisión Gestora del F.C. Barcelona, debidamente autorizado por la misma y en su nombre y representante de dicho club y por otra, Don Santiago Bernabéu de Yeste, como presidente del Real Madrid Club de Fútbol, y en nombre y representación del mismo, con relación al acuerdo concertado entre los presidentes de ambos clubes, con fecha 15 de septiembre pasado, bajo el arbitraje de Don Armando Muñoz Calero, miembro de FIFA, convienen y estipulan:

Primero.- Que el Club de Fútbol Barcelona hace expresa renuncia en favor del Real Madrid Club de Fútbol, de todos cuantos derechos le corresponden, a tenor de lo que se preceptúa en el apartado a) del acuerdo antes referido, sobre el jugador Don Alfredo Di Stefano, el cual, a partir de este momento dependerá de la exclusiva disciplina del Real Madrid Club de Fútbol durante los cuatro años de vigencia del acuerdo antes citado.

Segundo.- Que el Real Madrid Club de Fútbol, en compensación a esta renuncia de derechos, se compromete a reintegrar al Fútbol Club Barcelona la cantidad de CUATRO MILLONES CUATROCIENTAS CINCO MIL PESETAS, importe de los desembolsos efectuados por el Fútbol Club Barcelona, más los intereses del pago aplazado en parte que corresponde Satisfacer al Real Madrid Club de Fútbol.

En fin una “renuncia” bien pagada…

Podría seguir desgranando detalles de esta operación y de las tergiversaciones que de ella han hecho en el “país pequeñito” que diría Don Pep Guardiola, pero con total sinceridad, creo que a todos ha quedado claro que, una vez más, a partir de informaciones parciales y/o manipuladas, allí en el este de España han elaborado un hermoso cuento de hadas que nada tiene que ver con la realidad que los hechos y documentos nos muestran.

No creo ni necesario ni conveniente (por no aburrir) insistir más en este asunto, que aunque capital en el devenir de ambos clubes sobre todo en el del Real Madrid, creo que ha quedado suficientemente explicado, si algún lector quiere saber más o tiene alguna duda que pueda aclarar desde mi modesto conocimiento ya sabéis que soy @DanielHeredero en Twitter y que allí podéis dirigir vuestras preguntas o cuestiones.

Y ahora seguiremos abordando nuevas Mentiras Culerdas. Pero será en el siguiente episodio.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.